La hora de Boric en el acuerdo constitucional: las conversaciones del Presidente y las presiones para que ordene a Apruebo Dignidad

Con la mesa negociadora entrampada en cuatro propuestas sobre mecanismo y frenéticas tratativas en privado, los dirigentes de los partidos buscan una intervención pública del Mandatario para sellar un pacto. Dado que el Socialismo Democrático apoya una composición mixta y Chile Vamos también lo haría, desde el primer bloque comentan que el Jefe de Estado -quien ha estado hablando con varios personeros en los últimos días- debe dar una señal en esa línea para que así quienes aún no ceden, den el paso y abandonen la idea de una instancia redactora 100% electa. En medio de los diálogos, además, surgió una nueva alternativa: que el órgano redactor esté integrado por 70 personas elegidas y 30 expertos designados.


La llave la tiene el Presidente Gabriel Boric. En él, dicen algunos en el Socialismo Democrático, está la clave para destrabar el acuerdo constitucional y evitar que el tema fracase y termine, una vez más, guardado en un cajón hasta que el problema constitucional explote otra vez. Y la solución que creen más viable es que todo decante en un órgano mixto, aunque algunos no pierden las esperanzas de que termine en una instancia 100% designada.

El problema, dicen los dirigentes de esa coalición, es que en Apruebo Dignidad la mayoría sigue firme en no soltar la idea de un órgano redactor 100% electo. A medida que han avanzado las negociaciones, esa intransigencia se ha transformado en la piedra de tope del acuerdo. En esa coalición el único que ha mostrado apertura es el timonel de RD, Juan Ignacio Latorre. El resto de sus socios del bloque han mantenido silencio. El más reticente a ceder es el presidente de Convergencia Social, Diego Ibáñez.

En este escenario, los negociadores de Socialismo Democrático apuntan su mirada directamente al Jefe de Estado. Son varios los que en ese sector, en privado, comentan que llegó el momento de que el Mandatario ordene el asunto. La urgencia, dicen, es que las negociaciones por el acuerdo constituyente están a un paso de llegar a un punto muerto. Ese es el escenario que todos quieren evitar.

“Para que sea compatible el sentido de urgencia que el Presidente le ha puesto para llegar a un acuerdo constituyente, creo que estamos en las horas decisivas para que el propio Mandatario dé una señal concreta de que es posible que sus dos coaliciones coincidan en que es posible flexibilizar la posición de tener un órgano 100% electo a tener un órgano de composición mixta. Eso ayudaría a destrabar y dar respaldo a ese sentido de urgencia”, manifestó el senador Juan Luis Castro (PS).

Su par del PPD, Jaime Quintana, en tanto, manifestó que “el gobierno en esta etapa ha sido prescindente y eso está bien. Sin embargo, ante la imposibilidad del Congreso y los partidos de ponerse de acuerdo, parece oportuno empujar una salida también desde el Ejecutivo”.

“Obviamente, al Presidente le importa la continuidad del proceso constituyente, lo dijo antes del plebiscito. Sin embargo ha dejado esa discusión acá en el Congreso, también le ha pedido a la ministra Segpres que acompañe el proceso de conversaciones. Obviamente nosotros, como presidentes de partido, sí escuchamos su opinión, sin embargo, eso será un elemento más para la conversación con la derecha”, sostuvo el senador Latorre respecto de una posible intervención de Boric.

En el Socialismo Democrático comentan en privado que ellos no darán el paso, porque saben que cuando lo hagan, será Apruebo Dignidad el que les recrimine haber cedido. Por eso, la mayoría de los negociadores están convencidos de que la llave la tienen Boric y Apruebo Dignidad. La mejor señal, dicen, podría ser que en público -cuando sea consultado por el tema- el Jefe de Estado tome posición a favor del órgano mixto. En su defecto, podría tomar un camino similar al de la ministra Segpres, Ana Lya Uriarte.

En una entrevista con La Tercera, Uriarte fue muy clara en que el gobierno apoyará cualquier decisión que tomen sus partidos. Fue consultada una y otra vez sobre el tema y ella no cambió su posición. “Lo que quiero decir es que si las fuerzas políticas en medio de su conversación política toman decisiones que habiliten el proceso constituyente, nosotros como gobierno que hemos estado acompañando este proceso, seguiremos acompañando el proceso hasta su total conclusión”, dijo la ministra.

En esa línea, algunos dirigentes que están en las tratativas apuntan a que el Mandatario daría esa señal en las próximas horas, pero no necesariamente de manera pública, sino que podría hacer un llamado por interno o pedirle al comité político que convoque a alguna cita. Además, recalcan que para avanzar en ese sentido no solo quiere tener alineada a su coalición, sino que también que Chile Vamos les asegure que estarán los votos y el apoyo para un órgano mixto.

Hasta ahora, los partidos tienen cuatro propuestas oficiales de mecanismo sobre la mesa: órgano de 99 electos (oficialismo y la DC), instancia redactora de 50 personas electas como el Senado (Chile Vamos), órgano de 60 integrantes electos (Demócratas) y una instancia redactora de expertos designados por el Congreso (Amarillos).

