Gerardo Jofré y la encuesta argentina del Rechazo que le dio 36% menos al Apruebo: “Cuesta saber dónde estuvo la equivocación”

jofre ok

En agosto la firma trasandina Numen pronosticó que la opción que ganó el domingo apenas lo haría por un margen estrecho de 41,9% versus 34,4%, y en sus proyecciones le dio un triunfo al Rechazo. El ex presidente del directoro de Codelco y partner de Gonzalo de la Carrera en el comando Casa Común por el Rechazo dice que “me sorprendió el resultado, estaba totalmente fuera de mis cálculos”. El CEO de la firma explica que “el error estuvo en que analizamos y proyectamos los datos con voto obligatorio, 100% de asistencia de votantes”.




Estaba difícil para las encuestadoras acertarle a las predicciones del plebiscito, pero cuando desde el bando del Rechazo divulgaron en agosto los números de la empresa argentina de publicidad y sondeos Numen hubo escándalo. Cuando ni siquiera las cifras de Chile Vamos daban esperanzas de revertir lo que terminó pasando el domingo, ese estudio dijo entonces que el Apruebo marcaría 41,9% y que el Rechazo 34,4%. Y además incluyó una proyección, según la cual esta última opción triunfaba con un 53,8%.

“Según ultima Encuesta 53% votaría rechazo y un 47% apruebo. Pero como los del Rechazo creen que van a perder, sólo un 22% iría a votar. En cambio un 53% de los del Apruebo irán a votar. Si revertimos esa falsa sensación de que gana el Apruebo, el Rechazo podría imponerse!”, tuiteó el 5 de septiembre un entusiasta Gonzalo de la Carrera, uno de los fundadores de la Casa Común por el Rechazo.

Anteayer el Apruebo alcanzó el 78,27% en la victoria electoral más holgada que se recuerde. Poco más de 36 puntos que el polémico sondeo.

La encuesta fue criticada. Dos días después del lapidario desenlace, el otro fundador de ese grupo del Rechazo, Gerardo Jofré, sale a contar su versión de por qué eligieron esta encuestadora y cómo se explican tamaña diferencia con la ocurrido. Jofré, expresidente del directorio de Codelco, dice que la eligieron por el antecedente de un tipo de metodología de encuestas “diferente al utilizado en Chile”, que -asegura- “había andado muy cerca en el resultado de la segunda vuelta presidencial con una empresa que se llama StatKnows”.

Esa vez, dice, Numen “se equivocó en medio punto, que es nada en orden estadístico”. Por eso le solicitó a la empresa argentina que realizara dos encuestas para proyectar resultados del plebiscito. Jofré asegura que “cuesta mucho saber por dónde estuvo la equivocación, pero de que nos equivocamos, nos equivocamos claramente, a mi me sorprendió el resultado, estaba totalmente fuera de mis cálculos.”

Según Fernando Cerimedo, CEO de la empresa argentina, la agencia está “especializada en marketing digital y encuestas” y habría realizado un plan de “estrategia digital” para la campaña del Rechazo. Ayer realizó sucesivas explicaciones por Twitter sobre el punto, y fue criticado por encuestadores chilenos como Cristián Valdivieso, director de Criteria, y Roberto Méndez, expresidente de Adimark GfK.

“El error estuvo en que analizamos y proyectamos los datos con voto obligatorio, 100% de asistencia de votantes”, afirma Cerimedo. Además recalca que “no fue por sesgo político, sino que error de la presentación” y que no hacen este tipo de encuestas. “Nosotros no somos una encuestadora, no somos una empresa de encuestas, nosotros somos todo lo que estrategia, marketing digital político, y hacemos encuestas propias como insumo para poder manejar estrategias y cuestiones de desarrollo de acciones digitales”.

Jofré, por su parte, asegura que “el tema es que, según la encuesta Numen, los que aseguraban que iban a participar en la elección eran como un 23% de los que votaban Rechazo mientras que un 50% de los que votaban Apruebo aseguraban que iban a ir a participar y además los que decían que probablemente irían eran porcentajes muy fuertes”. ¿Por qué divulgaron sus resultados? “Había dos encuestas (una de StatKnows y otra de Numen) que tenían esas mediciones diferentes, no era una (...) habría sido absurdo esconderlos porque eran distintas a las otras (como Cadem, Criteria, Data Influye, y otras). Si no, ¿para qué las hacíamos?”.

La metodología que realizó la empresa Numen consistía en la recolección de datos a través de captación de personas interesadas en responder encuestas a través de anuncios. Utilizan una tecnología llamada compra programática en redes sociales y en Google, excluyendo en aquellos lugares donde haya contenido similar al de la encuesta. “Por ejemplo, si hacemos una encuesta de consumo sobre productos veganos los anuncios no aparecen en páginas donde se hable de productos veganos, aparecen en otro lado”, explica el CEO de Numen. “Justamente para no producir lo mismo en política, un sesgo de información de lo que la persona está leyendo”, afirma, junto con agregar que dentro de las herramientas utilizan la exclusión por registro IP, de esta forma los usuarios no podrían responder dos veces desde el mismo dispositivo la encuesta online.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.