La ANFP incendia la historia: le quita a Esteban Paredes el gol 216 por el que lo premió

El 5 de octubre, en el Superclásico ante Universidad de Chile, el goleador de Colo Colo alcanzó su 216º gol. Con ese tanto superaba a Francisco 'Chamaco' Valdés. En Quilín lo homenajearon incluso. Hoy, sin embargo, dicen que uno de esos goles no fue válido para los registros.




El 5 de octubre, Esteban Paredes vivió una jornada mágica. Colo Colo doblegaba a Universidad de Chile en el estadio Monumental y el capitán del Cacique anotaba su 216º gol en Primera División. Con ese tanto, superaba el registro de Francisco Valdés. Macul estalló, al goleador lo abrazaron sus hijos y, al día siguiente, el triunfo del equipo de Mario Salas pasó casi a segundo plano en función de la hazaña del delantero formado en Santiago Morning. Nadie dudaba de que el Tanque había batido el registro de Chamaco, con quien llegaba igualado al duelo frente a los azules.

Incluso la ANFP se plegó a la celebración. Cuatro días después, Paredes fue recibido en la sede del fútbol chileno por el presidente, Sebastián Moreno. El homenaje incluyó la entrega de un trofeo para el delantero, con un mural a su espalda con el inequívoco número 216, y, lo más gráfico y muy de estilo hollywoodense, una estrella con su nombre y la fecha en que había alcanzado el registro que lo inmortalizaba, pasaba a ser parte perenne de la escenografía del lugar. “Máximo goleador histórico - Primera División fútbol chileno. 5 de octubre de 2019″, consigna la placa. Hoy, sin embargo, en Quilín retroceden y le quitan al delantero albo una de las conquistas que contribuyeron a la marca. Y, por ende, lo vuelven a igualar con el histórico volante.

El gol que ya no es

El gol en cuestión es el que Paredes le convirtió a Cobresal el 30 de enero de 2011. Ese partido terminó empatado 2-2. Sin embargo, la presencia irregular del volante Joan Muñoz en el Cacique determinó que en la secretaría el resultado variara. El triunfo administrativo favoreció al equipo de la Tercera Región por 0-3. Hoy, más de nueve años después, Rodrigo Robles, gerente de ligas de la ANFP, dictamina que ese gol no se le puede computar al 7 del Cacique. “Sí tenemos registros históricos, particularmente de los Torneos Nacionales de Primera División. Esteban Paredes tiene 215 goles y, por ahora, comparte el récord con ‘Chamaco’ Valdés”, explica al sitio As. “Nuestro criterio se rige en virtud de la información oficial del partido, es decir, de la planilla del juego y esta consigna un 3-0 a favor de Cobresal. Sabemos que es complicado no considerar un gol para un goleador sobretodo de la calidad de Paredes. Sin embargo, hay que ceñirse al reglamento, lo que en ningún caso le resta méritos a Esteban”, establece.

Lo concreto es que el organismo se mete en un lío. ¿Va a pedir de vuelta el trofeo que le entregó al jugador? ¿Lo sacará del paseo de la fama que inauguró Moreno con Paredes por el gol 216? No está claro. El primer intento de aclaración surgido en el edificio del fútbol chileno es que el capitán del Cacique “es el goleador histórico del fútbol chileno”, con lo que se intenta validar el reconocimiento que recibió. Eso a nivel extraoficial, pues durante toda la mañana se estuvo afinando una respuesta formal que, finalmente, no se produjo.

La discordia

Luis Navarrete, estadístico de La Tercera, postula que Paredes tiene 216 goles, una convención que alcanzó con sus pares, con quienes se reúne habitualmente para discutir diversas materias relacionadas con el registro. “Siempre hubo dudas sobre si sumárselo o no. Al final, los estadísticos unificamos criterios y los goles que se produjeron en la cancha se les agregaron a la hoja de vida de los jugadores. El partido no se anula, lo que se anula es el resultado. Mi argumento es que cuando un equipo gana 3-0 por secretaría se convalida ese resultado siempre que el resultado en cancha no haya sido similar o superior. Si se anulara el partido, las tarjetas también quedarían anuladas”, plantea Don Dato. Y añade otra consideración: “hubo muchos partidos que terminaron con resultados distintos a los de cancha. Entonces, habría que ponerse a borrar más goles”.

Tampoco está claro el criterio que aplica Robles para despojar a Paredes del récord que se le reconoció con tanta pompa. Desde el punto de vista reglamentario, el numeral 2 del artículo 80 de las bases del Campeonato es lo que más claridad puede aportar. “Si por cualquier causa disputare un partido un jugador no inscrito en la planilla de juego, el club que lo hiciere jugar perderá los puntos que hubiere obtenido, entendiéndose que perdió el partido y otorgándose los tres puntos correspondientes al ganador al equipo rival, el que se tendrá por ganador por un marcador de 3x0, salvo que dicho equipo rival hubiera obtenido el triunfo en el tiempo disputado por una diferencia mayor, caso en el cual el resultado obtenido se mantendrá”, consigna la norma.

Comenta