Ley de aborto en Argentina: ¿Qué viene ahora?

Manifestantes celebran con pañuelos verdes la media sanción al proyecto de legalización del aborto en Argentina.

Tras la aprobación del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en la Cámara de Diputados esta madrugada, la decisión final ahora queda en manos del Senado. En 2018, la Cámara Alta rechazó el proyecto de la oposición, aunque la media sanción en Diputados fue más ajustada en ese momento.




Fueron 22 horas de sesión en la Cámara de Diputados de Argentina, que finalizaron con una mayoría de 131 parlamentarios a favor del proyecto de Interrupción voluntaria del embarazo (IVE) hasta la semana 14 de gestación. A eso de las 07:20 se realizó la votación, después de que más de 160 oradores expusieron sus puntos de vista. Al igual que en 2018, el proyecto se aprobó en la Cámara Baja, aunque esta vez la votación fue un poco más holgada y la decisión final quedó ahora en manos del Senado.

En 2018, el proyecto de la oposición sobre la despenalización del aborto fue aprobado con una diferencia de apenas cuatro votos, 129 contra 125, y con una abstención. Esta vez, el margen fue de 14 votos, aunque hubo más abstenciones. También se votó el Plan de los 1.000 días de protección integral de la mujer embarazada hasta los primeros años de la infancia, que fue aprobado por 196 votos a favor.

Sesión sobre el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en la Cámara de Diputados de Argentina.

El proyecto de despenalización del aborto permite la interrupción del embarazo hasta la semana 14 de gestación y una vez solicitado deberá ser efectuado en un plazo máximo de 10 días de corrido. También, se establece que la práctica deberá ser incluida en el Programa Médico Obligatorio para garantizar la cobertura integral y gratuita. A partir de los 16 años la mujer podrá mostrar su consentimiento informado por sí sola y para las menores de 13 años se exige la asistencia de al menos uno de sus progenitores o representante legal.

Los argumentos a favor y en contra de la iniciativa no fueron muy distintos a los de 2018. Los promotores del proyecto insistieron en que la legalización del aborto significa una ampliación de los derechos de las mujeres y que se trata de un asunto de salud pública al ser legales, seguros y no clandestinos. Desde la otra vereda, se reiteró la idea de que la vida se produce desde la concepción y que está protegida por la Constitución.

Manifestantes en contra del proyecto de despenalización del aborto, en las afueras del Congreso argentino.

¿Qué pasará en el Senado?

La marea verde que pasó la madrugada siguiendo de cerca el debate y la votación -en la Plaza del Congreso-, celebró el resultado. Abrazos, aplausos y vitoreos sonaron tanto afuera como dentro del Parlamento. Por otro lado, una manifestación con pañuelos celestes también acompañó el debate desde afuera del recinto, pero el entusiasmo se fue desgastando a medida que pasaban las horas. Eso sí, los sectores a favor del aborto saben que aún no pueden cantar victoria. Hace dos años, el Senado rechazó la legalización del aborto y todo quedó en nada.

Desde la próxima semana comenzará el debate en las comisiones del Senado y se estima que antes de fin de año se dará la discusión final. Por ahora, la Cámara Alta estaría decidiendo la cantidad de comisiones a las que será llevado el proyecto de ley.

Somos optimistas respecto de lo que pueda suceder en el Senado. No tengo los números ni puedo plantearlo porque eso le corresponde a los senadores y senadoras, pero tenemos la impresión de que es un planteo muy sensato el realizado (en el proyecto) y que ha sido consensuado por distintos sectores políticos”, dijo hoy en una conferencia de prensa tras la votación la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra.

La senadora del PRO -partido macrista- Guadalupe Tagliaferri, a favor del proyecto, sostuvo a Clarín que “ahora nos toca tratar el proyecto en el Senado. Los cambios que se hicieron en el proyecto en Diputados fueron trabajados con senadores de Juntos por el Cambio, con lo cual creo que hay mejores perspectivas que en 2018”.

Para este trámite en el Senado, la votación se prevé más pareja. Hasta la noche del jueves, los cálculos hechos por los “celestes” indicaba que ese sector sumaban 36 votos y los “verdes” 34. Y según el conteo de los “verdes”, la situación estaría casi empatada: 34 en contra y 34 a favor y tres indefinidos.

Todo podría complicarse dependiendo de las abstenciones, incluso en la votación en particular de algunos artículos. Si, por ejemplo, la aprobación en general fuera por un solo voto de diferencia y un senador se abstuviera en un artículo, la iniciativa debería volver a Diputados.

De todas formas, el viento parece soplar en favor de los “verdes”. Según Clarín, “la especulación generalizada es que al tratarse de una ley que impulsa Alberto Fernández, a los ‘verdes’ no debería costarles sumar dos apoyos. Las ausencias de dos ‘celestes’ también podrían garantizar la sanción”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.