La droga de Boko Haram: PDI solicita inclusión de Tramadol al listado de sustancias ilícitas

Incautación de éxtasis.

Incautación de éxtasis.

De ser aprobada la recomendación por la Mesa de Sustancias Piscoactivas, el analgésico podrá seguir siendo comercializado solo bajo receta médica.




En la decena de atentados que el Estado Islámico africano, conocido como Boko Haram, además de las armas y la violencia hay un tercer elemento común, el consumo de Tramadol. El analgésico opiaceo, con uso farmacéutico para aliviar dolores moderados a intensos, se convirtió en el aliado de guerra para el grupo extremista.

"Lo consumen para combatir el pánico del combate", dice el comisario Nelson Parada Valenzuela, del Departamento de Investigación de Sustancias Químicas Controladas (Disuq) de la PDI.

Según cifras de la policía civil, entre 2017 y 2018 hubo un crecimiento mundial de incautación de Tramadol de 573 millones de unidades, alcanzando durante el año las 858 millones dosis. Los principales países consumidores son Egipto, Nigeria, India, Irlanda y Croacia.

Hasta el momento, en África y Europa están los principales consumidores de Tramadol de forma ilícita. Sin embargo, ya se encendieron las alarmas en Chile. Un procedimiento de incautación de éxtasis en Valparaíso reveló que uno de estos comprimidos contenía Tramadol, algo que llamó la atención de los efectivos de la PDI.

Esta situación, impulsó un oficio desde la policía al Ministerio del Interior, con el objetivo de incorporar este medicamento al reglamento de la Ley 20.000 de Drogas. "Se solicitó que la Mesa Nacional de Nuevas Sustancias Psicoactivas tenga presente a la sustancia Tramadol para estudiar su inclusión al decreto supremo 867, reglamento que establece las sustancias consideradas drogas en nuestro país", indica el oficio enviado por la Jefatura Nacional Antinarcóticos (Jenanco) de la PDI a Interior.

De acuerdo a Parada, esta petición no significa la prohibición de comercialización del analgésico, pero sí propicia el control en la venta clandestina. Además, no sería el primer medicamento incluido en la norma, dado que Clonazepam y Alprazolam ya son partes del reglamento.

Según el comisario, los riesgos del consumo de este medicamento, principalmente al ser mezclado con éxtasis, se debe a que quienes consumen estas drogas desconocen los químicos que poseen las pastillas. "Puede producir algún tipo de sobredosis. Además, la gente busca éxtasis, y Tramadol no provoca eso, sino somnolencia y alteraciones cardiovasculares".

La petición de la PDI será discutida en la reunión semestral de la Mesa Nacional de Nuevas Sustancias, desde donde se evaluará y, de ser aprobada por el resto de integrantes, se remitirá un informe a Presidencia para que apruebe la incorporación al reglamento.

Comenta