Así vivió Piñera sus últimas horas en La Moneda

El retiro de sus pertenencias de su oficina en Palacio, múltiples fotografías con funcionarios y palabras de despedida fueron la dinámica de su jornada final como Mandatario, en la que se vio emocionado. Ya fuera de la Presidencia, Piñera participó durante la tarde de un encuentro con sus exministros en Casablanca y hoy viajará con su familia a Torres del Paine para retornar en unos días a Santiago. El expresidente busca enfocarse, entre otras cosas, en reimpulsar algunas de sus fundaciones.




A través de una pantalla que se dispuso en una de las dependencias de la casa en Casablanca, Región de Valparaíso, del ahora exbiministro Juan Carlos Jobet, se comenzó a proyectar un video con historias contadas por el que fue el gabinete de Sebastián Piñera.

El lugar fue el destino que escogió Piñera y su exequipo ministerial para sostener ayer un almuerzo de camaradería una vez que concluyó la ceremonia en el Congreso en Valparaíso, donde entregó la banda presidencial al nuevo Mandatario, Gabriel Boric, concluyendo así su segunda administración.

El registro audiovisual lo hizo la entonces Presidencia de Piñera, quien se encargó en los días previos de recoger anécdotas de los ahora exsecretarios de Estado y asesores de gobierno.

Que Piñera golpeaba la puerta del baño preguntando cuánto le faltaba para salir fue una de las historias que contó el exjefe del Segundo Piso, Cristián Larroulet, en el video; el momento cuando le confidenció a Piñera que existía un chat de ministros en el que no participaba él fue una de las anécdotas que escogió el extitular de la Segpres Juan José Ossa; mientras que el exministro del Interior Rodrigo Delgado contó la historia de una fotografía en la que aparece Piñera, y que estaba ubicada en su entonces oficina en La Moneda.

Así, el ambiente fue distendido, según presentes. Piñera, como todo el día de ayer, se mostró emocionado y aprovechó de entregar unas breves palabras a los que fueron sus secretarios de Estado. “Muchas gracias”, repitió en más de una oportunidad, mientras que la ahora exprimera dama Cecilia Morel confidenció delante de los presentes que hace mucho tiempo que no veía a Piñera tan emocionado.

Después compartieron un asado y el expresidente les entregó a los exministros y exsubsecretarios una medalla con el Palacio de La Moneda. A los exsecretarios de Estado, además, les regaló un álbum con fotos en las que él aparecía con ellos.

El encuentro, según presentes, duró hasta pasadas las 16.00 y luego cada uno emprendió rumbo a sus casas.

Las horas previas

Fue durante la mañana de ayer que el expresidente terminó de sacar algunas carpetas que quedaban en su oficina en La Moneda.

El retiro de sus pertenencias -al igual que las de su equipo de asesores- lo había iniciado a principios de la semana, llevándose la mayoría de sus cosas -lo que incluía retirar su enorme cantidad de papeles y fotografías- entre el miércoles y jueves.

En esa labor ocupó Piñera parte de sus últimas horas en Palacio. Ayer, su segundo mandato concluyó con las actividades oficiales finales con las que dio paso a Boric, su sucesor.

El ahora exmandatario salió durante la mañana rumbo a La Moneda, pasadas las 7.00, desde su casa ubicada en Las Condes, donde fue abordado por la prensa. A las 8.12 llegó a Palacio, donde fue recibido entre aplausos por ministros y subsecretarios que ya estaban ubicados a un costado del Patio de los Cañones.

Luego, Piñera, acompañado de su esposa, Cecilia Morel, recibió los últimos honores de la Guardia de Palacio. Al concluir ese hito, el todavía Presidente decidió romper con el protocolo establecido y se acercó a la prensa -generando que se cayeran algunas balaustras que cercaban el perímetro- para entregar unas últimas palabras desde la casa presidencial.

“Le deseo la mejor de las suertes al nuevo Presidente. Que tenga lo que todo queremos hacer cuando tenemos la Presidencia: sabiduría para encontrar los caminos correctos, fuerza para impulsar las reformas necesarias, resiliencia para enfrentar las adversidades”, dijo Piñera, quien evitó responder sobre el retiro de las querellas por Ley de Seguridad del Estado contra presos del estallido que anunció el gobierno entrante el jueves.

“Hoy día es un día de la fiesta de la democracia”, se limitó a decir, ya incómodo.

El tema en las horas previas había sido duramente cuestionado por Chile Vamos y en Palacio existía malestar también. De hecho, el exministro Jaime Bellolio (Segegob), luego de que se tomaran las últimas fotografías oficiales, se refirió en duros términos a la decisión de Boric, calificándolo como una “mala señal”.

