Exautoridades y parlamentarios que no se reeligieron: quiénes son los asesores de los diputados

Foto: Leonardo Rubilar/Agencia Uno.

En la Cámara Baja ya están publicados los nombres de los funcionarios de los congresistas. Ahí figuran algunos exsubsecretarios del gobierno de Sebastián Piñera, por ejemplo, Máximo Pavez; y también algunos fallidos candidatos de elecciones que se han tenido que reinventar. Los sueldos que perciben van desde los 400 mil pesos hasta casi nueve millones de pesos.




Pese a que perdió su reelección como diputada con el 6,46% de los votos, Andrea Parra (PPD) seguirá trabajando en la Cámara de Diputados, pero esta vez como asesora. Con un sueldo de $ 2.500.000 la enfermera ocupa el puesto de jefa de gabinete del presidente de la corporación, Raúl Soto (PPD).

Al igual que ella, una serie de exautoridades y funcionarios de gobierno se han tenido que reinventar y comenzar a trabajar en la Cámara de Diputadas y Diputados para seguir ligados a la política. Algunos son exparlamentarios que, de la misma manera que Parra, no se pudieron reelegir, mientras que otros son gente que estuvo en el gobierno de Piñera, según está consignado en los sueldos de mayo, publicados en Transparencia de la Corporación.

Un caso similar al de Parra es el del exdiputado Marcelo Schilling (PS), quien no pudo volver a postular a la Cámara Baja al haber cumplido tres periodos como parlamentario y estar impedido por ley a reelegirse, ni tampoco pudo dar el salto al Senado, ya que las elecciones senatoriales en la Quinta Región son el 2025. Hoy figura como asesor del comité del Partido Socialista, con un sueldo de $ 3.750.000.

Lo mismo ocurre con el expresidente de la Cámara Baja Diego Paulsen (RN), quien figura recibiendo un pago de $ 950.000 proveniente del diputado de La Araucanía Juan Carlos Beltrán (RN). Paulsen decidió no volver a postularse.

Dentro de los exfuncionarios de Piñera, uno que destaca es el exsubsecretario de la Segpres Máximo Pavez (UDI), quien hace asesorías legislativas al comité de la UDI por $ 1.250.000. En abril, en tanto, figuró trabajando para el comité de Evópoli por $ 911.681. Él es un conocido en el Congreso pues trabajó siete años con la bancada gremialista. También tuvo experiencia en temas legislativos en la Fundación Jaime Guzmán y fue jefe de división de la Segpres en el segundo gobierno de Piñera.

Otro exjefe de división es el abogado Gonzalo Guerrero, quien figura trabajando para el diputado Stephan Schubert (Partido Republicano) por $ 2 millones. El profesional tiene un máster en la London School of Economics, fue secretario ejecutivo de la comisión de Integridad Pública y Transparencia de la Segpres, y luego fue jefe de gabinete del ministro del Interior, Rodrigo Delgado (UDI). En julio del año pasado tuvo que dejar ese cargo luego de que se supiera su parentesco con un bebé que viajó desde Estados Unidos hacia Chile con la variante delta del Covid-19. En la oportunidad se cuestionó que Guerrero no informara previamente el vínculo.

Dentro del plano de las asesorías externas también figura el exdelegado presidencial de la Macrozona Sur Pablo Urquízar, quien está trabajando para el jefe de bancada de RN, Andrés Longton, con un sueldo que asciende a $ 1.053.175, en mayo, y $ 1.755.292 en abril junto con lo proporcional de marzo. Otro exfuncionario de Piñera es el hermano del senador Luciano Cruz-Coke, el abogado Carlos Cruz-Coke, quien era el director de gestión ciudadana de la Presidencia. Ahora asesora al diputado Juan Manuel Fuenzalida (UDI), por $ 569.801.

También se han dado casos de parentescos dentro de los mismos asesores. Por ejemplo, la diputada Maite Orsini (RD) tiene trabajando a las hermanas Karen y Paola Duarte Montero, con sueldos de $ 1.100.000) y $ 1.720.000, respectivamente. Su par Emilia Nuyado (PS) tiene como asesores a los hermanos Gloria y Elías Huanquilén Ancatripay, con sueldos de $ 620.000 y $ 1.100.000, respectivamente. La misma situación se da con el diputado radical Tomás Lagomarsino, quien contrató a los hermanos Robinson y María Inés Rojo Adasme.

Asimismo, destaca el concejal de Vitacura Felipe Ross (Partido Republicano), asesorando por $ 1.460.000 a los diputados de su mismo partido, Cristián Araya y Agustín Romero. En esa misma colectividad, está uno de los exencargados territoriales de la campaña presidencial de José Antonio Kast, Ignacio Dülger, quien recibe $ 400.000 por asesorar a la diputada Chiara Barchiesi. Ella también tiene al locutor de la radio El Conquistador de Viña del Mar, Francisco Yáñez Gula, como asesor.

En la Cámara Baja, el asesor mejor pagado es el abogado del comité UDI Rodrigo Pinochet, quien tiene un sueldo de $ 8.813.793.

La diputada del Partido Conservador Cristiano, Sara Concha, en tanto, tiene a la presidenta de esa colectividad, Antaris Varela, con una remuneración que asciende a $ 1.400.000; su par de RN Camila Flores tiene a Pablo González (antiguo encargado de la franja electoral de su partido), con un sueldo de $ 700.000, mientras que la diputada Marcela Riquelme (FA) tiene al excandidato a constituyente y luego a diputado, Rodrigo Mallea, de asesor con una remuneración de $ 1.150.000.

En el Partido de la Gente (de Franco Parisi), por otro lado, el comité de diputados le paga al académico Jorge Rojas, quien tuvo una fallida candidatura a diputado, un sueldo de $ 3.500.000, y a Fabián Poblete, quien perdió en las elecciones a constituyentes, una remuneración de $ 3.100.000.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.