Osvaldo Carrasco, director de la Posta Central: “Hay una carga tensional enorme, pero estamos acostumbrados a actuar bajo estas condiciones”

El recinto vivirá la mayor transformación en sus 108 años: pasar de 72 camas UCI a un total de 250, triplicando la dotación ampliada que hoy tienen los hospitales de mayor complejidad y convirtiéndose en la mayor UPC del país. Así, y en un par de semanas, el recinto pasará a ser el "corazón de la batalla contra el Coronavirus", en un plan que cerrará todas las especialidades de medicina (con excepción de la unidad de Quemados) para dedicarse solo a la intensiva.




El médico Luis Osvaldo Carrasco reconoce que hace más de seis meses los equipos del Hospital de Urgencia Asistencia Pública (ex Posta Central) están sobreexigidos. Y es que en el estallido social de octubre pasado las jornadas se volvieron frenéticas, llegando a quintuplicarse las atenciones por hora durante ese período.

Y ahora, el recinto entra en una vertiginosa transformación: en solo una semana, pasar de 70 a 250 camas, convirtiendo al emblemático recinto en un hospital exclusivo para pacientes críticos.

¿Cuál es el plan para reconvertir la capacidad total del recinto a camas críticas?

En septiembre, cuando la Posta tenía 19 camas críticas, implementamos todos los cupos del nuevo edificio Valech, que eran 24, y para abril de este año ya habíamos duplicado a 46 camas críticas. Ahora en mayo tengo 72. La semana que viene aumentaremos a 50 y así, hasta llegar a las 250 que nos pide el Minsal. A esa cifra vamos a llegar paulatinamente, hasta que nos lleguen los insumos ventilatorios, los mismos respiradores, monitores de parámetros, etcétera. La Posta Central siempre ha estado preparada para los grandes desastres, y así ha ocurrido. Este no es más que otro desafío en el que tenemos que responder.

¿Y en cuanto a equipos de salud?

Por cada seis camas UCI que nosotros implementemos, necesitamos dos enfermeras, cinco TENS y un médico. Eso, proporcionalmente, se va a ir contratando. Yo llevo más de 40 años aquí en la Posta. La situación de estar en los grandes hitos y los accidentes lo hemos hecho siempre. El desafío lo tomamos con mucha humildad. Nos gusta lo que hacemos, a veces veo a médicos, enfermeras, los días sábados y domingos, que no tienen por qué venir, pero están acá.

¿Qué va a pasar con los servicios que se van a cerrar de manera parcial durante esta contingencia?

Vamos a juntar cirugía y traumatología en un sector menor, porque las patologías han disminuido y en cirugía tenemos apenas 10 o 9 procedimientos diarios. En el momento que tengamos que avanzar sobre esas camas, los vamos a trasladar al Consultorio N°1.

¿Cómo han sorteado con el equipo médico meses tan ajetreados?

Hace más de seis meses que nosotros estamos en contingencia, hemos cambiado los turnos a 24 horas, donde nuestros funcionarios están día y noche haciendo turno y eso no es normal, pero lo hemos afrontado por nuestra característica de trabajo. Nos mantenemos en pie con mucho apoyo, con mucho acompañamiento, tenemos una unidad de psicología que los está acompañando permanentemente, hemos tenido situaciones que sobrepasan las reservas humanitarias que uno tiene, colapso emocional. A veces no puedes hacer nada si no tienes un ventilador o con qué socorrer al paciente, eso es para lo que nuestro personal tiene que prepararse, pero por supuesto también nos preparamos para tener todos los medios necesarios para que eso no ocurra. Aquí hay una carga tensional enorme, pero la Posta está acostumbrada a actuar bajo estas condiciones.

¿Cuántos contagios se han registrado en el personal?

Tenemos cerca de 2.100 funcionarios y tengo un 4,8% infectado, que son 102 al día de hoy, y que están en la etapa de cuarentena, ad portas de reintegrarse.

Hay temor ante un eventual colapso de la red y la aparición del debate por la última cama. ¿Estamos cerca de eso?

Es una situación de la que no debiéramos hablar. Nosotros nunca vamos a tener una ‘última cama’, siempre habrá recursos para atender a nuestros pacientes como sea y donde sea. El servicio público va a responder como siempre lo ha hecho.

¿Cómo está funcionando la unidad de Urgencia? ¿Tienen hospitalizaciones por Covid-19?

La Posta Central tuvo un cambio grande cuando llegó la nueva torre Valech y muchos servicios se trasladaron a ella, como la urgencia. Así, la unidad antigua quedó desocupada, sin habilitarla. Cuando llegué, me di cuenta que eso era un error fundamental habiendo tantas necesidades en el país, incluso sin pandemia de por medio. Ahí me dediqué a recuperarla.

Tuvimos en un inicio de la pandemia la “urgencia Covid”, que es el servicio antiguo, y la Valech, que es la emergencia nueva, pero la diferenciación entre ambas ya no ocurre. Por ejemplo, hoy tenemos 81 pacientes hospitalizados entre las dos. Las recuperamos a tal extremo que sí podemos tener pacientes UCI hospitalizados y seguimos teniendo box desocupados para recibir pacientes.

Comenta