La advertencia de Ricardo Cifuentes, director de TVN: “Si las cosas siguen así, es mejor dar un paso al costado"

subdere Imagen ricardo cifuentes 630

El miércoles pasado, el exsubsecretario DC envió un mensaje a sus pares del directorio del canal, en el que planteó que estaría dispuesto a salir de la mesa directiva. A pocos días de conocerse nuevos despidos en el canal público, insiste en que la salida a la crisis que enfrenta TVN y la industria de la televisión se encuentra en implementar soluciones "más creativas".




La noche del pasado miércoles, un breve intercambio virtual encendió las alarmas en el directorio de Televisión Nacional de Chile (TVN). Por medio de un mensaje enviado al grupo de WhatsApp que reúne a directores del canal público, uno de sus integrantes comunicó sus intenciones de dejar el cargo en medio de la prolongada crisis financiera y masivos despidos.

Sin ahondar en mayores detalles sobre los motivos que lo llevaron a manifestar su decisión, Ricardo Cifuentes Lillo (57) -ex subsecretario de Desarrollo Regional durante el segundo mandato de Michelle Bachelet- en escuetas palabras advirtió a sus pares que presentaría su renuncia por discrepancias con la administración del canal público, que cerró 2019 con pérdidas por $12.182 millones afectado por el desplome en sus ingresos de publicidad luego del estallido social.

Entre diciembre de 2014 y abril de 2020, TVN disminuyó su dotación de trabajadores en 57,3%, saliendo en total 835 personas. El último recorte significó el despido de 164 empleados y ocurrió el pasado jueves. A la caída en el número de contratados se suma también una baja de los empleados que cuentan con contrato indefinido. En efecto, en los últimos cinco años los trabajadores bajo dicho estatus disminuyeron 39%, pasado de 1.261 a 770 en diciembre de 2019. Hoy el canal público -que acumula seis años en números rojos- lo componen 622 personas.

En conversación con La Tercera PM, el directivo militante de la DC sostiene que no ha sido fácil sacar a flote a TVN luego de la caída en la inversión publicitaria en la industria de la televisión, y que a las complicaciones se suma ahora la pandemia del Covid-19. Frente a las malas noticias, acota que al menos el directorio ha logrado recomponer las relaciones. “Hoy hay una relación más cordial luego de la crisis que se comenzó a subsanar con la salida de Francisco Orrego. Bruno (Baranda) agregó un ambiente muy distinto y comenzó a recomponer las relaciones no solo en el directorio, sino que también entre los trabajadores. Hoy tenemos una relación mucho más fluida, pero no sin diferencias que hace que podamos estar mejor preparados estos dos años que han sido tremendamente difíciles, pero lo que viene es más difícil" explicó.

Cifuentes -ex intendente de la Región de Coquimbo en el primer gobierno de Bachelet- en dos ocasiones ha estado a punto de ser electo diputado por el Distrito 7 que reúne a las comunas de La Serena Andacollo, La Higuera, Paihuano y Vicuña. En los comicios parlamentarios de 2001 y 2005, terminó segundo y no pudo ser electo diputado debido al sistema binominal. Por lo mismo, entre sus pares creen que podría volver a intentarlo en las elecciones de gobernador de 2021.

¿Es efectivo que usted renunció al directorio de TVN por medio de un mensaje interno y que busca ser candidato?

No sé de dónde salió esa filtración, que obviamente no reconozco. Esto forma parte de la discusión normal de un directorio, donde tenemos muchas coincidencias, pero también tenemos muchas diferencias y se expresan normalmente. No es más que eso. Yo dialogo con mis colegas permanentemente a través de un chat. Se podrían haber filtrado cosas más duras. Pero digamos, sigo siendo director, estoy cómodo y soy crítico también con las cosas y reconozco las gestiones cuando se avanza. Hemos avanzado, pero todavía nos falta mucho. Esa es mi posición.

¿Pero usted envió ese mensaje, diciendo "les comunico que..?

No, lo que dije es que si las cosas siguen así, es mejor dar un paso al costado. Pero no he mandado una renuncia. Primero, porque yo no renuncio a los directores, yo tengo que renunciar al Presidente de la República y jamás he mandado una carta ni nada por el estilo. Es más bien un comidillo.

¿Lo que dijo en el mensaje de WhatsApp, lo sostiene hasta el día de hoy?

Por supuesto, lo sostengo absolutamente. Creo que hay ánimos de cambio y me parecen importantes.

¿Son amplias las diferencias con lo que está haciendo hoy el canal?

No son grandes. Hay algunos temas en los que he tenido diferencias, pero creo que tenemos que ir un poco más rápido, tenemos que ser capaces de responder ahora que tenemos recursos. Tenemos que ser capaces de activar el canal y conquistar mayor apoyo ciudadano. Y lo segundo, que es más importante, es que tenemos que empezar a estudiar una nueva fuente de financiamiento, porque esto no nos da. En la medida que estas cosas avancen yo no tengo problemas.

¿Cómo TVN podría hacer mejor las cosas?

