Jorge Osorio, el jefe de los árbitros chilenos, enfrenta los días más duros de su gremio: “Me duele hablar de errores groseros”

Jorge Osorio en su oficina, en entrevista con El Deportivo.

El ex juez FIFA, hoy a la cabeza del referato nacional, habla con El Deportivo para repasar los yerros y castigos internacionales que han recibido sus pupilos. Dice que confía en el proceso y que no acepta que se dude de la probidad de un colegiado.




Jorge Osorio ha enfrentado semanas complicadas. Desde su posición de jefe de la Comisión de Árbitros, el Ingeniero industrial de 44 años ha sumado una serie de cuestionamientos a su labores por los errores de los jueces que están a su cargo. Las miradas, sin embargo, ya no solo están en el torneo nacional. Traspasaron fronteras. La Conmebol, durante la semana pasada, castigó de manera indefinida a dos de sus pupilos por “errores graves”. César Deischler y Eduardo Gamboa fallaron en su función en el VAR, en la caída de Cerro Porteño frente a Fluminense, por la Copa Libertadores.

Desde su oficina en la ANFP, Osorio atiende a El Deportivo. Enfrenta por primera vez a las preguntas sobre las turbulentas semanas que ha debido enfrentar en Quilín.

Dos árbitros chilenos suspendidos desde Conmebol por “errores graves”. ¿Una vergüenza para el fútbol chileno?

Considero que siempre cometer un error tiene una mala publicidad para un árbitro. Pero tenemos que fijarnos en todo lo que han hecho los árbitros a nivel internacional. La última fecha del campeonato nacional se jugó sin ningún árbitro central FIFA, porque nuestros árbitros son cotizados por Conmebol. Fueron muy pocas las veces que pudimos contar con nuestros árbitros en el torneo local. Si tenemos más gente trabajando a nivel internacional, obviamente estamos expuestos porque son más árbitros los que están ahí. El árbitro siempre está expuesto al error. No hablaría de una vergüenza. Obviamente que siempre nos gustaría recibir felicitaciones y generalmente las recibimos, pero en esta oportunidad nos tocó perder. Nos afecta, nos gustaría que nuestros árbitros siempre tuviesen destacadas actuaciones, pero entendemos que son humanos y se pueden equivocar.

Una semana después, un tercer árbitro, Julio Bascuñán, aparece involucrado en un nuevo escándalo del VAR en el duelo entre Atlético Mineiro y Boca Juniors....

En ese caso es más una polémica que un error arbitral. En la última situación que mencionas es una jugada muy controvertida por todo lo que acarrea. Pero en ningún caso Conmebol sancionó a estos árbitros. Incluso, según los audios publicados del VAR, la Conmebol los respaldó.

¿Qué explicaciones le entregaron Deischler y Gamboa por sus groseros errores en la Conmebol?

Hablar de grosero suena un poco duro en el sentido de que los errores son errores, grandes o pequeños. Creo que todos los errores en el fútbol son grandes según quién lo mire. No entraré en detalle, porque soy muy cuidadoso porque ellos estaban compitiendo en otra competencia. Ellos tienen que dar respuesta a su competencia. Yo sé qué pasó, pero no me gustaría hablar de ese tema porque compete a otra competencia. Pero insisto, son errores. Me duele hablar de errores groseros, porque son errores.

¿Deischler y Gamboa recibirán alguna sanción interna, además de la de Conmebol?

Si yo le preguntara a usted. ¿Qué potestad tengo yo para sancionar a un árbitro si no me ha fallado a nivel local?

Usted es su jefe y su representante a nivel internacional…

Sí, pero ¿dónde fue el error? La Conmebol tomó una decisión que es respetable porque ellos lo pueden hacer con los árbitros que nominan. Estos árbitros, específicamente en el torneo local, serán sancionados a nivel local, cuando cometan errores leves o groseros, como dice usted. Y no tengo ningún antecedente para sancionarlos, porque no me han fallado en los últimos duelos.

¿Está bien que la Conmebol los haya sancionado?

No entraría a discutir eso. Si dijera que está bien, quedaría muy expuesto. Si digo que está mal, también. Preferiría no entrar en esa línea porque no conozco su reglamento interno de cómo funcionan respecto a las sanciones. Yo sí conozco mi reglamento y sus categorizaciones con errores leves, graves, muy graves. Eso lo sé, pero de afuera no me gustaría decir si está bien o mal.

Jorge Osorio durante la entrevista con El Deportivo.

¿El arbitraje chileno está en crisis?

Yo diría que no. Si haces historia, porque yo soy árbitro del año 93, siempre aparecen estos titulares: ‘Crisis en el arbitraje’. Hoy los árbitros en el mundo están más expuestos. Podríamos hablar de crisis a nivel sudamericano, mundial, pero es porque estamos más expuestos. El titular es muy potente, pero en definitiva son situaciones que pasan hoy, pero no marcan una tendencia. El arbitraje tiene periodos de rendimiento que a veces no son los mejores, pero eso no significa que sea una crisis.

