Juan Carlos Cruz: “Este Papa ha trazado líneas para que la Iglesia se vaya enrielando en el mundo”

Clergy sex abuse survivor and victim's advocate Juan Carlos Cruz poses for photographers during the photo call for the movie "Francesco" at the Rome Film Festival, in Rome, Wednesday, Oct. 21, 2020. (AP Photo/Alessandra Tarantino)

El periodista fue uno de los principales denunciantes de Karadima y participó en el documental "Francesco", lanzado ayer y en el cual el Pontífice se muestra a favor de que existan leyes civiles para parejas homosexuales. Reconoce que no se trata de un cambio doctrinario y subraya que "aún falta mucho", pero también defiende los cambios que el jefe de la Iglesia Católica está impulsando. "Me siento su amigo, su hijo, pero no su asesor ni tampoco hablo por él. Solo estoy muy honrado de su amistad y de poder conversar con él de tantos temas", relata Cruz, quien actualmente está en el Vaticano.




Ocurrió este miércoles, en el Vaticano, cerca de las 9 horas. El lugar específico fue una pequeña sala colindante a la gran Aula Paulo VI. Se trataba, de hecho, de la misma dependencia en la cual en mayo de 2018 el Papa recibió a los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile, tras haberlos citado a todos por el mal manejo de los casos de abuso en el país. Allí les entregó un documento muy crítico de su gestión.

Esta vez, el tenor del encuentro era otro muy diferente. Estaban los miembros de la producción de Francesco, el documental realizado por el director ruso Evgeny Afineevsky, que durante esa misma jornada se proyectó en el Festival de Cine de Roma, y que recibirá también el Premio Kinéo. Y estaba el Papa.

El filme retrata el magisterio de Francisco a través de una serie de entrevistas sobre diferentes temas. Uno de ellos, tal vez el que ha levantado más polvareda, es el apoyo del Pontífice a las uniones civiles entre personas del mismo sexo. “Las personas homosexuales tienen derecho a estar dentro en una familia, son hijos de Dios (…). Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, explica el jefe de la Iglesia Católica en el filme.

Sin embargo, antes de que este documental fuera presentado al público, en aquella reunión vaticana también había otra persona presente, invitada especialmente por Francisco: el chileno Juan Carlos Cruz, quien, además, participó en la cinta y relató en ella su experiencia.

“Ese encuentro fue muy temprano, antes de la premier, éramos siete personas y estuvo muy simpático”, cuenta Cruz a La Tercera PM desde el Vaticano, donde viajó invitado y permanecerá algunos días más.

Para algunos, se trata de un paso revolucionario dentro de la Iglesia Católica; para otros, no es algo de fondo, porque no cambia la doctrina esencial, en la cual el matrimonio sigue siendo solo entre un hombre y una mujer. ¿Qué opina de eso?

Creo que son las dos cosas. Desde hace mucho tiempo, desde 2010, cuando era arzobispo de Buenos Aires, el Papa aprobaba que no hubiera discriminación, que se acogiera a las familias estables del mismo sexo. Él no está cambiando la doctrina de la Iglesia Católica, claro, pero el área conservadora de la Iglesia se está aprovechando de eso para usarlo. Si uno ve el documental, el Papa dice que debiese haber una gran unión legal para proteger a las familias, no cambia la doctrina; sin embargo, el documental es mucho más que eso, es muy humano.

¿Cree usted que se trata de una señal de que a futuro sí cambiará la doctrina de la Iglesia Católica?

Sí. Desgraciadamente, la Iglesia va varios pasos más atrás de lo que va la sociedad, pero este Papa ha reordenado esas cosas y ha trazado líneas para que la Iglesia se vaya enrielando en el mundo. Eso es lo bueno de este Papa, y durante la pandemia lo ha demostrado, por ejemplo en su última encíclica “Fratelli Tutti”, según la cual hay que salir de esta crisis sanitaria con una sociedad más justa, sin el abismo entre ricos y pobres, más equitativa y humana. El Pontífice se preocupa mucho de la humanidad.

