La presión de organizaciones feministas sobre la ministra Orellana por el quinto retiro

(Photo by JAVIER TORRES / AFP)

Diversos colectivos de madres solteras están exigiendo al gobierno una apertura a la medida para exigir el pago de las deudas por pensiones de alimento. En redes sociales enarbolan las banderas por un quinto retiro, mientras cuestionan el cambio en el discurso en la materia de las autoridades actuales. En La Moneda creen que un sector del oficialismo está coordinando estas acciones.




Ayer, tras el anuncio de las medidas económicas que el gobierno impulsará durante los próximos meses, el celular de la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Antonia Orellana, no dejó de recibir notificaciones. Voceras y organizaciones de madres feministas, con quienes Orellana ha establecido diversos lazos, ahora se extrañaban por su postura -y la del gobierno- que una vez más manifestó su oposición a un nuevo retiro de fondos de ahorros previsionales.

Respondió a algunos mensajes privados, pero para manifestar su postura públicamente, utilizó sus redes sociales. “Es cierto que retiros visibilizaron volumen de ‘papitos corazón’, pero 5º retiro no lo soluciona. Estamos trabajando para reforzar el proyecto de Ley de Violencia Integral, y en implementar el Registro de Deudores. Cuatro de cada 10 mujeres ya no tienen fondos y al ser jefas de hogar, la inflación nos empobrece más”, tuiteó.

El anuncio que el Presidente Gabriel Boric realizó ayer en Maipú, junto al ministro de Hacienda, Mario Marcel, comprometiendo US$ 3.700 millones en una serie de medidas económicas para enfrentar la crisis económica, llamado Chile Apoya, busca anular en parte la discusión que desde la otra semana se librará en el Congreso, donde diversos parlamentarios, varios de su propia coalición, están abogando por un nuevo retiro del 10% de fondos de las AFP.

“Tenía ilusión, pero veo que seguiremos conviviendo con la violencia económica y estatal. Se nos sigue invisibilizando”, aseguró en un video la concejala de Santiago, Virginia Palma (PC), dirigente de la ONG Acción Mujer y Madre, que ha expuesto e ingresado artículos frente a los proyectos de ley por retiros de fondos de pensiones.

Y continuó: “Las mujeres madres, jefas de hogar, trabajadoras, con hijos e hijas mayores de cuatro años, también tenemos una gran carga, más si se adeuda Pensión De Alimentos. La crisis tiene cara de mujer, tiene rostros de niños, niñas y adolescentes y también de abandono paternal”.

A la complicada situación interna del gobierno -que no logra ordenar a sus huestes en el Congreso-, se le sumó entonces la presión de diversas organizaciones de madres, quienes mediante redes sociales, mensajes directos a la ministra Orellana y citaciones por lobby buscan que dé el brazo a torcer. Entre sus argumentos está que Boric definió que su administración es “feminista”. Varias organizaciones han solicitado reuniones por el asunto, aunque solo una lo hizo de manera formal, el colectivo Resistencia Materna, que se reunió el martes con su jefa de gabinete, Javiera Cabello.

“Hemos querido reunirnos con la ministra, para presentarle nuestras inquietudes y postura, pero nos delegó con su jefa de gabinete”, cuenta Patricia Marambio, presidenta del colectivo. La medida tiene dividido al oficialismo, que ha visto como algunos de sus parlamentarios, principalmente los comunistas, están abriéndose a la posibilidad de apoyar un quinto retiro. Precisamente desde La Moneda presumen que es un sector del Partido Comunista el que está impulsando esta medida.

“Ninguna de las medidas que acaba de informar el Presidente Gabriel Boric Font aborda esta materia, de la cual tanto se alardeó durante la campaña. La pandemia develó una terrible realidad, se rasgaron vestiduras por el tema, más aún porque había un candidato deudor de alimentos”, critica Palma, quien envió incluso una indicación al Proyecto de Ley que el lunes se discutirá en la Comisión de Constitución de la Cámara Baja, presidida por la también comunista Karol Cariola.

