La batalla de los cuadernos: Pugna por la centenaria empresa Torre divide a sus socios y pone en jaque su futuro

En enero de este año, Inversiones Santa Dina S.A. -accionista minoritaria de Empresas Torre dedicada a la venta de cuadernos, agendas y accesorios de oficina- acusó haber sido despojada del control de la sociedad mediante una serie de "actos fraudulentos". Culpó directamente a sus socios: Inversiones Salvador S.A. e Inversiones La Viña S.A. Frente a la arremetida de la socia minoritaria, la firma -a través de su abogado, Fernando Rabat- presentó un escrito el 15 de marzo de 2021, desmintiendo las acusaciones.




En el año 1888, en la ciudad de Valparaíso, comenzó sus operaciones Empresas Torre. 133 años después la compañía que elabora cuadernos, útiles escolares y de oficina vive su momento más complejo. No solo por la fuerte caída en sus ventas en 2020 debido a la suspensión de las clases escolares y universitarias presenciales a raíz de la pandemia del Covid-19, sino que por la arremetida que emprendió una de sus accionistas que busca la disolución de la sociedad.

El 1 de enero de 2021, la accionista minoritaria de Empresas Torre S.A, Inversiones Santa Dina S.A. (20.69%), representada por Dina Manubens (84) presentó en el 18º Juzgado Civil de Santiago una medida prejudicial para ordenar la exhibición de todas las actas correspondientes a las sesiones de directorio celebradas desde enero de 2016 y hasta diciembre de 2020. Se trata de un conflicto en dos frentes, porque en paralelo en el 14ºJuzgado Civil de Santiago la accionista solicitó previo a pedir dichos documentos -el 25 de junio de 2020-, la designación de un árbitro a raíz de las diferencias con sus socios.

Dina Manubens es esposa de Harald Mex Luetjen (90), quien conformara junto a otras dos familias (Stahr y Schauenburg) la fundación de Empresas Torre. Su arremetida va dirigida en contra de la sociedad Inversiones Salvador S.A. e Inversiones La Viña S.A. la cual mantiene el control de Torre con 79.31% de las acciones. Ambas sociedades son representadas por Christian Mex Remmele, -sobrino de la accionista minoritaria- y actual gerente general y director de la misma.

Entre las marcas que opera Empresas Torre están: Auca, Torre y Colón. Esta última en febrero de 2020 estuvo en medio de una polémica, luego que tiendas de retail retiraran sus cuadernos con portadas de grafitis tras cuestionamientos en redes sociales.

En su presentación de enero de este año, Inversiones Santa Dina S.A. acusó haber sido despojada del control de Empresas Torre a través de una serie de “actos fraudulentos”, culpando directamente a sus socios: Inversiones Salvador S.A. e Inversiones La Viña S.A. “Se trata de un conjunto de actuaciones ilegales, de parte del controlador de Empresas Torre, de su gerente general (Christian Mex) y de sus directores, que hacen insostenible que la compañía siga funcionando, y que habilitan a Santa Dina para reclamar la disolución de la misma”, consignó en el documento.

“Hacemos presente que la demanda de disolución es sin perjuicio de las acciones indemnizatorias que mi representada interpondrá tanto en contra de Empresas Torre, como personalmente en contra de su gerente general y también director Christián Mex Remmele, así como de sus directores o ex directores”, consignó el escrito presentado por los abogados Raimundo Labarca y Alejandro Parodi.

En su reporte anual de 2020, Empresas Torre detalló que cuenta con un directorio presidido por Luis Felipe Hübner al que se suman: Carlos Cáceres; Ernesto Mex; Astrid Hardessen y Christian Mex.

Uno de los motivos con que justificó Inversiones Santa Dina la disolución de Empresas Torre, dice relación con la “instrumentalización de los órganos sociales, los cuales, en vez de actuar guiados por el interés social, se han prestado para servir los intereses del controlador, incurriendo en graves ilegalidades que han causado ingentes perjuicios a mi representada, y que han expuesto a la compañía a delicadas contingencias”.

El pasado 14 de mayo se llevó a cabo la audiencia decretada, vía telemática a través de la plataforma Zoom, para determinar el nombre del árbitro que deberá zanjar las diferencias al interior de la centenaria empresa. No hubo acuerdo y finalmente la discusión quedó pospuesta para una nueva reunión, cuya fecha aún no ha sido determinada por el 14º Juzgado Civil de Santiago.

“Pegarle un manotazo a la caja”

En la misma presentación, Inversiones Santa Dina acusó al gerente general de Empresas Torre y parte de su directorio de efectuar un “fraude grosero para arrebatarle espuriamente el control de la compañía”. Es más, dijo que “a espaldas de mi representada, dichos personeros actuando en distintas calidades, sentados en distintas sillas y usando distintos sombreros, merced a actuaciones a todas luces reñidas con el ordenamiento jurídico, posibilitaron que la sociedad Inversiones Salvador S.A. -ligada a la familia Mex Remmele- adquiriera, de parte de los restantes miembros del pacto -Berlín y HGF- la totalidad de las acciones que éstos tenían en Empresas Torre, en abierta infracción a las prohibiciones de gravar y enajenar que se habían acordado y que estaban registradas en la compañía”.

En la medida prejudicial, aseguró que los representantes, dueños, abogados y asesores de ambas sociedades aprovecharon que también eran directores de Empresas Torre y aprobaron un millonario dividendo provisorio -sin precedentes en la historia de la compañía-, con cargo a utilidades que jamás existieron y que se pagaron con cargo a endeudamiento. “Es lo que se llama pegarle un manotazo a la caja. O sea, en vez de utilizar recursos propios para hacer la compra, los accionistas se hicieron de dichos recursos con supuestos dividendos de la sociedad, que no se pagaron con utilidades, sino con deuda”, añadió.

Cabe consignar que este dividendo provisorio “fantasma” -según el mismo documento- se aprobó en el directorio del 17 de enero de 2018, y una semana después, se materializó compra de las acciones de Berlín por parte de Inversiones Salvador.

“Rechazo los destemplados términos utilizados”

Frente a la arremetida de la accionista minoritaria, Empresas Torre S.A. a través de su abogado, Fernando Rabat, presentó un escrito el 15 de marzo de 2021, desmintiendo las acusaciones.

“Por expreso encargo del gerente general de la compañía, rechazo los destemplados términos utilizados al redactar la medida prejudicial, no solo porque ellos no son efectivos sino porque la administración de Empresas Torre S.A., tanto su directorio como la alta gerencia, en todo momento ha cumplido con la legislación vigente, velando por el bienestar de la Compañía”, señaló en su escrito.

“Desmiento en forma terminante la existencia de cualquier hecho fraudulento, como los malamente relatados por la solicitante”, sostuvo el escrito de Empresas Torre.

Para Empresas Torre, la petición planteada por Inversiones Santa Dina es “completamente inoficiosa”, ya que los documentos solicitados están en poder de la accionista, por lo cual la gestión viene a ser -a su juicio- un “desgaste innecesario de la jurisdicción, y carece de sentido práctico”.

En este escrito que viene a ser una contestación a la petición de las actas de directorio, la empresa sostuvo que el 2 de abril se le remitió copia de los documentos a Inversiones Santa Dina y luego ellos fueron nuevamente puestos a su disposición, por intermedio de su abogado, Felipe Garcés, en el domicilio social, el día 23 de septiembre de 2020.

Consultadas las partes, declinaron efectuar comentarios sobre este artículo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.