Por ejemplo, en cómo somos capaces de tener una producción local que elimine este tema famoso de los rostros y vaya a buscar mejor talento y más joven y más barato. Y crear una nueva televisión. Así como TVN hace 20 años atrás fue capaz de crear un elenco que se hizo famoso y que trabaja en muchos canales ahora, cómo no vamos a ser capaces de hacer una cosa como esa de nuevo con programación y creatividad.

¿No es contraproducente en términos económicos que el canal haga una producción dramática?

Hay que usar la imaginación. ¿Por qué tenemos que recurrir a actores conocidos?; ¿Por qué no acudimos a gente joven que está terminando la universidad y que está estudiando teatro? ¿O por qué no creamos un fondo para las propias productoras no solo las santiaguinas, sino que también las de regiones? Lo que he planteado en el fondo es que necesitamos un poco más de imaginación para salir de esta crisis. Esta no es una crisis fácil, porque la padece toda la industria y llega incluso a la de cable. Hoy casi un 80% de la publicidad se va a redes sociales y se la llevan dos o tres empresas que desgraciadamente son norteamericanas o multinacionales. Tenemos que adecuarnos y tenemos que ir más rápido. Eso nos lleva a veces a tener discusiones constructivas.

¿Cuál cree que debe ser el proyecto a futuro de TVN?

Soy un convencido que Chile tiene una necesidad de contar con un canal público. ¿Puede seguir autofinanciándose Televisión Nacional? Yo creo que no. Lo que tenemos que hacer es junto con hacer esfuerzos de racionalización, como lo estamos haciendo y con ser más creativo debemos también tener una discusión sobre el financiamiento de la televisión pública.

¿Es decir que el Estado siga financiando al canal?

Llevamos casi dos años y medio con financiamiento del Estado, pero lo hacemos a la chilena. Hasta ahora hemos tenido financiamiento del Estado, entonces, por qué no transparentamos las cosas y las hacemos bien. Allí hay un tema. Nosotros esperamos trabajar una propuesta que no signifique más impuesto o más gasto fiscal netamente. Hay países en los que hay experiencias de financiamiento, pero que sacan al canal público de la competencia y del rating, porque claramente si queremos mejorar en calidad y contenido, vamos a bajar en el rating y, por ende, en publicidad y por lo tanto también mantenemos esta crisis. Esta crisis tiene varias formas de salida, una de ellas es discutir el financiamiento.

¿Cómo este canal anteriormente tuvo utilidades?

Hace cinco o seis años la industria de la publicidad ha estado en torno a los $600 mil millones y la televisión abierta se quedaba con la mitad. El año pasado ese monto cayó de manera dramática a solo $180 mil millones. Y ha bajado a la mitad y la gente se ha volcado a las redes sociales. La gente está leyendo menos diarios y viendo menos televisión abierta. Las alternativas que hoy hay son muy superiores a las que había hace seis u ocho años atrás. ¿Por qué la BBC sigue en este modelo de televisión? Porque se financia con impuestos y hacen programas de calidad en todo el mundo. Su objetivo no es el rating, es lograr programación de calidad. Chile es el único país que tiene una televisión pública que se autofinancia.

A fin de cuentas, esto pareciera ser una discusión ideológica sobre el futuro de TVN.

Pero si recuerda que cuando se aprobó la segunda ley con el retorno de la democracia, lo que nosotros planteamos es que hubiese un financiamiento público de la televisión y que dichos fondos salieran de los otros canales. El objetivo era alejar a TVN de la competencia del rating. Esa ley no la aprobaron en el Senado ni en la Cámara de Diputados, porque no contábamos con mayoría. La última ley que se aprobó y que modificó la estructura societaria del canal, tampoco abordó el financiamiento. Vamos a tener que proponer métodos creativos y no solo meterle la mano al fisco. Tenemos que ser más eficaces, por ejemplo, crear una corporación en donde puede haber aportes con descuento por la ley de cultura. Hay muchas alternativas. Están los recursos del Consejo Nacional de Televisión.

¿Incluso vender el edificio corporativo?

Hoy se ocupa solo la mitad del edificio y no tiene sentido tenerlo. Vender la mitad o arrendar la mitad. Estamos haciendo gestión de inventario también.

¿Cuándo saldrá a flote TVN con todas las medidas que han impulsado?

Nosotros veníamos trabajando en una estrategia que nos estaba dando resultado, porque internamente hay que mejorar la gestión y se han dado pasos significativos en esa materia. Llegamos a mejorar los ingresos en marzo de este año y se nos viene la pandemia y de nuevo vamos a entrar en problemas, como los tendrá el país por lo demás. Pero no tenemos una estimación precisa, lo que sí tenemos claro son las acciones que debemos llevar a cabo y en la medida que esas más rápidamente se implementen y conectemos mejor con las audiencias con este esquema de financiamiento, vamos a salir antes. Pero no creo que vamos a salir mientras no tengamos una discusión sobre el financiamiento. Con los números actuales TVN requiere de un ajuste de financiamiento para los próximos años.

Comenta