Directorio de TVN respalda de forma unánime a Matías del Río ante acusación de “fallas éticas graves” por parte del Colegio de Periodistas y conductor vuelve a Estado Nacional

Este jueves, durante una reunión extraordinaria, todos los integrantes acordaron rechazar las expresiones de la miembro del Tribunal de Ética del órgano colegiado, Ethel Pliscoff, quien opinó que el profesional, "como periodista, tiene fallas éticas graves”. La señal de respaldo se da luego de que el rostro fuera marginado de participar en el programa político "Estado Nacional", en una decisión que se revirtió anoche a última hora.


Más de cuatro horas duró la reunión extraordinaria del directorio de TVN -convocada para debatir sobre la marginación del periodista y rostro de TVN Matías del Río del programa Estado Nacional- y que se avizoraba tensa entre sus miembros.

El encuentro fue antecedido por una carta que a través de un correo electrónico mandó esta mañana el propio Del Río a los siete directores de la señal estatal, en la que les pidió su apoyo luego de que, a propósito de este episodio, la presidenta del Tribunal de Ética del Colegio de Periodistas, Ethel Pliscoff, afirmara que “Matías del Río, como periodista, tiene fallas éticas graves”.

Tras el debate, el directorio de forma unánime -a excepción de Nivia Palma, quien no acudió al encuentro por encontrarse enferma- adoptó la decisión de respaldar al periodista ante las acusaciones de Pliscoff.

Y no solo eso, sino que además la plana decidió revertir la decisión de marginarlo del programa político, lo que se informó anoche mediante un comunicado público. “Con el fin de evitar cualquier interpretación distinta al espíritu original de la decisión, comunicamos que “Estado Nacional” llevará adelante su nuevo formato con un conductor, rol que ejercerán de manera alternada los días domingo los periodistas Constanza Santa María y Matías del Río, mientras se continúa trabajando en innovaciones para el formato”, dijo el comunicado.

Pliscoff había opinado en entrevista con La Voz de los que Sobran que “si él pretende ser cientista, político, analista, o sea, dar su opinión, perfecto, bienvenido sea, pero los periodistas no estamos para dar nuestras opiniones en las preguntas, y encima hacer las preguntas más largas que las respuestas”.

El gesto busca ser entendido como una señal de respaldo al profesional, luego de que el canal recibiera acusaciones de “censura” por parte de distintos sectores políticos por la decisión de removerlo del programa televisivo. Mediante su comunicado, TVN recalcó que “reconocemos un error en la forma en que se comunicó la medida. Somos enfáticos en asegurar que confiamos plenamente en las capacidades de todos los trabajadores de Televisión Nacional de Chile y no aceptamos las infundadas acusaciones de falta de ética hechas contra el periodista Matías del Río, de quien valoramos su profesionalismo y compromiso con TVN”.

Entre las conversaciones que se dieron no hubo discrepancias respecto de que las acusaciones de Pliscoff eran “infundadas”. Las mismas fuentes aseguran que el tema de las tensiones en el directorio fueron tocadas, pero que se dio en un clima de respeto, y que no había nada más que decir, ya que todos los directores habían emitido su opinión.

La carta del periodista

En su carta, Del Río fue directamente al grano con su petición.

“Habida cuenta de la gravedad de tal acusación, vengo respetuosa y formalmente a solicitar al directorio de TVN un pronunciamiento acerca de estas declaraciones y que se manifieste un rechazo rotundo a las mismas, por ser severa y peligrosamente infundadas, tanto en lo que se refiere a la trayectoria y compromiso de TVN con la imparcialidad, el pluralismo y la tolerancia desde el retorno de la democracia, como en lo relativo al cumplimiento estricto que he dado a mi deber como profesional del periodismo”, planteó.

En la misiva agregó que “estar en el centro de esta polémica supera con mucho a mi persona. No han sido días agradables. Sin embargo, me preocupa que, a propósito del caudal de los ataques, descargos, defensas, imputaciones y sospechas que se han cruzado en esta polémica, se instale la idea de que Televisión Nacional de Chile habría estado desertando de su misión de informar con objetividad y de resguardar los principios de pluralismo e imparcialidad de una televisión pública al servicio de todos los chilenos”.

Añadiendo que “si bien no se necesita mucha sagacidad para advertir, por momentos, la huella oportunista de resueltos enemigos de la libertad de prensa y de la vocación pública de nuestro canal, le escribo al directorio, concretamente, en relación con la declaración de la presidenta del Comité de Ética del Colegio de Periodistas. Según dicha dirigente, mi desempeño habría estado marcado por el proselitismo y por sesgos políticos que ella considera inaceptables. Sólo para ilustrar el tenor de sus declaraciones públicas, ha dicho que “todos hemos visto, durante un par de años, que Matías del Río, como periodista, tiene fallas éticas graves. Tal declaración, además de poner infundadamente en entredicho a mi persona como periodista, pone en duda la trayectoria de Televisión Nacional de Chile y, con ello, la responsabilidad del directorio de TVN’”.

Para luego concluir que “sin duda que en el fragor de las pugnas políticas se emiten muchas veces acusaciones sin fundamento que no resisten con posterioridad un análisis sereno, pero en este caso las cosas han llegado demasiado lejos, en términos que, más allá de mi persona, es la televisión pública la que está juego”.

Esta semana, la decisión de remover a Matías del Río de Estado Nacional provocó polémica debido a que se tomó a un mes del plebiscito de salida y luego de que Nivia Palma escribiera duras críticas en Twitter al programa que el periodista solía conducir junto con Constanza Santa María.

Ello escaló incluso entre los propios directores. De hecho, en una maniobra inusitada, los miembros de la oposición enviaron una declaración pública en la que criticaron la decisión y expresaron su desacuerdo. “Esta decisión está motivada por razones políticas”, afirmaron en la misiva, agregando que “consideramos que constituye un daño enorme a la autonomía de la televisión pública y a su esencial pluralismo (...) La marginación de Matías del Río se llevó a cabo sin conocimiento del directorio, sino que se informó con posterioridad y sin dar ningún argumento concreto de naturaleza profesional que lo justificara”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.