Usted dice que se exagera con los titulares, pero cada fin de semana aparece un error en alguna cancha del país…

Siempre considero dentro de mi planificación que habrá errores. Si pretendo tener todos los partidos de Primera División, todos los partidos del ascenso, todos los partidos de segunda, todos los partidos del fútbol femenino sin errores, me estoy poniendo una exigencia demasiada alta. El árbitro, al ser una persona que siempre está expuesta, a temas de posicionamiento, de interpretación, está expuesto al error. Es algo esperable. No pretendo en ningún momento que me salga una fecha perfecta. Se resaltan los errores por sobre los aciertos. Si nos vamos a los errores, yo le podría preguntar y usted me dirá dos o tres. Y yo le diré que está bien, pero hay 25 aciertos. Mi mirada es más de cómo estoy de acuerdo a la variable acierto versus errores.

Pero se equivocan mucho últimamente….

No, no se equivocan mucho. Los errores son puntuales. Sí los tenemos. Soy autocrítico, he dicho públicamente los errores que cometemos en jugadas específicas. Pero tengo que salir a decir los errores porque nadie me entrevista por los aciertos. Me gustaría que me dijeran ‘estuvo muy bien el árbitro el fin de semana’. Pero nadie me pregunta por eso… Queda muy marcado mediáticamente por los errores, pero lo entiendo.

¿Cómo explica que un monitor del VAR esté apagado en el duelo entre Audax y Huachipato?

Es una explicación que le pedimos a la empresa que nos provee de tecnología. Ellos tienen que dar sus detalles, su información, por qué sucedió. No me gustaría dejar mal a la empresa porque han sido casos puntuales. En este partido afectó más porque los árbitros se demoraron más al momento de tomar la decisión. Pero es parte de la tecnología. Es como si se nos pudiese caer esta conversación por zoom. En el caso que fuese una falla general, el VAR no tuviese imágenes, tendríamos que operar sin VAR. Pero no hemos llegado a esas soluciones que han sido drásticas.

¿El VAR llegó a dañar o ayudar a los árbitros?

De todas manera el VAR ha cumplido su objetivo principal, que es reducir los errores. Durante el torneo anterior los errores se redujeron en un 89%. Es decir, el VAR corrigió todos esos errores. Es potente esa cifra. Hubo errores muy claros de los árbitros en cancha, que trabajamos para que no ocurran, y que el VAR asistió en esos errores. Nos gustaría que el VAR llegara al 100%. El objetivo principal esta logrado, pero hay que seguir avanzando en muchas cosas respecto a procedimientos. ¿Cómo cuáles? Que sea comunicación efectiva, no palabras de más. Palabras claves. Que exista mejor diálogo. Necesitamos del apoyo de los medios, de los jugadores y entrenadores. Como es una herramienta nueva está en adaptación. Es una herramienta con la que trabajamos hace un año. Mientras más pase el tiempo, más fluido será. Hay competencias que lo están trabajando de mejor manera, pero eso tiene que ver con la competencia.

¿Quién refuerza la capacitación de los árbitros ahora? Muchos se fueron con el despido de Enrique Osses, que hoy encabeza nada más que el plan en la Federación Mexicana.

Respecto a la certificación VAR que se hizo en Chile, yo fui el que estuve a cargo de los árbitros VAR. Me fui a Qatar para certificar todo lo que tuviese que ver con el VAR. Eso nunca quedó descubierto. Yo continué con la labor de instrucción VAR. Además, siempre nosotros y los árbitros de primera línea recibimos instrucción desde FIFA.

Una cosa es el error en cancha y otra con el monitor. ¿Es imperdonable fallar una decisión con el VAR?

Sigue siendo un error humano. No deja ser un humano en una cabina. Obviamente el que está en cabina sabe su responsabilidad, sabe que es la última instancia para corregir un error. También hay un estrés que hemos valorado y trabajado desde la parte sicológica. El que está atrás de la pantalla tiene un estrés que no lo habíamos observado, pero existe. Lo hemos visto con actitudes, con árbitros que suben la voz para comunicar. Hay un estrés asociado. Pero insisto: son seres humanos, todos nos equivocamos. Nosotros podemos estar escribiendo un texto y el corrector ortográfico me salva. No diría que es imposible que se equivoque. Se equivocan, porque ha quedado demostrado. Hay evidencias de que eso pasa.

Concordará usted que situaciones así incluso hacen dudar de la probidad de un árbitro...