Años de batalla

Juan Carlos Cruz, quien reside en Estados Unidos, fue, junto a James Hamilton y José Andrés Murillo, el principal denunciante de los abusos del expárroco de El Bosque, Fernando Karadima, quien terminó expulsado del estado clerical.

Tras una década de denuncias, trámites, litigios y pruebas, este emblemático caso fue la piedra angular que permitió destapar una serie de abusos en la Iglesia de Chile y que dio paso a la mencionada citación a Roma de todos los obispos nacionales, producto de un supuesto encubrimiento del entonces prelado de Osorno, Juan Barros.

Los tres denunciantes, de hecho, ganaron un juicio civil contra el Arzobispado de Santiago y fueron indemnizados con $ 450 millones.

Además, hubo otro gesto clarificador desde Roma: antes de que el Papa se reuniera con los prelados chilenos, primero invitó y recibió en Santa Marta, en abril de 2018, a Hamilton, Murillo y Cruz. Desde entonces que ha mantenido una relación muy cercana con este último. De hecho, algunos portales internacionales, como Infobae, sostienen que “Juan Carlos Cruz es el chileno que fue clave en el cambio de postura del Papa Francisco sobre la unión civil”.

Cruz toma absoluta distancia respecto de su eventual influencia. “No, yo tengo una amistad con el Papa que empezó el 2018 y me mantengo en contacto con él. Hemos desarrollado esa amistad y un cariño enorme. Y siento que dentro de ese cariño, con todo el respeto que se merece, le puedo decir las cosas que pienso, y él también lo hace conmigo. Me siento su amigo, su hijo, pero no su asesor ni tampoco hablo por él. Solo estoy muy honrado de su amistad y de poder conversar con él de tantos temas”, sostiene.

¿Se ha avanzado de verdad en el tema de los abusos?

En eso este Papa ha hecho mucho, pero todavía queda mucho por hacer. Yo culpo más bien a todos los obispos hipócritas, como los chilenos, que dicen una cosa, se dan media vuelta y hacen lo mismo de siempre. Eso es parte de lo que nos falta y que conforma esta cultura hipócrita, y a mi juicio corrupta, de los obispos de Chile. Hay excepciones, como el obispo (Alberto) Lorenzelli, que es un lujo, pero son excepciones.

Usted se alejó de la Iglesia chilena y se acercó al Papa...

Es que los obispos de mi país no son la Iglesia, sino todo lo contrario. Yo, como católico, quiero a la Iglesia, la respeto y la critico cuando es necesario. Y realmente le agradezco al Papa lo que está haciendo.

En un documental difundido ayer, el pontífice dice que las parejas del mismo sexo tienen derecho a estar “cubiertas legalmente”.

¿Habrá en algún minuto un matrimonio católico entre dos personas del mismo sexo?

Me encantaría decir que sí, pero por ahora no lo creo; tal vez a mis sobrinos les toque verlo, no lo sé, hay tanta oposición en muchas estructuras. No sabría decirlo.

¿Cómo percibió el ambiente en el Vaticano por este tema? ¿Hay una lucha de poderes?

Se nota la lucha, muy claramente, el Papa está haciendo cosas muy buenas, pero hay personas que no hacen lo correcto. Me da pena.

¿El Papa le comentó algo de este tema de las presiones?

No, nada; pero es cosa de vivir en el mundo para darse cuenta.

A su juicio, ¿en qué otros temas la Iglesia debe dar un paso adelante?

Lo está haciendo en varios temas. El Papa acaba de nombrar seis nuevas mujeres en cargos importantes del Vaticano. El rol de la mujer es fundamental y estamos muy atrás, se necesita mucho más avance. Y también en el clericalismo, elitismo y corrupción entre los obispos; es vital y hay que seguir luchando contra eso.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.