Han pasado casi dos semanas desde que las cuatro alternativas se sinceraron, pero los negociadores no han cedido en nada públicamente de manera institucional, solo ha habido parlamentarios oficialistas que se han descolgado y abierto a la opción de un órgano mixto. Así, de manera soterrada han seguido de manera frenética las tratativas para lograr que se cierre un pacto esta semana o a más tardar la próxima.

Macaya este martes, en entrevista con radio Duna, dijo que “sigo teniendo esperanza que de que este tema lo vamos a cerrar de buena manera. Yo creo que esta semana es clave para cerrar este tema. Espero que sea esta o, máximo, la próxima semana”.

La fórmula 70/30

Dada la situación actual es que la mayoría de los negociadores cree que el órgano mixto es la única llave para destrabar el acuerdo. Por lo mismo, lo que haga el Presidente Boric -quien en su última intervención en la materia se inclinó por un órgano electo, sin mencionar explícitamente que fuera 100% con esa fórmula- es gravitante, según reconocen, incluso en Chile Vamos, donde han emplazado, en otras ocasiones, a que La Moneda no intervenga y se mantenga al margen.

Entre los negociadores del acuerdo hay una alternativa de composición mixta que ha ido tomando terreno y es la que han estado conversando en las últimas horas: que tenga 70 representantes electos y 30 expertos elegidos por el Congreso. La opción cuenta con respaldo en sectores del oficialismo y la oposición, sin embargo, aún es preliminar y falta ver detalles. Uno de esos es tantear si hay más apoyos para que los expertos sean designados por el Congreso o si esos expertos son votados también en las urnas. Esto último derivaría en fórmulas que van desde dos papeletas -una con expertos y otra con los otros candidatos- o la eventualidad de que vayan todos juntos en listas cerradas.

El timonel de RD se abrió a esta opción de fórmula mixta. “Esas pueden ser fórmulas interesantes a conversar. El punto es que tenga el consenso. Mi opción, en definitiva, va a ser una decisión colectiva que tomemos como oficialismo más la DC (…) Esas fórmulas son perfectamente legítimas, viables, pueden ser interesantes, pero tienen que ser parte de un consenso como bloque oficialista más la DC y esa va a ser mi opción”, dijo Latorre.

En paralelo a las conversaciones para que decante en un órgano mixto, según algunas versiones, el presidente de la UDI, Javier Macaya, sigue abierto a otras opciones.

El Mandatario, en todo caso, ya está moviendo sus fichas. Ha conversado (por Signal o por teléfono) con varios dirigentes -del oficialismo y la oposición- que están sentados en la mesa negociadora. Así, ha hablado con Latorre, Macaya, con la timonel del PPD, Natalia Piergentili, entre otros.

Con ellos, según quienes han sabido de los contactos, el Jefe de Estado se ha dedicado principalmente a escuchar las distintas opiniones con miras a intentar encauzar el debate. Varios de ellos les han transmitido su inquietud por cómo están las tratativas. En el Socialismo Democrático el mensaje ha sido que ordene a su coalición de base: Apruebo Dignidad. Lo mismo ha pedido Chile Vamos.

A La Moneda, en todo caso, le interesa que el acuerdo sea exitoso y que Boric termine su mandato firmando la nueva Constitución de Chile. Por lo mismo, agregan las mismas fuentes, Boric no puede esquivar el rol que tiene como jefe de la alianza de gobierno.

Estrategia de Chile Vamos

Lo han conversado en privado y ya han dado algunas luces en público. Chile Vamos busca desplegar una estrategia comunicacional para emplazar al oficialismo a fijar una postura y acusarlos de querer dilatar el acuerdo constitucional. Un mensaje que también se lo han hecho saber al gobierno.

En RN, por ejemplo, le han transmitido a la ministra Uriarte que no están dispuestos a seguir postergando este tema. En el sector creen que ahora tienen la llave de cerrar un pacto que más les acomode y deje feliz a sus bases. Por eso, se molestaron con la postura de Ibáñez y el Frente Amplio (FA) de querer aplazar las elecciones -en un inicio pensadas para fines de marzo- hasta octubre o septiembre, en caso de que se opte por un órgano 100% electo. Esto, porque creen que eso es un diseño de esa coalición para esperar que la situación del país “mejore” y que los termine favoreciendo.

En esa línea, RN, por ejemplo, advirtió al Ejecutivo que si quieren seguir aplazando zanjar un acuerdo, ellos podrían hacer lo mismo con la reforma previsional. También pidieron saber si la movida de Ibáñez para aplazar los comicios representa o no la opinión del Presidente.

Por lo mismo, en la UDI también le han hecho saber a La Moneda su descontento con la idea propuesta por Ibáñez. Esto, porque, a su juicio, no hay margen para que el plebiscito de salida quede cerca de los comicios municipales.

La respuesta del oficialismo, según les han reconocido a dirigentes de derecha, es que Apruebo Dignidad está complicado. No les convence ir tan pronto a un órgano 100% electo por el riesgo de darle una nueva derrota electoral al gobierno, pero tampoco les gusta que sea un órgano 100% designado, porque consideran que el proceso pierde legitimidad democrática. Además, las bases más duras del FA y del PC están presionando para no entregar lo que, para ellos, es el núcleo del acuerdo.

La pelota, dicen en Chile Vamos, la tiene el Presidente. Mientras él no haga lo suyo, ellos seguirán presionando para evitar que les endosen a ellos no querer pactar un acuerdo constitucional.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.