Gobierno establece cambios prioritarios en Carabineros: aumentar a dos años la formación y nuevo protocolo de orden público

La reforma tiene contemplado su inicio de manera gradual. Para eso lo primero será que a partir de 2021 los policías se formen en cuatro semestres y no dos, como era hasta ahora; y alargar en cinco los años de servicio. También se creará protocolo para actuar en manifestaciones, dividido en dos partes: cómo actuar ante protestas pacíficas y ante hechos ilícitos.




Desde que comenzó a anunciarse la reforma a Carabineros, a fines del año pasado, que se habla de los cuatro ejes a modificar: gobernanza del sistema de seguridad pública (creación del Ministerio de Seguridad), gestión y modernización policial, formación de las policías y carrera funcionaria y control del orden público ¿Los plazos? Son variados, pero ya hay algunas prioridades para lo inmediato.

Son el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, y el subsecretario, Juan Francisco Galli, quienes están trabajando en impulsar los cambios, en coordinación con la Unidad para la Reforma. Y es en esa coordinación que ya surgieron la primeras definiciones para el mes entrante y la primera quincena de enero.

Lo primero será consolidar, por decreto, que a partir del próximo 2021 los aspirantes que ingresen a la Escuela de Formación de Carabineros deberán estudiar cuatro semestres, y no dos, como lo era hasta este año. Es decir, serán dos años en que los futuros suboficiales (los policías más operativos que están en la calle) se formarán, integrando cursos más intensivos sobre control de orden público y apego a los derechos humanos.

La otra medida en el corto plazo será que, en enero, se enviará al Congreso el proyecto de ley de carrera funcionaria de Carabineros. Ahí se incorporará, principalmente, el aumento en cinco los años de servicio de los policías, pasando de 30 años en Carabineros a 35 años, antes de retirarse.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, explicó a La Tercera PM que “hemos definido una hoja de ruta, una agenda de medidas concretas en el corto, mediano y largo plazo para acelerar el proceso de reforma a Carabineros, de cara a lo que espera y exige la ciudadanía (...). Se trabajará en una institucionalidad, no solo de Carabineros, sino que, en el sistema de seguridad pública, en una carrera policial adecuada, con formación para enfrentar estos desafíos, una gestión moderna, que los ciudadanos tengan la confianza y la certeza de una seguridad eficaz y eficiente”.

Nuevo protocolo en diciembre

Algo más inmediato aún será el nuevo protocolo de actuación de Carabineros en materia de orden público. Durante las próximas semanas, específicamente en la primera mitad de diciembre, el alto mando deberá presentar al Ministerio del Interior un documento que fije el actuar de la policía en esta materia.

En ese texto deberán ir incorporadas dos cosas, explicaron desde el Ejecutivo. Una de ellas es que se fije un criterio para actuar en manifestaciones pacíficas; institucionalizando el perifoneo (dialogar con alto parlantes con los concurrentes a una marcha), guardar una distancia extensa del perímetro de la protesta y no usar la fuerza ni medios disuasivos.

Dentro de este nuevo protocolo se deberá también establecer la forma de actuar de Carabineros en caso de protestas que devengan en la comisión de ilícitos. Ahí, se fijará el uso de la fuerza gradual, el diálogo previo y la detención para quienes estén cometiendo delitos flagrantes.

El ministro Delgado advirtió que “nuestro gran desafío es avanzar rápidamente en la reforma de Carabineros, especialmente en materia de control y mantención del orden público con pleno respeto a los derechos de las personas”.

No obstante, el gobierno no solo pretende delimitar los límites de Carabineros en el control del orden público, sino que también entregarle un voto de confianza. Por lo mismo, junto con fijar un nuevo protocolo para actuar en manifestaciones, además se actualizará el estatuto de protección a las policías, a través de un proyecto de ley.

Este texto busca regular el uso de las armas de la policía cuando están siendo agredidos en contextos de orden público. Esto quiere decir que se establecerán criterios distintos para cuando, por ejemplo, el carabinero puede usar su arma de servicio, si es que está siendo gravemente agredido, o se pone en riesgo su vida.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.