María Fernanda Ulloa, rostro de la franja del Rechazo: “Hay una responsabilidad de la derecha en no tener visibles algunas banderas de lucha”

Mario Téllez / La Tercera

La militante de Evópoli y una de las protagonistas de los registros audiovisuales elaborados por Chile Vamos dice que la izquierda se ha apropiado de algunas causas, entre ellas, las materias relativas a la discapacidad. A su juicio, eso ha generado que -desde su aparición- la hayan criticado constantemente por redes sociales debido a su mensaje de vincular la acondroplasia (un trastorno del crecimiento de los huesos) a su decisión de no visar el texto propuesto por la Convención.


A María Fernanda Ulloa (Evópoli) la contactó Claudio Pontillo -militante UDI, quien formó parte del equipo de la avanzada presidencial de Sebastián Piñera-, para que apareciera en la franja del Rechazo. Tomar la decisión, dice, no fue fácil porque sabía lo que se vendría después y no se equivocó. Desde el día que apareció en los videos, asegura, no le han parado de llegar mensajes a sus redes sociales. La han funado y criticado por una de las declaraciones que vertió aludiendo a que se ha sentido discriminada por su condición de discapacidad (sufre de acondroplasia, un trastorno del crecimiento de los huesos), una discriminación que, dice, también se dio en la Convención Constitucional donde acusa que la derecha fue excluida.

¿Cómo decidió sumarse a la franja?

No fue una decisión fácil. Es mucho más complejo por la exposición que significa. Todo el mundo después te conoce y de cierta forma te marcas. Pero frente al proceso que estamos, y que yo siento que es crucial, es que tomé la decisión de participar. Y sobre todo que cuando me contaron cómo sería contar mi historia en la franja. Sentía que podía conectar con la gente y aportar a que el Rechazo pudiese ganar. Lo hablé con mi familia, con mis amigas. Mi familia en ese sentido es bastante apolítica, entonces la decisión estaba en mis manos.

¿Por qué vincular la discriminación que usted sufre a la Convención?

Por la vinculación que hay entre discriminación y violencia. Y segundo, por los mensajes que se intentan transmitir en la franja en las emociones de la rabia y el amor. La rabia es el sentimiento equivocado con el que se terminó escribiendo esta Constitución, y que de cierta forma, es la rabia que a mí me produce cuando me discriminan en la calle. El ver esa violencia también en las sesiones de la Convención. Ahora mismo en la discusión de por qué aprobar o rechazar.

La derecha ha acusado que a ellos los discriminaron por ser de derecha.

Tiene que ver con eso. Hay una parte de la franja en que digo que se excluyeron a miles de chilenos con sus causas y ahí está el ejemplo fundamental de la causa de “Con mi Plata No”, que fue la iniciativa popular más votada y que terminó rechazada en la primera sesión y quedaron excluidos. Es el mensaje de esta división que se produjo. Cualquier cosa escrita con rabia o cualquier acto hecho desde la rabia no va a terminar en un buen desenlace, que es lo que pasa con el texto. Aquí no estamos diciendo que el Rechazo significa quedarnos con la Constitución actual, porque ya el 80% de la población decidió en el plebiscito anterior que había que cambiar la Constitución. Es decir que queremos una nueva, pero no la que está.

La franja del Rechazo se ha vendido como “ciudadana”, pero todos ustedes están vinculados a los partidos. Usted es militante de uno. ¿No es engañoso ese concepto?

En mi caso en particular yo no estoy como una militante de Evópoli dentro de esto. Yo estoy como una representante de una organización de la sociedad civil que se llama “Irreverentes”. El hecho de militar en un partido no me quita la calidad de ciudadana, porque yo no recibo plata por ser militante del partido. No soy una política tradicional. Soy un liderazgo nuevo y joven.

Se le ha criticado en redes sociales tras su aparición.

Han intentado de todo, desde decirme que mi condición no es una discapacidad, de mentirosa, me han tratado de cuica. Dicho todas las características o adjetivos que se podrían denominar. Pero siento que eso termina reflejando que el mensaje que yo transmito de la rabia con la que se construyó la Constitución no estaba equivocado.

¿Eso la ha intimidado?

Al principio sí. Pero llegó un minuto en que el umbral de la intimidación se quebró, reafirmándome el por qué decidí estar en la franja y participar del proceso.

En Twitter escribió que algunos querían “condicionar mi postura frente a un plebiscito única y exclusivamente por tener una discapacidad”. ¿Qué fue lo que ocurrió?

Fueron dos tuits en particular. Hay uno específico que la persona después borró o creo que me bloqueó: “Amiga, mírate. La derecha jamás te amará. Eres todo lo que ellos odian”. Y había otro que decía “Votarás por el Retraso (sic), pero necesitarás del Apruebo para vivir en una sociedad más inclusiva y empática”. Y otras como “El Rechazo acá no crece”, “se victimizó”, “la mentira tiene patas cortas”. Me han dicho: “Amiga, estás del lado equivocado”. Que por ser una persona en situación de discapacidad, debería obligatoriamente estar por el Apruebo o ser de izquierda. Como sectorizarme hacia un lugar. Es más, también pasó uno que me dijo que la Constitución actual ni siquiera me reconoce, pero la de ahora sí. Pero el artículo número uno dice: “Toda persona nace en igualdad de condiciones y derechos”. Sí me reconoce, solo que quizás no conoce en particular la situación de discapacidad. Me decían que mi aparición en la franja, o más que nada la razón por la que votaba Rechazo, era solo por mi condición. Solo por estar en situación de discapacidad, solo por ser enana, solo por ser baja.

¿Dice que la izquierda se adueña de algunas banderas de lucha?

Exactamente, intenta apropiarlos. También pasó con Camilo Cayuqueo que le dijeron que estaba del lado equivocado. Entonces uno a veces siente que la gente del otro lado toman como causas propias esto, y quizás hay una responsabilidad de la derecha en no tener tan visibles algunas banderas de lucha. Siento que esto también está llamando a una renovación de la centroizquierda hacia la centroderecha.

¿La derecha ha cedido en estos temas?

No creo que hayan cedido o no lo hayan acogido. Pero no los han visibilizado tanto.

Y respecto de inclusión, ¿qué le agregaría a una nueva Constitución?

Me defino como una persona liberal. Los liberales solemos ir por una Constitución mínima que siente las bases para que el resto de las materias, puedan regular las distintas características. No es que no se haya hecho nada actualmente en inclusión, está la ley de inclusión laboral, han existido distintas modernizaciones respecto a que todas las instituciones públicas tengan accesibilidad. Entonces, que tenga que estar específicamente en la Constitución algo, no sé si estoy muy de acuerdo. Puede ser una ley, más leyes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

"Respetando su condición, usted no puede exigir su derecho a abortar porque jamás podrá abortar y tampoco puede exigir su derecho a menstruar” le dijo el diputado a la parlamentaria de Comunes.