Joanna Pérez tras renunciar a la DC: “Abandonamos a nuestros electores y el partido fue secuestrado por la izquierda”

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

La diputada acusa que en el último tiempo hubo "un sostenido maltrato a quienes representamos una sensibilidad dentro del partido", lo que desencadenó en su salida. En su caso, el punto de quiebre fue que se le haya pasado a llevar a ella y su sector luego de su candidatura a la presidencia del partido. Pérez advierte que habrá más salidas de la decé y no descarta entrar a Demócratas, el partido en formación de Rincón y Walker.


Ayer fue el día. Después de semanas con la decisión tomada, y tras comunicar la noticia a quienes apoyaron su candidatura a la presidencia del partido, la diputada Joanna Pérez renunció a la Democracia Cristiana (DC). Pérez acusa que dentro del partido hay actitudes machistas hacia los liderazgos femeninos -como el de ella, Carolina Goic y Ximena Rincón, dice- y que el actual presidente, Alberto Undurraga, no estuvo dispuesto a cambiar toda la mesa directiva como, según dice, había comprometido.

¿Cómo decantó su decisión de dejar la DC?

Se vinieron dando distintos episodios desde hace sus buenos años. Fue un proceso reflexivo que empezó después de lo mal que nos fue en la constituyente. Luego vienen todas las recriminaciones, porque en el proceso constituyente no se escuchó a las bases y se definió apoyar una mala propuesta, no se quiso escuchar al único constituyente (Fuad Chahin). Ha sido un sostenido maltrato a quienes representamos una sensibilidad dentro del partido. Nos hemos alejado de nuestra identidad, de nuestros valores, por querer solamente intentar tener el poder de mala manera, arrastrados por una izquierda que también nos jugó una mala pasada.

¿Hubo algún episodio o hito que fue la gota que rebasó el vaso?

Sí, yo puse mi nombre a disposición para presidir el partido. Y si bien logramos un 49%, fuimos acallados, anulados y no se nos respetó la proporcionalidad. Quisimos dar una oportunidad en la Junta Nacional. Yo estaba de acuerdo con que Alberto Undurraga asumiera (la presidencia). Le dije: “Alberto, tú debes asumir, pero lo importante es bajar toda la mesa y que todos los que hayamos estado en espacios de disputa de poder, demos pasos atrás, de manera que tú tengas la libertad para hacer lo que haya que hacer por la unidad”. Alberto (Undurraga) empezó a concretar acompañamientos en el sector de Yasna Provoste, del cual nosotros somos la disidencia. No hizo lo que originalmente le pedimos para darle nuestro apoyo, que era sacar a toda la mesa.

¿Él mostró voluntad de hacerlo?

Él creía que era lo ideal. Es más, él estuvo en condiciones y comprometió una carta que él iba a redactar, y toda la bancada (de diputados) la iba a firmar para ponernos a disposición de este proyecto, que era unitario.

¿Proyecto que implicaba cambiar toda la mesa?

Claro, renunciaba la mesa. Al menos en ese minuto estábamos de acuerdo siete diputados de ocho. Ese escenario nunca se respetó. Alberto (Undurraga) después dijo que le dio una vuelta, pero que era complejo.

En consideración de la existencia de una disidencia, ¿su renuncia pasa por algo ideológico o también por las diferencias personales que existen en el partido?

Mi renuncia obedece principalmente a que dejamos de representar a nuestro electorado. Nuestro partido perdió su identidad, no respeta su ideario. Para nadie es un misterio que yo, respetando todos los principios del Congreso ideológico, por ejemplo, en materia de ley de despenalización del aborto, fui tremendamente castigada, censurada casi, por una parte del partido más progresista. Pero quien votó conforme a la DC fui yo. Ese es un ejemplo de dónde se ha llevado a la DC. En ese minuto, hasta la propia candidata presidencial (Provoste) trataba de cambiar mi postura, o al menos lo dijo públicamente, de que iba a tratar de convencer a los parlamentarios para que estuvieran con esa iniciativa, que era del FA y el Partido Comunista. Ese es un ejemplo de que nuestro partido se alejó de sus principios y también de representar a nuestro electorado. Los abandonamos y la DC fue secuestrada por la izquierda.

El segundo motivo de mi salida es que se perdió la fraternidad. Las distintas visiones sabían convivir. Pero últimamente ya no eran discusiones políticas, sino que esto se veía como un tema personal con malos tratos a quienes pensábamos distinto.

Con su salida, más las que se dieron anteriormente, la DC queda considerablemente disminuida en el Congreso. ¿Un grupo tan pequeño puede tener alguna relevancia?

Eso ya no me corresponde a mí. Le corresponderá a quienes decidieron quedarse y buscar el mejor espacio para articularse políticamente. Pero sí, veo que está complejo hoy en día, producto de los errores que han ido cometiendo. No hemos sabido reflexionar y ser autocríticos. Creo que eso también es lo que nos pasó la cuenta. Cuando uno quiere esconder las cosas y no las asume, pasa lo que ha venido pasando.

En su carta de renuncia acusa que hubo machismo por parte del partido en los últimos meses. ¿A qué se refería?

La mayoría de los liderazgos femeninos han sido bien maltratados. Me refiero a Carolina Goic, Ximena Rincón y quien habla. Yo acompañé ambas candidaturas presidenciales, también acompañé la de Yasna (Provoste). Pero en momentos de crisis, cuando decido integrar una mesa, fui segregada, se nos quiso ubicar en una minoría. No permitieron que estuvieran los jefes de bancada en esa mesa (de Delpin), para acompañar un liderazgo que era naciente, como el mío. Cuando se intenta invisibilizar los liderazgos femeninos, como lo hizo la conducción que venía de Felipe Delpin y que hoy día ha agregado a Undurraga, es complejo. El partido tenía una diputada y dejó de tenerla.

En relación a la falta de fraternidad que acusa, ¿responsabiliza a alguien particularmente?

No, soy una persona fraterna. Creo que hay liderazgos que no le hacen bien al partido, sí. No lo digo yo, sino muchos militantes, que dicen que han perjudicado y han querido arrastrar hacia la izquierda.

¿Podría ser la senadora Yasna Provoste, como algunos han señalado?

Voy a omitir, pero creo que están, como dijo alguien por ahí, en un partido equivocado.

En Demócratas, el partido en formación de los senadores Rincón y Walker, dicen que usted está prácticamente dentro.

He estado recorriendo el país constantemente. Hay muchas personas que nos encontrábamos en reflexión. Esa reflexión no termina. Nosotros, con otras personas más, hemos decidido salir de la DC, pero también formar una comunidad para tomar una mejor decisión. Vamos a ordenar nuestras ideas y propuestas, y por cierto que no descartamos acompañar un proyecto donde hay amigos, hay compañeros de ruta con quienes compartimos muchos valores y principios. Pero creo que también hay que vivir el duelo.

¿Tienen planes de formar una nueva bancada junto a los diputados Calisto y Saffirio ahora que dejaron la DC?

Hoy día estamos en un proceso de salida. Sé que también van a venir otras personas que están tomando esta decisión en estos días, y por lo tanto creo que nos vamos a abocar en eso. Lo que venga después, en las bancadas y comités, es algo que se va a ir estructurando en su momento.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.