Ocho mujeres y cuatro hombres: Los científicos que compiten por una silla en la Convención

Arriba: Barbarita Lara, Fernando Sepúlveda, Elisa Giustinianovich, Diego Mardones. Abajo: Cristina Dorador, Mariela Núñez Ávila, Francisco Rubilar y Lorena Céspedes.

No militan en partidos y no están interesados en cargos políticos. Sin embargo, para los candidatos provenientes de este mundo, es crucial el rol de la ciencia en una nueva carta magna: garantizar la creación e investigación en ciencias, la divulgación de los conocimientos científicos y que el Estado destine más recursos en esto, son algunos de sus ejes prioritarios.




De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología, elaborada por Conicyt, un 78% de la población considera que los científicos tienen “mucho prestigio” entre varias profesiones y disciplinas mencionadas, ubicándose en el segundo lugar. Hoy, son al menos 12 científicos quienes apuestan por representar a sus territorios en el Palacio Pereira.

Químicos, físicos, astrónomos, biólogos marinos, ecólogos y microbiólogos, son las profesiones de los candidatos y candidatas constituyentes que provienen del mundo científico. La mayoría son mujeres -ocho- y parte de listas independientes. En común tienen el que ninguno milita en un partido político.

¿Dónde estará la contienda? El distrito 23 parece ser el favorito de los candidatos científicos, compuesto por Temuco, Padre Las Casas, Villarrica, Pucón, Gorbea, Pitrufquén, entre otras comunas. Ahí se aglutinan tres nombres que provienen de estas disciplinas. Tres son las opciones constituyentes vinculados a las ciencias: dos irán con Independientes No Neutrales y una con la lista Organizaciones Sociales y Territoriales del Wallmapu.

La mayoría concuerda en añadir el concepto de “garantizar la investigación científica y el acceso a estos conocimientos”. Sin embargo, no sólo buscan consagrar el derecho a generar y divulgar el conocimiento científico en la próxima Constitución. La protección del medioambiente, garantizar el agua como derecho, el acceso a la participación ciudadana en asuntos públicos y la descentralización del poder político son otros de los aspectos que buscan materializar, de resultar electos en la Convención de abril.

Zona norte

Al norte del país, surge la candidatura de Cristina Dorador. La microbióloga, doctora en Ciencias Naturales y académica de la Universidad de Antofagasta, decidió ir como independiente en el distrito 3, compuesto por Antofagasta, Calama, Tocopilla, San Pedro de Atacama y varias comunas más.

Desde su perspectiva, ser científica e investigadora le permitirá contribuir con una “visión integral” para ser la voz constituyente de los ciudadanos del norte de Chile: “He desarrollado mi investigación en el territorio, formando estudiantes locales y tratando de expandir las preguntas a otras disciplinas; la ciencia es un derecho humano y como tal, debe estar consagrado el derecho a la generación de conocimiento y el acceso a él”, dice Dorador.

La microbióloga evidencia que “tenemos la oportunidad histórica de repensar nuestro país desde su diversidad humana, pueblos originarios, territorio y naturaleza. La nueva Constitución debe incluir estos colores desde una perspectiva de derechos humanos y derechos de la naturaleza”.

Diego Figueroa, licenciado en Ciencias del Mar e investigador científico desde 2013, se presenta como postulante independiente en el distrito 5, conformado por comunas como La Serena, Vicuña, Coquimbo, Ovalle y otras.

Por el distrito 7 irá Barbarita Lara, ingeniera en ejecución informática y científica premiada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Por medio de la lista Independientes No Neutrales, compite en el disputado distrito de las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Isla de Pascua, Juan Fernández, San Antonio, entre otras.

Lara es líder y creadora del proyecto S!E, un sistema que permite enviar mensajes de texto en caso de emergencia, en momentos en que la población se vea afectada por un desastre natural y no haya internet o redes móviles. La emprendedora tecnológica admite que “los enlaces con la ciencia y tecnología deben potenciarse y reforzarse, en pos de prevenir, educar, ayudar a los habitantes. El Ministerio de Ciencia debiera tener un rol más gravitante y articulador en la gestión de la pandemia, o en la educación científica de la población”. Por medio de su experiencia como inventora, buscará ganar uno de los 155 cupos en la Convención.

