Menor eficacia de la vacuna frente a la variante P1, que ahora predomina en Chile, explicaría alza de hospitalización UCI en mayores de 70 años

Vacunación a domicilio en Renca.

Vacunación a domicilio de adultos mayores.

En un mes, la cifra de adultos mayores internados en unidades de alta complejidad dio un salto: pasó de un 10 a un 15% de la hospitalización total en UCI. Esto coincide con un reciente estudio que detectó en este grupo etario menor protección de CoronaVac frente a la variable "brasileña", que además es doblemente contagiosa. Expertos destacan, eso sí, que si bien habría menor eficacia a la hora de contraer la enfermedad, la vacuna sí mejoraría el pronóstico de los pacientes inmunizados.




Si a inicios de mayo los mayores de 70 años internados en las UCI representaban un 10% de los hospitalizados, en poco más de un mes esta proporción se disparó y hoy llega al 15,1%, con 489 adultos mayores en condición grave. Y explicaciones a este fenómeno hay varias. El ministro de Salud, Enrique Paris, consultado por estas cifras, señaló que “una posibilidad es que los adultos mayores a veces reciben virus de gente más joven que participa en fiestas, y contagia a su padre, madre o abuelo. Eso hay que evitarlo, aumentando la vacunación en los más jóvenes”.

Asimismo, Paris explicó que un adulto mayor, con el esquema completo de vacunación, solo tiene un 8% de posibilidad de ingresar a UCI.

Tramos de edadPacientes Covid-19 en UCITotal (%)
Menor a 39 años68921,36%
40 a 49 años59318,38%
50 a 59 años74523,09%
60 a 69 años71022,01%
Mayor a 70 años48915,16%
Total3.226100%
Fuente: Ministerio de Salud (al 16 de junio)

Sin embargo, la tesis que cobra más fuerza es la acción de variantes del Covid-19. A mediados de mayo se publicó un estudio preliminar -Effectiveness of the CoronaVac vaccine in the elderly population during a P.1 variant-associated epidemic of Covid-19 in Brazil, elaborado por grupo de investigadores de distintas universidades de Brasil, España y EE.UU., que incluyó a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que midió la efectividad de la CoronaVac contra la variante brasileña P.1. en adultos mayores.

Los resultados son de relevancia para Chile, pues desde el verano hasta ahora, la variante brasileña es la que predomina en el país, acorde a los estudios de secuenciación genómica del Instituto de Salud Pública (ISP). Además, se ha demostrado que esta cepa es doblemente contagiosa respecto del linaje original del Covid-19.

A esto se suma que el grueso de los chilenos ha recibido la vacuna de Sinovac: 8,9 millones de personas del total de 11,6 millones inoculadas hasta ahora, es decir, el 77%.

Las conclusiones de este pre-print dan cuenta de que la eficacia general de la vacuna de Sinovac -o prevención de la enfermedad sintomática- frente a la variante P.1. es de un 42% en los mayores de 70 años. En los individuos de 70 a 74 años es donde se registra la mayor protección, con un 62%, mientras que comienza a bajar en adultos de 75 a 79 con un 49% de eficacia general y desciende más aún en los mayores de 80 años, donde se registra un 28%.

El estudio contó con un universo de 15.900 adultos mayores, residentes de Sao Paulo, donde la variante P.1. es la predominante: allí, el 80% de las muestras secuenciadas para Covid-19 coincide con este linaje del virus. De acuerdo a los investigadores, durante las próximas semanas podrían darse a conocer los resultados específicos, con muestreos de Sao Paulo y Manaos, para aquellos aspectos de la enfermedad donde la Coronavac ha demostrado una mejor performance: en evitar las hospitalizaciones y el desenlace fatal del virus.

Inmunosenescencia: envejecimiento del sistema inmune

Quien conoce de estos resultados es la infectóloga de Clínica Santa María Claudia Cortés. La vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Infectología (Sochinf) advierte que si bien estos estudios llaman a no cesar en las medidas no farmacológicas y el autocuidado, sí hacen sentido, pues a medida que envejece el sistema inmune, la respuesta del organismo es de menor calidad.