“En el caso de tener el solicitante deudas originadas por obligaciones alimentarias, el juez de familia competente que conozca de la demanda de alimentos autorizará de oficio al alimentario, o a petición de éste (…) a subrogarse en los derechos del alimentante moroso para realizar la solicitud de retiro de fondos previsionales acumulados en su cuenta de capitalización individual de cotizaciones obligatorias (…) hasta por la totalidad de la deuda, incluidos reajustes, multas e intereses”, pide en la indicación, que envió a la diputada Pamela Jiles y Marisela Santibáñez (PC).

La defensa de Orellana

La ministra Orellana destaca lo que se viene trabajando hasta ahora: “Estamos implementando el Registro Nacional de Deudores de Pensión Alimenticia que la misma Cámara de Diputadas y Diputados aprobó. Sabemos que este es un problema muy grande para muchas mujeres y no hacemos oídos sordos, pero también conocemos que la mayoría de las deudas de pensión en Chile no están judicializadas”.

Y frente a los cuestionamientos por su oposición al quinto retiro, advierte que “debemos considerar que una potencial retención depende de que el deudor tenga fondos para retirar y hoy ese universo es muy pequeño”.

La jefa de cartera llama a un apoyo del Parlamento para, esta vez, rechazar la medida: “Nuestro llamado es sobre todo a las diputadas mujeres, que consideren cómo esto va a afectar a las jefas de hogar. Mientras aumente la inflación, las medidas que estamos trabajando, todo lo que podamos hacer para apoyarlas se empieza a hacer escaso y en lo concreto esto se traduce en menor poder adquisitivo, porque el mismo sueldo alcanza para comprar menos bienes”.

Además, desde el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género aseguran que estar preparando una propuesta legislativa que buscará proponer un sistema de retención de los deudores de pensión de alimentos.

Todas estas medidas son valoradas por las agrupaciones, sin embargo, argumentan que en la práctica son insuficientes. “La ministra no logra ver el verdadero problema de las madres. Los retiros fueron la única forma de cobrar esas deudas, porque el Registro de Deudores se va a comenzar a aplicar para final de año. El descontento de mi organización es enorme, nos sentimos decepcionadas. Pensamos que este gobierno iba a ser del pueblo y las organizaciones, pero se está viendo que no será así”, reclama Patricia Marambio, presidenta del colectivo Resistencia Materna, que agrupa a más de 13.000 mujeres.

Además, explica que por cómo están planteados los beneficios propuestos ayer, en muchos casos no se podrán recibir: “Mis hijos son más grandes, así que no me corresponderá tener el Subsidio Protege. Además, las medidas buscan apoyar a las mujeres que trabajan formalmente, pero muchas de nosotras lo hacen de manera informal, por lo que nos vemos muy desprotegidas”.

Pero no todas las agrupaciones están a favor de los retiros. Francisca Millán, abogada del estudio AML Defensa de Mujeres, plantea su visión frente al problema. “Es muy complejo supeditar el cumplimiento del pago de una deuda alimenticia a un elemento que depende de un tercero, que es el que tiene los fondos. Esto implica una carga adicional a los esfuerzos que han hecho las mujeres, en un sistema que ha sido sumamente burocrático, independiente de los esfuerzos que el Poder Judicial ha hecho. Creo que esta no es una solución inmediata”.

De acuerdo a cifras de la Superintendencia de Pensiones, según el registro hasta el 14 de enero, durante el primer retiro se recibieron 11.107.980 solicitudes aceptadas, de ellas, el 98,6% se pagó, desembolsando US$ 18.960 millones. En el segundo, se contabilizaron 9.308.314 solicitudes exitosas, pagando US$ 16.131 millones. Y en el último, se recibieron 7.891.849, de las que se han pagado, en total, US$ 13.902 millones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.