Zona centro

En el disputado distrito 11 -que congrega a gran parte del sector oriente de la capital-, se origina la candidatura de Diego Mardones, astrónomo con PhD de la Universidad de Harvard. Hace 23 años es académico e investigador de la Universidad de Chile, donde estudia el nacimiento de las estrellas. Para la elección de abril, competirá por un puesto en el Palacio Pereira como independiente a través de la lista Apruebo Dignidad, con un cupo del Partido Igualdad.

El astrónomo asegura que la población busca “terminar con un modelo económico que favorece el extractivismo. Buscamos aumentar el valor agregado”. Mardones liga esto al desarrollo científico y explica que es importante plasmar la necesidad de estimular la investigación científica no sólo en un artículo, sino que a lo largo de toda la constitución. “Para que quede claro cómo invertir en ciencias”, afirma.

Junto con asegurar por completo los derechos sociales, el respeto por la naturaleza y el medio ambiente, explica que otro tema esencial en la carta magna será la descentralización política y económica del país.

Adriana Bastias Barrientos, bioquímica y doctora en Ciencias, se inscribió como candidata por el distrito 16 y al igual que otros colegas candidatos, es la única científica entre los aspirantes a constituyentes en toda su región.

La también presidenta de la Red de Investigadoras desea ser parte de los constituyentes de la región de O’Higgins y para ello, buscará ser electa por los habitantes de San Fernando, San Vicente, Peumo, Santa Cruz, Pichilemu, Chimbarongo y otras comunas.

La bióloga marina Gloria Parada es otra de las candidatas científicas. Especializada en Manejo de Recursos Marinos, va con la lista de Apruebo Dignidad, como carta independiente a la constituyente por el distrito 18. Para conseguir un escaño, deberá conquistar las comunas de Linares, Parral, San Javier, Cauquenes, entre otras.

Por el distrito 20 está Fernando Sepúlveda, quien es bioquímico, doctor en Ciencias Biológicas y académico de la U. de Concepción. En el laboratorio, Sepúlveda se desempeña en investigar el sistema “endocannabinoide’' y cómo es afectado por las moléculas de la cannabis sativa. Hoy, el bioquímico busca dejar los laboratorios para ser parte de la carrera constituyente con un cupo del Partido Verde Ecologista.

Concepción, Talcahuano, Coronel, Tomé, Chiguayante y otras más, son las comunas que Sepúlveda buscará conquistar. Entre los pilares que al investigador le interesan, está “la obligación del Estado de desarrollar más ciencia para privados y personas en casa”. Otras transformaciones que le interesan son modificar la salud a través de una mirada más integral, el uso que se le da al medioambiente, consagrar el agua como un derecho y garantizar el acceso a educación y vivienda.

Desde su posición de candidato científico, Sepúlveda devela lo siguiente: “Espero de la nueva Constitución que el Estado tenga la obligación de innovar, de manera sistemática y en aumento, ir destinando mayores recursos para que esto vaya sucediendo también en la institucionalidad. Estoy profundamente a favor de que el conocimiento que generamos pueda servir a las personas que están en la casa, que son las bases sociales de nuestro país”.

La carrera en el 23

El distrito 23, compuesto por Temuco, Villarrica, Pucón y otras comunas, parece ser el más reñido por los científicos y científicas: tres candidaturas provenientes de distintas ramas de las ciencias apuestan por esta zona.

Una de esas candidaturas es la de Alejandra Parra, bióloga en Gestión de Recursos Naturales con master en Planificación en la Universidad de Otago en Nueva Zelanda. Es candidata independiente en la lista Organizaciones Sociales y Territoriales del Wallmapu.

Se autodenomina activista. La cofundadora de la Red de Acción por los Derechos Ambientales y parte de la Red de Defensa de los Territorios, cuenta que desde allí hace sus investigaciones que cruzan lo científico y lo social. “No trabajo en la academia”, enfatiza.

Según la bióloga, no se debe usar el término “desarrollo” en los artículos que garanticen la investigación científica, ya que “los países desarrollados son los que han causado la catástrofe ambiental que estamos viviendo hoy”. A la vez, se debe “buscar otros horizontes, como es el buen vivir y la relación con la naturaleza”.

Por otro lado, para Parra es primordial promover la investigación con la posibilidad de ejercerla de “manera independiente, en servicio de las comunidades y el territorio”. Uno de los ejes a tratar si es electa constituyente, es lograr que el financiamiento del Estado no vaya solamente a los estudios destinados a obtener retornos económicos.

