¿Me das un like? Cómo el movimiento social modificó el discurso de las figuras políticas en redes

Miles de personas llegan a Plaza Italia

El estallido social movió la forma en que las figuras políticas se relacionan con la ciudadanía a través de redes sociales. Los conservadores extremaron su discursos;  otros que en octubre apostaban más por el orden público hoy empatizan con la calle y quienes hace 73 días no eran especialmente promotores de "cambios estructurales" ahora recalcan que no hay otro camino.




"Los actos vandálicos que ocasionan daños a l@s ciudadan@s y bienes públicos debe ser controlados por carabineros". Esa es la opinión que el senador José Miguel Insulza emitió en Twitter el viernes 18 de octubre a las 20. 25  horas, en pleno estallido del movimiento social.

El 21 de diciembre, cuando la crisis cumplía más de dos meses, el tono y los mensajes del senador por Arica -que ha sufrido agresiones callejeras en el marco de la movilización- dieron un giro evidente: "El atropello intencional del joven Oscar Pérez Cortez es un acto brutal e inaceptable. @Carabdechile  debe asumir la responsabilidad, sancionar esta nueva transgresión y terminar con el uso indiscriminado de la violencia contra los manifestantes".

El caso de Insulza no es aislado. El estallido social movió la forma en que las figuras políticas se relacionan con la ciudadanía a través de redes sociales. Los conservadores extremaron su discursos;  otros que en octubre apostaban más por el orden público hoy empatizan con la calle y quienes hace 73 días no eran especialmente promotores de "cambios estructurales" ahora recalcan que no hay otro camino.

"Se acerca el año de elecciones y, en efecto, los políticos han tratado de conectar con la ciudadanía a través de redes sociales. Todos tratan de empatizar con su nicho. Lo hace José Antonio Kast con el sector más conservador y también el PC. Por eso desde el estallido se ve una tendencia a la polarización", dice el consultor y académico de la UDP, Carlos Correa.

Correa, sin embargo, advierte que la clase política puede cometer un error de diagnóstico al sobreestimar el rol de redes sociales cuyos usuarios suelen tener una opinión política ya definida y un discurso más extremo que en la realidad.

"El comportamiento en redes es como el comportamiento en los estadios. tratar de empatizar con la gente ahí es como intentar hacerlo con las barras bravas. Es inconducente. Los político, además, siempre tendrán el trolleo garantizado", recalca.

Pablo Matamoros, experto en marketing político digital, asegura que desde el estallido "vemos una batalla por el like, el hashtag, el trending topic que es improcedente". "Es cierto que se polariza un discurso. Hay quienes se han atrincherado a los extremos pero también surgen discursos de centro  que son más razonables. Es de esperar que prime la sensatez", señala.

Enzo Abbagliati, director ejecutivo de Factor Crítico y ex asesor de La Moneda en la administración de Michelle Bachelet, asegura que hoy las figuras políticas buscan "mostrar una capacidad de escucha distinta". "En las redes está la ciudadanía y la mala evaluación se expresa ahí porque hay una relación horizontal. No pueden hacerse los sordos", sostiene.

Comenta