“Es una mala noticia y lo es porque es una señal de que en el fondo se empieza a validar la violencia como un método legítimo de acción política”, dijo. “El rol protagónico que le toca al gobierno es cautelar que siempre haya paz, que siempre haya orden público. Es parte de nuestra responsabilidad y ahora le tocará a la justicia, además, hacer el resto de su trabajo”, finalizó Bellolio.

Antes de tomarse las fotografías oficiales -que incluyeron retratos con subsecretarios, ministros, asesores y funcionarios de Palacio-, Piñera estuvo unos minutos con ministros y subsecretarios en el Salón O’Higgins, donde se instaló una mesa con café y sándwiches.

Ese momento fue emotivo, según quienes estuvieron presentes. Abrazos, muchas selfies y fotografías fueron la dinámica. Piñera aprovechó la oportunidad para volver a agradecer el trabajo de su equipo. Luego, mientras se tomaba las últimas fotografías oficiales, Piñera comentó algunas cosas. Por ejemplo, cuando fue el turno del retrato con los asesores del Segundo Piso, entre ellos, Cristián Larroulet, el todavía Presidente comentó emocionado que “uno deja el cargo, pero no el compromiso”, agregando que hay que seguir trabajando por el país.

Luego de eso, subió a su oficina por última vez y salió caminando junto con Morel -vestida de blanco- por el Patio de los Cañones, donde un grupo grande de colaboradores los rodeó para despedirse entre aplausos.

Entre quienes se vieron ahí estuvo su exjefe de Comunicaciones Juan José Bruna, y su jefa de gabinete Magdalena Díaz, quien registraba todo con su teléfono, visiblemente emocionada.

Tras despedirse de la Guardia de Palacio, salió rumbo al Congreso Nacional en Valparaíso, lugar en que entregó la banda presidencial a Boric.

En la noche del jueves, en tanto, Piñera encabezó en La Moneda la tradicional cena ad portas del cambio de mando con algunas autoridades que asistieron a la ceremonia y distintos personeros políticos.

En la oportunidad, dijo que “para mí fue un verdadero privilegio el haber sido elegido, y de forma democrática, Presidente de Chile en dos oportunidades (...). Quiero agradecer y manifestar mi profundo orgullo de ser chileno”. Y envió un mensaje a su sucesor: “Al igual como yo, que siempre tuve el apoyo y el consejo sabio de los expresidentes, él siempre podrá contar con una actitud de colaboración leal y patriótica”, sostuvo.

Lo que viene

El exmandatario, por otro lado, partirá hoy a las Torres del Paine, donde se quedará cuatro días junto con su familia. Respecto del futuro de sus papás, en declaraciones a T13, su hijo Sebastián Piñera Morel afirmó: “Están en edad de tomar su descanso y estar más tranquilos”.

Pero el expresidente sigue teniendo planes públicos -no políticos- y pretende concentrarse en la reactivación de sus fundaciones, una de las cuales busca que sea una plataforma para elaborar políticas públicas y formación de líderes.

Sobre lo que viene para su último equipo político, aunque no todos tienen zanjado su futuro, algunos exministros ya han dado luces sobre lo que harán.

Por ejemplo, el ahora extitular del Interior Rodrigo Delgado (UDI) pretende trabajar en reforzar al sector de cara a la elección municipal, debido a su experiencia como alcalde de Estación Central. Si bien aún desconoce desde qué plataforma lo haría, tiene descartado integrar la fundación de Piñera.

Bellolio, en tanto, tiene contemplado contribuir en la formación de liderazgos de jóvenes para la política. El exdiputado descartó liderar la fundación que reactivará Piñera, aunque colaborará en ella. El ex Segpres Juan José Ossa quiere dedicarse al ejercicio libre de su profesión de abogado, pero también quiere influir en el sector y colaborará con la fundación de Piñera, la cual, según afirman en el entorno del exmandatario, ya tiene definido un nombre y a quién será su director ejecutivo, aunque ambas cosas las mantiene en reserva.

En otros ministerios, Gloria Hutt (Transportes) ha sonado como posible candidata para presidir Evópoli, mientras que Alfredo Moreno (Obras Públicas) volvería al sector privado como director de empresas. Otros sectoriales, como Lucas Palacios (Economía) y Juan Carlos Jobet (Energía y Minería) están pensando en la academia. De hecho, este último asumirá como decano de la Escuela de Negocios de la UAI.

En cuanto a Larroulet, en su entorno dicen que en los próximos días viajará a España, donde realizará actividades académicas y que tiene pensado volver a la UDD, donde antes del gobierno tenía el cargo de vicerrector de Posgrados, Educación Continua y Extensión.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.