"Estoy haciendo una reorganización": Cómo Francisco Frei explicó a sus trabajadores la caída del imperio Almadena

Fachada de edificio donde estan ubicadas las Oficinas de Francisco Frei

Fachada de edificio donde están ubicadas las Oficinas de Francisco Frei. FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Por estos días los trabajadores de Almadena tienen libre por las Fiestas Patrias. Desde que se hiciera pública la audodenuncia de Francisco Frei ante el Ministerio Público, sus empleados han debido concurrir a las oficinas de la compañía. No tienen computadores. Se miran las caras y conversan. Solo quieren que les paguen sus sueldos pendientes y cotizaciones.




Eran las 10 de la mañana del viernes 30 de agosto cuando Francisco Frei Ruiz-Tagle y su esposa Marta Ana María Parada ingresaron raudos a las oficinas de Almadena (Almacenes de Depósitos Nacionales S.A.), en calle Moneda. Los trabajadores presentes quedaron atónitos al verlo entrar.

Hace tiempo que la empresa no venía funcionando de buena forma, pero ninguno daba crédito a la noticia que los había remecido el día anterior: la autodenuncia del "jefe" ante el Ministerio Público tras haber cometido una serie de ilícitos durante la administración de Saturno, sociedad de inversiones de su hermano Eduardo, por los cuales, sin su consentimiento, falseó su firma, solicitando créditos para financiar sus negocios personales.

"Todo lo que dice la prensa no es verdad. Estas cosas se ven muy difíciles, pero estoy haciendo una reorganización". Así recuerda William Avilés, inspector de Almadena hace 30 años, que dijo el dueño de la empresa al ingresar a las oficinas.

"Pero don Francisco, ¿cómo va hacer una reorganización? Nuestro giro es confianza y esta se perdió totalmente. Almadena dura 15 o 20 días más", le contestó uno de los empleados presentes. "No. Todavía puede haber esperanza", le habría contestado Frei.

Después de ese breve intercambio de palabras, relatan algunos de los presentes, Frei y su mujer se trasladaron a su oficina. Desde que estalló el caso, el exdirector de TVN ha asistido con regularidad al lugar.

"Me produce extrañeza que este tipo (Francisco Frei) aparezca en la oficina. Almadena es hoy una empresa muerta. No le creemos nada. Estafó a todos y más encima nos jodió la vida. Si estafó a su hermano, cómo va a tener consideración con nosotros", se pregunta William Avilés, que junto al ejecutivo Freddie Barra eran los únicos inspectores de la compañía.

Por estos días, los 47 ex trabajadores de Almadena debaten entre contratar a un abogado o dejar las cosas como están. No saben si esperar la primera repartición de la liquidación de la compañía -que mantiene una deuda total de $7.022 millones y que alguna vez fuera líder del negocio de financiero de warrants en Chile- o lanzar una arremetida judicial.

A pesar del descalabro y no contar con computadores en sus escritorios, luego que fueran retirados, 15 empleados siguen asistiendo diariamente a las oficinas, aunque esta semana tienen libre por las Fiestas Patrias y el viernes tendrán que volver. "Tenemos que ir sí o sí, porque de lo contrario te pueden acusan de abandono laboral", asegura Avilés.

[caption id="attachment_826472" align="aligncenter" width="500"]

Las oficinas de Almadena, ubicadas en calle Moneda.[/caption]

No ocurre lo mismo con el resto de los trabajadores que se desempeñaban en las bodegas de la empresa ubicadas en San Bernardo y que llegaban a unos treinta trabajadores, entre los cuales se cuentan ciudadanos haitianos y colombianos residentes en Chile. Muchos de ellos dejaron de trabajar a mediados de agosto, en vista de la mala situación de la compañía.

Es el caso de Miguel Ángel Bañares, quien trabajaba en la mencionada bodega de la zona sur de Santiago. "Estoy mal, porque al final cerraron los portones y de un día para otro no entraste más. El dueño cerró y se quedó con sus bodegas no más. Yo llevaba casi dos años en la empresa. Ahora estoy buscando trabajo", explicó el empleado que cumplía funciones de peoneta.

Al igual que Bañares, Luis Hernán Álvarez también formaba parte de la bodega y estaba a cargo de descargar camiones. "Desde junio de este año que la empresa empezó con cosas raras, porque de un día para otro echaron a Nicolás Frei (quien tenía el cargo de subgerente general). Después se demoraron 15 días en pagarnos el sueldo", explicó.

Según explicó, Almadena desde el pasado mes de mayo que no paga a sus trabajadores las cotizaciones previsionales. "Lo más complicado que tenemos es que uno saca préstamos en las cajas y yo creo que tampoco han pagado, porque la caja de compensación ya me está colapsando el teléfono de tanto que me llama", afirmó Álvarez.

Según se registra en los escritos presentados ante la justicia civil, los bienes de la compañía suman en total $4.731.173.530. Entre los bienes que han sido excluidos de la quiebra se encuentran tres máquinas envasadoras, un extractor de polvo, una máquina de carga de envasado y una cinta transportadora marca Icoma. Todas ellas bajo la modalidad de leasing y leaseback con el Banco de Chile.

Banco Consorcio se suma a demandantes

En tanto, el día de ayer Banco Consorcio presentó una nueva demanda por pagarés impagos en contra de Almadena por $ 204.947.008. La acción se suma al listado de 15 empresas entre factoring y bancos que han presentado demandas por un total de $1.730 millones en contra de la compañía.

Cuatro de las acciones presentadas en contra de la empresa mantienen vigentes órdenes de embargo. De hecho, Scotiabank –el mayor acreedor con $950.939.277– logró que los tribunales le concedieran el embargo de bienes por $ 217.164.417 en contra de Matías Frei, hijo de Francisco, y quien actuó en representación de Almadena.

A la fecha las demandas en contra de Almadena e Inversiones Saturno -cuya propietaria es la familia Frei Larraechea– suman en total más de $ 4.000 millones. En particular, a esta última las acciones ejecutivas alcanzan un total de $ 1.362.295.887. Los principales acreedores de Saturno son Tanner Servicios Financieros S.A ($ 825.355.182); Nuevo Capital S.A ($ 248.000.000) y Finameris Servicios Financieros ($ 159.000.000).

Los millonarios terrenos de los Frei Larraechea

El jueves pasado, La Tercera PM informó que Nicolás Frei también tuvo un papel relevante en la administración de la sociedad de sus tíos Eduardo Frei y Marta Larraechea. Ello debido a que en representación de Saturno, el 25 de octubre de 2017 el ingeniero comercial revalidó la hipoteca de un terreno en Valle Escondido, comuna de Lo Barnechea, para pagar las deudas de su padre.

Se trata de un terreno de aproximadamente 3.800 mts2 que cubriría con creces la deuda contraída por dicha sociedad con Tanner Servicios Financieros S.A. En efecto, las obligaciones contraídas por Francisco Frei como persona natural con la firma de la familia Massu suma en total $825.355.182, y el valor del metro cuadrado en la zona de la garantía hipotecaria puede alcanzar las 15 UF. Vale decir, el terreno tendría un avalúo total de $1.471.273.650.

Abogados expertos explicaron que las hipotecas de este tipo caducan sólo cuando se pague la totalidad de la deuda garantizada. En este proceso, Tanner, representado por el abogado Francisco Bañados, ya efectuó el cobro de las garantías en tribunales.

Comenta