“Estos resultados tienen un sentido, porque las vacunas con la edad son, en general, y todas ellas, menos efectivas. Hay un fenómeno que se llama inmunosenescencia, que es que el sistema inmunológico va envejeciendo y la respuesta a todas las vacunas en los adultos mayores es más mala. Esto también ocurriría si comparamos un adulto mayor vacunado con Pfizer, versus un vacunado con esa misma vacuna a los 40 años. Es un fenómeno estrechamente relacionado entre vacunas y la edad”, explica Cortés.

La especialista añade que “sería interesante que el gobierno diera el desglose de estos adultos mayores hospitalizados, quiénes están vacunados y quiénes no. Si bien sabemos que la cobertura de la vacunación ha sido muy buena, no es de un 100%”. Así, acorde a los datos del Registro Nacional de Inmunizaciones (RNI), la cobertura con ambas dosis (o vacunas monodosis, como Cansino) en los mayores de 70 años alcanza un 86%.

“Ese 14% igual son muchas personas en números absolutos. Otro punto importante es que la vacuna Sinovac es buena para prevenir la muerte y la enfermedad grave. Y lo que sí hemos visto en las UCI, en la clínica en particular, es que tenemos adultos mayores que andan bastante bien, que están un par de días, necesitan poco oxígeno, logran sobrevivir e irse de alta. Estamos sorprendidos y felices de que logramos dar de alta a adultos mayores que en junio del año pasado no lo lográbamos. Por supuesto que hay algunos que fallecen estando vacunados, también los hay, pero son pacientes con comorbilidades como obesidad, diabetes, hipertensión o daño pulmonar. Esto significa un handicap, o condición de desventaja previa”, comenta Cortés.

El decano de Medicina de la Universidad San Sebastián e infectólogo de Clínica U. Andes, Carlos Pérez, coincide con Cortés y explica que “hay que partir diciendo que todas las vacunas, incluyendo CoronaVac, no son perfectas ni 100% efectivas para prevenir contagios, hospitalizaciones o muertes. Pero la gran mayoría de esas personas vacunadas que han tenido cuadros de Covid-19 han tenido cuadros más leves y eso me ha tocado verlo a mí en la práctica clínica. Probablemente, la cobertura de CoronaVac frente a la P.1. es razonable, pero inferior a la variante original de Wuhan y eso es motivo de estudio en todas las vacunas, frente a todas las nuevas variantes”.

Frente a la discusión de una tercera dosis de la vacuna como refuerzo, o de combinación de vacunas más efectivas de otras tecnologías, como ARN mensajero, Cortés asegura que “aún no hay ningún estudio que asegure que la tercera dosis sea necesaria. Pero como es una vacuna de virus respiratorio, es probable que todos los años tengamos que vacunarnos, pero eso no lo llamaría una tercera dosis, sino que son vacunas que se van actualizando, agregando protección contra nuevas variantes. Puede que ahora no me sirva mucho una tercera dosis de Sinovac si es igual a las anteriores. Otra opción que se tiene que investigar es la asociación de distintas vacunas, de distintas plataformas”.

Comunicación de riesgo

El académico en Salud Pública de la U. de Santiago, Claudio Castillo, asevera que “lo relevante de este estudio es que da cuenta de un análisis en población de más de 70 años, que está subrepresentada en general en los estudios clínicos. No hay muchos estudios a nivel internacional de la efectividad de la vacuna en tanto haya circulación comunitaria en la variante P.1, y he ahí lo interesante que plantea. Hay que interpretar, de manera clara, que la protección en personas mayores es menor. Y la señal es que hemos visto un aumento en la internación”.

Dicho eso, Castillo llama a tener responsabilidad en la comunicación que hacen las autoridades. “Ningún llamado a visitar personas mayores, aunque estén vacunadas, es responsable en este minuto. Lo más importante es mantener las medidas de protección, sobre todo en las personas mayores”, recalca.

Cortés coincide y añade que “no son responsables los llamados, o dichos de la autoridad, que hace unas pocas semanas decían ‘vayan a abrazar a sus nietos’, nietos que, por lo demás, aún no están vacunados y sabemos que Sinovac no evita eficientemente la transmisión. Nuevamente caemos en que la comunicación de riesgo es muy deficiente”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.