Otra opción del distrito 23 es Francisco Rubilar, ingeniero civil ambiental. Nació en Temuco y asegura ser parte de la primera generación de profesionales de su familia. A sus 27 años, es investigador y docente en la Universidad de La Frontera. Como candidato a la Convención, está inscrito en la lista Independientes por la Nueva Constitución, parte de Independientes No Neutrales.

En palabras de Rubilar, describe como esencial dejar claro que el Estado debe “potenciar que el conocimiento no sólo esté basado en la metodología occidental del método científico”, sino también “en las cosmologías de los pueblos originarios”.

Uno de sus ejes es que se permita que la “ciencia ciudadana” tenga la posibilidad de ser validada ante los entes gubernamentales. Como ejemplo pone el proyecto Vigilantes del Lago, que lleva más de 20 años en distintas zonas del país monitoreando la salud del agua. Este tipo de organizaciones “generan información válida científicamente, pero que al Estado no le sirve porque no está estipulado dentro de la norma y por esto no puede tomar decisiones con estos datos”.

En la misma lista y distrito 23 va Lorena Céspedes. Es directora de Imake, una institución que desarrolla proyectos educativos relacionados con la robótica, la ciencia y la tecnología en la región de la Araucanía. Allí, Céspedes también es profesora de física y robótica. El año pasado, fue distinguida como una de las 100 mujeres del año en la iniciativa “Más mujeres líderes de la Araucanía”.

Para la docente de física, “la ciencia es un bien público que debe supeditarse a la libre curiosidad científica y a la búsqueda del conocimiento y del desarrollo sustentable”.

Al mismo tiempo, explica por qué es fundamental transformar a las ciencias en la nueva carta magna: “Si redefinimos la ciencia y la ponemos a disposición, a su vez se convierte en una herramienta más para el desarrollo del país, aportando con el quiebre de las brechas socioeconómicas”. En su rol de educadora, la ciencia y la tecnología han sido dos de las grandes herramientas de desarrollo social para empoderar a los niños, por esto concluye que “se debe garantizar y promover su desarrollo desde etapas tempranas”.

La doctora en Ecología, Mariela Núñez Ávila, se presenta en el distrito 26 en una lista con casi el mismo nombre que la de los dos candidatos anteriores, Independientes Nueva Constitución, la cual es parte de Independientes No Neutrales.

Es científica e investigadora del Instituto de Ecología y Biodiversidad y directora de la Estación Biológica Senda Darwin, localizada en Ancud. En estos tiempos, participa en organizaciones para transmitir el conocimiento ecológico que surge de sus experimentos, a través de foros dirigidos a la comunidad y a estudiantes secundarios.

La científica asegura que no es suficiente lo planteado en la Constitución en torno a la ciencia y la tecnología. “Somos uno de los países con mayores problemas socio ambientales del mundo, se han degradado nuestros ecosistemas a tal punto que ahora somos más vulnerables a los efectos del cambio climático”, denuncia. Pone como ejemplo las sequías con las que advierte que “existe un alto riesgo de incendios catastróficos a gran escala”.

Consultada por La Tercera PM sobre qué otros elementos le interesa discutir en la Convención, Mariela patenta que “la ciencia y los saberes locales deben guiar la toma de decisiones en la nueva Constitución” en materias como la descentralización, planificación territorial, conservación de la biodiversidad y manejo de los ecosistemas y así “asegurar la provisión de agua y alimentos de calidad para todos los ciudadanos”.

Alzando una candidatura desde la última región del país, está la bioquímica y doctora en Ingeniería Química, Elisa Giustinianovich. Con raíces en la región de Magallanes, Elisa cuenta que “como mujer, investigadora y activista política vinculada al territorio quiero aportar desde mi formación académica y política a las discusiones que se darán en el camino de escribir la nueva Constitución, defendiendo un Estado social y democrático de derechos, con enfoque ecológico y de género transversal”.

La doctora en Ingeniería Química se presenta como opción independiente en la lista de la Coordinadora Social de Magallanes por el distrito 28, es decir, desea ser la representante en la Convención de las comunas de Punta Arenas, Puerto Natales, Porvenir, Cabo de Hornos, Antártica, entre otras.

Por otra parte, para la investigadora es necesario “otorgar garantías para el ejercicio del derecho a participar en la generación, divulgación y goce de los conocimientos” en la próxima carta magna, “de manera que permita superar las brechas impuestas de género, edad, clase social, nacionalidad”, relata Giustinianovich. A la vez, para la candidata es sustancial asegurar como derecho la participación ciudadana en asuntos de interés público y que esto sea “vinculante”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.