Ezzati critica permanencia de Barros como obispo: "Por el bien de la Iglesia, debiera dar un paso al costado"

Ezzati

Cardenal Ricardo Ezzati. FOTO: SEBASTIAN BELTRÁN GAETE/AGENCIAUNO

La máxima autoridad de la Iglesia chilena aseguró que el Pontífice fue "engañado" sobre la información que recibió por el supuesto encubrimiento de Barros a Fernando Karadima.




Una dura conferencia de prensa ofreció hoy el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, en la que cuestionó la permanencia del obispo de Osorno, Juan Barros, como líder de la Iglesia de esa ciudad, luego de ser acusado por víctimas de abuso sexual y de la comunidad laica de haber encubierto los crímenes cometidos por Fernando Karadima.

Tras una asamblea extraordinaria con el clero chileno, la máxima autoridad eclesiástica rompió el silencio a días de haber recibido la carta que el Papa Francisco envió a los obispos en la que pide perdón a las víctimas y señala que recibió información poco clara sobre Barros. Consultado sobre la materia, Ezzati sostuvo que "yo no soy juez para decir si encubrió o no, pero por el bien del pueblo de Dios y de la Iglesia, el obispo Barros debiera dar un paso al costado".

Sin embargo, aclaró que la decisión sobre la continuidad es del Pontífice, aunque cree que el tema debió haberse resuelto hace varios años de la manera en que se analizan las cosas en la Iglesia: "Quien tiene la responsabilidad de decidir, que decida", dijo, entregando el testimonio al Vaticano.

Pese a esto, agregó que Francisco "fue engañado" por quienes le entregaron una información poco verídica sobre las acusaciones contra Barros. Esto luego de que en enero, y en medio de su visita a Chile, el Papa asegurara que los dichos sobre el obispo de Osorno eran solo "calumnias" y que no habían pruebas que acreditaran alguna culpabilidad.

"La información que el Papa ha recibido tiene que ser una información que viene de muchas fuentes. El Papa no lo dice, pero creo que es una falta, a mí manera de ver, muy grave. Que se haya engañado al Santo Padre, que alguien haya pretendido engañar al Santo Padre, me parece que de lo más hondo de mi conciencia, que quienes hayan cometido esa falta grave necesitan reconocerla, arrepentirse y reparar el mal hecho si es que lo han cometido", dijo.

Aunque estimó que ahora "no se trata de ir a una caza de brujas ni dar rienda suelta a especulaciones que a nada conducen", pero aseguró no conocer quiénes, ni cuántos, ni cuándo se entregaron datos incorrectos a Francisco.

ABUSOS DE LA IGLESIA

Ezzati además se refirió a los casos de abuso y enfatizó que es "muy doloroso para la Iglesia y para las víctimas". Así, indicó que tal como lo solicitó el Papa en la carta firmada con fecha 8 de abril, la prioridad es reparar los daños cometidos a las víctimas de algunos miembros de la Iglesia chilena.

"En la carta del Santo Padre vemos la voluntad de ayudarnos, de ayudar a los obispos y la Iglesia de Chile a encontrar un camino abierto para que juntos podamos sanar y reparar las heridas que aún aparecen abiertas. Heridas por los abusos de los cuales sentimos dolor y vergüenza, en conjunto con el Santo Padre", dijo.

Además, agregó que "en su carta el Papa ofrece varias lecciones que toda la Iglesia de Chile, de una manera muy particular, y quienes tenemos alguna responsabilidad más directa, necesitamos aprender. El Papa en su carta nos invita a tomar conciencia de lo que significa, lastimosamente, el flagelo del abuso, el abuso, lo hemos dicho siempre, aunque hubiera sido uno solo, siempre reviste una máxima gravedad".

Consultado por su responsabilidad como máximo líder de la Iglesia local, Ezzati manifestó que "no me he lavado de ninguna manera las manos frente a este tema. Asumo que es uno de los problemas más graves que he podido ver en mi vida como sacerdote, y he visto muchas cosas".

Comenta