El match point desperdiciado que quebró a Garin

garin

Agencia Uno.

Andrés Schneiter, técnico del número uno nacional, explica las razones del bache de su pupilo. Una de ellas fue el partido en 's-Hertogenbosch ante Coric, pero también hay otros factores. De todos modos, ve una recuperación del Tanque.




Christian Garin vive un complejo momento, que se inició el 14 de junio en los cuartos de final del ATP 250 de 's-Hertogenbosch. Ese día el tenista nacional servía 5-2 en el tercer set ante Borna Coric (14° en ese instante). Sin embargo, el croata recuperó los dos quiebres y forzó el tie break. Ahí, el Tanque tuvo un match point, que no aprovechó, mientras que su rival cerró el partido en la primera oportunidad que tuvo. La derrota caló hondo, porque hubiera significado su primera semifinal en césped y le hubiese permitido asegurar prácticamente su condición de cabeza de serie en Wimbledon.

"Fue un bajón, tal vez, de un año tan fuerte. Después de Roland Garros, capaz que hayamos bajado un poco. El pasto te saca un poco de ritmo y si tal vez hubiéramos ganado ese partido con Coric, hubiera sido otra cosa también. Pero, bueno, se nos escapó un poquito ahí la confianza de lo que veníamos haciendo", explica su técnico, Andrés Schneiter.

Después de ese encuentro ante Coric, Garin encaminó cinco derrotas consecutivas en el estreno: Queen's, Wimbledon (césped), Bastad, Hamburgo (arcilla) y Los Cabos (cemento). A Suecia, en la superficie que más le acomoda, llegó como primer cabeza de serie. Sin embargo, perdió frente al francés Jérémy Chardy. Luego, en Alemania, fue eliminado por el ruso Andrey Rublev.

Además, durante el ATP 250 de Ginebra, el número uno del país sufrió molestias en una rodilla, lo que en algún momento lo complicó en la intensidad de su juego. No obstante, el coach sostiene que eso ya es cosa del pasado. "Tuvo sus molestias en la rodilla, pero tampoco fueron tan grandes", señala. Y atribuye también a otros factores, el pálido momento de su dirigido: "Tal vez hizo muy larga la gira, perdimos mucho tiempo en el pasto, perdimos un poquito de ritmo. No pudimos entrenar bien, perdimos un poquito de confianza. Creo que es eso, más que todo".

En la última parte de la gira de arcilla de esta temporada, el nacido en Arica estuvo lejos del nivel que lo llevó a ganar sus primeros dos ATP (Houston y Múnich) y llegar a la final de Sao Paulo, logros que lo ayudaron a conseguir su primer millón de dólares en premios (US$ 1.003.300). Schneiter sostiene que el cambio de superficie afectó la planificación para que su pupilo pudiera retomar el ritmo. "Nos faltó un poquito entrenar, porque no fue fácil tampoco en pasto. Es dificilísimo entrenar, llegamos al polvo y sentí que nos faltaron días de entrenamiento", plantea.

De todas maneras, el técnico confía en que este presente cambie en las próximas semanas, durante la gira norteamericana de cemento, ya que si bien perdió en México ante su compañero de prácticas, Juan Ignacio Lóndero, Garin mostró algunas cosas interesantes. "La verdad que esta semana ha entrenado muy bien, no le habíamos puesto tanto énfasis en jugar tan bien esta semana, sino que la idea era entrenar y prepararse para Montreal y Cincinnati. Después viene el US Open. Me parece que vamos a llegar muy bien. Por lo menos, estos días entrenando se está sintiendo muy bien, con confianza otra vez, está con ganas de nuevo. Vienen torneos lindos para motivarse. Estamos entrenando bien y creo que nos vamos a sentir muy bien en esta gira".

En términos de ranking, Garin hoy se encuentra en el puesto 37 y defiende 351 puntos hasta el final de la temporada, lo que en la práctica le asegura terminar el año en el top 65, lo que supera el objetivo de comienzos de año, que apuntaba a estar dentro de los 100 mejores y poder disputar torneos ATP y Grand Slams.

Comenta