Hijo de Horst Paulmann activa lobby y exige devolución de impuestos para evitar juicio

PAULMANN JR

La discrepancia surge debido a que según Manfred Paulmann Koepf el Servicio de Impuestos Internos debe autorizar una devolución de impuestos. No obstante, la autoridad se ha mostrado intransigente a la petición del contribuyente.




Una discrepancia tributaria enfrenta por estos días Manfred Paulmann Koepfer, primogénito de Horst, controlador y presidente del grupo Cencosud. Junto a sus asesores legales lanzó una nueva estrategia a fin de resolver sus diferencias con el Servicio de Impuestos Internos (SII).

El pasado 11 de enero, el Director Regional de Santiago Oriente del SII, Christian Soto recibió al ex vicepresidente del holding minorista que asistió a la cita acompañado por sus asesores legales Gonzalo Schmidt y Joaquín Urra, socio del Departamento de Servicios Tributarios de PwC Chile y abogado de Tax & Legal de la auditora, respectivamente.

El motivo de la audiencia, -según consta en el Registro de Ley de Lobby-  fue abordar "procesos de RAF". Según explicó el SII por medio de una guía informativa, la Revisión de la Actuación Fiscalizadora (RAF) es un medio del que dispone el contribuyente para solicitar al SII, normalmente de manera formal que se pronuncie, previo a la presentación de un reclamo judicial, sobre la corrección de vicios o errores incurridos en las actuaciones de la institución en materia de fiscalización.

En este caso, la discrepancia surge debido a que según  Paulmann Koepf el Servicio de Impuestos Internos debe autorizar una devolución de impuestos. No obstante, la autoridad se ha mostrado intransigente a la petición del contribuyente.

Si bien el monto en cuestión no es posible conocerlo debido a los resguardos que impone la ley al SII en su deber de reserva, trascendió que el objetivo de la defensa de Paulmann es evitar un conflicto que termine en los Tribunales Tributarios y Aduaneros, y que podría tomar años de tramitación.

Según trascendió el conflicto entre Paulmann y el SII debiera solucionarse en el transcurso de este año en la vía administrativa. Ello si se considera que la audiencia se llevó a cabo a pocos días de presentar por primera vez sus descargos a la autoridad.

Largos juicios

Para especialistas en divergencias tributarias, hoy un juicio en un Tribunal Tributario y Aduanero se pueden esperar entre tres o cuatro años para recién contar con una sentencia en primera instancia.

Pero el resultado en primera instancia no anticipa el termino del conflicto. De hecho, si al contribuyente le va bien, por lo general el SII es común que apele aduciendo el interés del fisco y la disputa se traslada a la Corte de Apelaciones. Aquí pueden pasar hasta cuatro años más de tramitación.

Más aún, la controversia puede terminar en la Corte Suprema, donde pueden pasar otros cuatro años más.

En cambio en la nueva justicia tributaria los casos pueden extenderse a seis años, como máximo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.