Siempre han existido esos temas. Hoy por las redes sociales es muy fuerte. Yo contaría, nuevamente, la experiencia de ser árbitro. Cuando llega un postulante y toca la puerta para ser árbitro es por una pasión, por querer estar en el fútbol, por estar en una función. Durante este proceso hay gente que tiene más dedos para el piano que otro. Se genera una pasión y uno quiere hacerlo bien. Ahí yo pondría las manos al fuego… Un árbitro que no quiera hacerlo bien no puede llegar a instancias altas. Un árbitro que dirigió en partidos de menor cuantía ha tenido un esfuerzo, desgaste personal, familiar. Un árbitro quiere hacerlo bien. Cuando hay errores, tienen que ver con focalizar, no ver el contexto general. No tiene que ver más allá. Insistiría en que cuidemos esas cosas. Si ya empezamos a dudar de esas cosas, no tendría razón de ser. Si se piensa así, nadie disfrutaría nada porque todos entraríamos a ensuciar lo lindo que es el fútbol.

¿La presión que hoy los rodea les afecta?

Los árbitros no son de leer la prensa, no son de redes sociales. Es como una medida de protección. Si yo hubiese tenido una red social después de cada partido que dirigí, hubiera quedado con depresión a las dos horas. Por formación, cuando un árbitro empieza, se le establece que el árbitro es una figura controvertida porque hay decisiones que no van a gustar. Es importante que los árbitros se alejen de este ruido para que sea libre en los partidos, que no tena una presión extra. Siempre después de cada situación complicada están los sicólogos para ayudar a los árbitros. No es crear a un árbitro de un día para otro.

¿El árbitro perdió confianza por culpa de la exposición del VAR?

El árbitro está viviendo hoy un proceso. Antiguamente, uno sancionaba un penal, las discusiones propias de un penal, pero mi decisión no cambiaba. Excepto a que me llamara un árbitro asistente. Hoy el VAR también es un asistente y este solamente debe intervenir cuando el error es claro por parte del árbitro. Lo que tiene que seguir haciendo el árbitro es lo mismo que hacía antes: tomar su decisión con seguridad y fortaleza. Y si hay algo que chequear, el VAR le avisará. El árbitro no puede estar ‘cobré y ahora espero qué me dice el VAR’.

¿Está la idea de hacer público los castigos de los árbitros para darle más transparencia?

¿Por qué transparencia?

Porque lo que hacen ustedes es congelar a los que se equivocan, pero no informan castigos o fallas de los árbitros.

Son sancionados, el tema es que no se hace pública la sanción en los medios. Hay que entender que el aporte de indicar una sanción de un árbitro es nulo respecto al rendimiento de los árbitros. Si lo expongo públicamente no aporta. Y segundo, los árbitros son empleados de una empresa y no se les puede denigrar públicamente. Un trabajador no puede ser expuesto a todos los medios.

Y por qué los árbitros sí hacen públicos sus informes y exponen a los técnicos y jugadores…

Los árbitros no hacen público los informes. Nunca he visto a un árbitro tuitear un informe.

Pero sí lo hacen público a través de la ANFP

Es un tema que no es de mi área. Matías, ahí tiene que preguntar en otra área, yo solo veo arbitraje.

Pero usted autoriza que se publiquen esos informes…

Yo los hago llegar a las áreas correspondientes, que son el tribunal de disciplina.

¿Se siente cuestionado?

Entiendo que el cuestionamiento es parte de la tarea. Yo soy responsable de los árbitros. Yo no podría decir que ellos entraron a dirigir solos. Sí, entraron solos, pero hay alguien que busca las directrices para que mejoren sus rendimientos. Las críticas tienen que llegar a mí y tendré que dar respuesta cuando son errores y cuando no lo son, explicar que no lo son. Es parte de mi actividad, nunca me he sentido presionado. Sé de esta actividad, tengo muchos años en esto.

Cindy Nahuelcoy, en el partido entre Everton y Coquimbo.
Cindy Nahuelcoy, en el partido entre Everton y Coquimbo. (Foto: Agenciauno)

Ayer se informó que las mujeres recibirán el mismo sueldo que los hombres...¿Es una medida clave dentro de su proceso?

Eso es clave. Para hacer un poco de historia, las árbitras llegaron a tomar una posición al fútbol masculino y lo han hecho de gran manera. Tienen habilidad, son comprometidas y eso se ve reflejado en los partidos. Tienen una gran cantidad de aciertos, de asistentes en Primera División, que estamos hablando. Eso tiene que ver con equiparar no solo las oportunidades sino también los emolumentos.

¿Cuánto falta para que una mujer sea árbitra principal en un partido de Primera División?

Tenemos varias expectativas, pero son expectativas hasta que demuestren las competencias para estar. Tenemos toda la fe, tenemos todas las ganas, queremos hacer un gran trabajo con ellas. Pero hay una parte que ponemos nosotros, pero lo otro que es la árbitra tiene que poner todo su esfuerzo para lograr el objetivo. Están todas nuestras ganas, queremos, pero necesitamos que ellas pongan de su parte.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.