Exministra de Seguridad de Argentina asegura que hay presencia de la CAM en ataques incendiarios en Bariloche

El puesto de Gendarmería incendiado en Villa Mascardi, en Río Negro. Había sido colocado hace dos semanas para custodiar la zona.

Al menos cinco miembros de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM) habrían sido parte del ataque incendiario y armado contra una caseta custodiada por Gendarmería el domingo, aseguró Patricia Bullrich. Según testigos, detalló la exministra de Mauricio Macri, también hay sospechas de la presencia de dos integrantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).


Villa Mascardi, una pequeña localidad rural ubicada a 30 kilómetros de Bariloche, en Argentina, fue el escenario de un ataque incendiario durante el domingo pasado. Una caseta instalada hace dos semanas para proteger el lugar por la Gendarmería Nacional, órgano militar encargado de la custodia de las fronteras, fue incendiada y atacada con armas de fuego, según se escucha en videos a los que accedió la prensa trasandina.

La particularidad del hecho, se supo este miércoles, fueron los participantes de la acción. Según la exministra de Seguridad en el gobierno de Mauricio Macri y actual presidenta del partido opositor Propuesta Republicana (PRO), Patricia Bullrich, al menos cinco integrantes de la Coordinadora Arauco-Malleco(CAM) habrían sido reconocidos en el hecho, según información reservada a la que accedieron luego los medios.

“Testigos me indican que fueron identificados 5 miembros de la CAM en Villa Mascardi, estarían ocultos en la toma” dijo la exministra ante medios de prensa argentinos.

Patricia Bullrich a la salida del juzgado civil 21, en Buenos Aires. Foto: AP

Definida como una “temida organización armada mapuche chilena” por estos últimos, la información sobre conexiones entre la CAM y una toma en Villa Mascardi se arrastran desde hace al menos cinco años, cuando se inició un proceso que en Argentina es llamado “usurpación” de tierras.

Según el sitio web del Ministerio de Desarrollo Social del país vecino, este concepto se define como “un delito penal e implica que una o varias personas quite/n la posesión o la tenencia, total o parcial, a otra/s persona/s usando la violencia, amenazas, engaños y/o abusos de confianza. Esto puede suceder invadiendo la vivienda, quedándose en ella o expulsando a quienes la habitaban”.

Una grabación de audio sobre lo ocurrido el domingo, la que fue difundida por el diario Clarín, da cuenta de gritos de guerra de un hombre con acento argentino, seguido de numerosos disparos de un arma de fuego.

Según Bullrich, “lo que pasa en Villa Mascardi es la toma total y absoluta por parte de estos grupos de violencia extrema”, consignó Diario Río Negro. La caseta se encontraba al interior del terreno de Luis Dates, en la propiedad Los Radales. La noche de este martes, las autoridades le informaron que el terreno había sido tomado.

“Me acaban de confirmar desde la fiscalía que me usurparon”, detalló Dates en el mismo medio local. La comunidad Lafken Winkul Mapu, organizadora de la toma en Villa Mascardi, habría sido el grupo que se hizo con el terreno.

El gobierno nacional había anticipado este martes su intención de instalar “en las próximas horas” un comando de las cuatro fuerzas federales: Policía, Gendarmería, Prefectura y Policía de Seguridad Aeronáutica. La confirmación de la medida, la primera concreta que se conoce tras el ataque, fue dada al diario La Nación por altas fuentes oficiales. La Justicia y las fuerzas ya tienen acreditado que, además del incendio, hubo balazos a la caseta móvil.

Entre los atacantes, otras tres personas de interés nacional habrían tomado parte en la acción, agregó Bullrich. Hay “fuertes sospechas” de la presencia de Jorge Antonio Salazar Oporto y Alexis Cortés Torres, miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) chilenos prófugos de la justicia argentina, así como la de Facundo Jones Huala, argentino fugitivo de la justicia chilena.

Sobre la cabeza de Salazar y Cortés, de forma literal, el gobierno trasandino puso un valor: 4.000.000 de pesos argentinos a quien entregue información para capturar a uno de los dos, según informó el diario Río Negro en marzo de 2021 Ambos serían autores del asesinato del Sargento Ayudante José Eduardo Aigo, quien murió debido al impacto de balas en su espalda en la frontera con Neuquén, en 2012.

El tercer presente en el lugar sería el lonko Facundo Jones Huala, argentino de raíces mapuche que fue condenado a nueve años de prisión en Chile por el incendio de una vivienda habitada, así como por el porte de armas de fuego en 2013. Los hechos ocurrieron en el fundo Pisú Pisué, en Río Bueno, región de los Ríos, y la condena vio una reducción a seis años debido a su previa detención en Argentina, en la cárcel federal de Esquel, antes de su extradición.

Imagen televisiva de Francisco Jones Huala, en la cárcel de Esquel.
Imagen televisiva de Facundo Jones Huala en la cárcel de Esquel.

Sin embargo, el 21 de enero pasada, la Cámara de Apelaciones de Temuco le otorgó la libertad condicional, obligándolo a certificar su domicilio. No duró mucho tiempo. El 11 de febrero fue la última vez que se presentó ante los tribunales de Temuco. El líder de la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) se había fugado.

Dos días antes, el 9 de febrero, Jones Huala notificó a sus abogadas que ya no necesitaría de sus servicios, y fueron estas mismas quienes anunciaron previamente que gestionarían el cumplimiento del beneficio de libertad condicional ante la justicia argentina, dando luces de la intención de cruzar la cordillera, detalló Infobae.

Para la exministra de Seguridad argentina, “el Estado es responsable del incendio de estas casas y dejar actuar a las fuerzas para detener a Jones Huala. Están dejando hacer, es muy grave lo que está pasando”, aseguró, según detalla el diario Río Negro. En línea similar, la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, dijo ante los medios que “recurrimos a la Gendarmería Nacional para garantizar los derechos de los habitantes, y ahora la propia gendarmería es la que sufre esos ataques”.

La preocupación de las autoridades trasandinas, detalló Clarín, guarda relación con la posibilidad de que miembros de la CAM estén entrenando militarmente a sus pares argentinos, lo que se funda en que en los días previos y posteriores al ataque incendiario y armado, fuentes locales afirmaron que miembros de la comunidad mapuche en territorio chileno habrían llegado a Villa Mascardi.

“El intercambio es permanente en la frontera de Chile y Argentina, es una frontera muy frágil para que estas personas puedan ir y venir”, dijo a Clarín el exsenador Miguel Ángel Pichetto, confirmando la presencia de la CAM en territorio trasandino, lo que se condice con el reporte de vecinos de la zona alertando de la constante entrada y salida de vehículos 4x4 de la toma.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.