Estudio revela dispar efecto de las cuarentenas dinámicas en la RM: Densidad poblacional, hacinamiento y el relativo cumplimiento serían claves

Producto de la cuarentena total en Santiago, los viajes en el transporte público disminuyeron drásticamente.

Estudio identificó tres resultados del confinamiento, que podrían definirse como temporales, sin efecto y exitosos. Y en esta última categoría, no califica ninguna comuna del Gran Santiago. El Ph.D en economía de la Salud y autor del análisis, Ricardo Bitrán, advierte que la implementación de las cuarentenas dinámicas "ha sido problemática en el país, la población no ha comprendido enteramente la magnitud del riesgo que corren o que implican para un tercero. El mensaje a la población, sobre el riesgo de enfermar, no ha llegado bien".




“Incluso después de varias semanas de cuarentena se observa, por ejemplo, en Puente Alto, que aún la incidencia es alta y en aumento. Eso hace pensar que la población en esas comunas no está respetando las condiciones de la cuarentena”, sentencia el Ph.D en Economía de la Salud, Ricardo Bitrán al comentar su más reciente estudio, elaborado junto el ingeniero Rodrigo Muñoz, “¿Funcionan las cuarentenas en Chile?".

La respuesta - concluye el estudio- es que depende, y que el éxito para reducir la incidencia del Covid-19 en determinadas comunidades no está radicado en una única variable. En el análisis se toman tres comunas de referencia con resultados distintos, como Las Condes, una de las primeras comunas en entrar bajo este régimen; Puente Alto, que en un inicio tuvo cuarentena parcial; y Osorno, que se destaca como un caso de éxito.

“En líneas generales, no tenemos tanta claridad de cuánto el hacinamiento contribuye a la propagación, pero sí la densidad poblacional parece contribuir bastante (...). Otro factor es que la gente todavía no ha tomado enteramente en serio la cuarentena. Si cada individuo no colabora, todas estas medidas que con costosas para el país, pueden no surtir el efecto esperado”, explica Bitrán.

Dada las características de ingreso al país del brote de coronavirus, el sector oriente de la capital fue el primer territorio en cuarentena y, en el caso de Las Condes, los resultados pueden calificarse como temporales. “La incidencia se mantuvo reducida y cayó levemente. Sin embargo, concluida la cuarentena, la cantidad de nuevos casos comenzó a crecer y en las tres semanas siguientes, la incidencia era tres veces superior a la registrada a inicios de la cuarentena”, indica el trabajo.

Sin embargo, en el caso de Las Condes, el rebrote en la incidencia no puede ser atribuido a factores como la densidad poblacional (2.978 habitantes por km2) o al hacinamiento (1,14 personas por dormitorio). El informe precisa que el mismo fenómeno de Las Condes ocurrió en Vitacura, Providencia y Ñuñoa.

Puente Alto y Santiago: los contagios que no ceden

“Hay comunas donde la incidencia parece bajar durante la cuarentena, pero apenas se levanta, se dispara de nuevo. Terminada la cuarentena, hay gente que se ha relajado y, así, todo el esfuerzo que significa la medida para contener la incidencia queda anulado”, señala Bitrán, aludiendo al comportamiento de las personas.

En el caso de Puente Alto, con 6.456 habitantes por km2 y con 1,42 personas por dormitorio, el estudio sugiere que “es una comuna de alta densidad y hacinamiento, y un análisis preliminar de todas las comunas con rebrote sugiere que la densidad poblacional tendría más influencia en la probabilidad de un rebrote”. La situación de Puente Alto es comparable a Santiago, donde ambas variables se repiten en los numerosos cités, y que ha aumentado los contagios a pesar de tener el confinamiento más extendido en el tiempo.

Los investigadores apuntan que se debe mirar a las regiones. Osorno se erige como un caso de éxito, donde la incidencia se reduce durante en confinamiento y tras el levantamiento de la medida. La clave, señalan, es mantener las medidas de distanciamiento social y evitar aperturas repentinas de espacios públicos.

"Obviamente, nada puede hacer la autoridad para modificar variables estructurales como densidad y hacinamiento, pero sí puede fiscalizar de manera más sistemática el estricto cumplimiento de las reglas de aislamiento, y administrar más restringidamente el otorgamiento de salvoconductos”, explican.

Sobre las cuarentenas dinámicas, el economista adelanta que su implementación “ha sido problemática en el país, me parece que la población no ha comprendido enteramente la magnitud del riesgo que corren o que implican para un tercero (…). El mensaje a la población, sobre el riesgo de enfermar, no ha llegado bien”.

Además, se concluye que es necesaria una comunicación más agresiva de los efectos del Covid-19.

En definitiva, el análisis determina que en otros países las cuarentenas parecen funcionar más cuando van acompañadas de medidas de contención, como el testeo masivo y el aislamiento inmediato de casos sintomáticos o asintomáticos.

Comenta