Tercera PM
Presenta:

Patricio Ortiz, el otro frentista asilado en Europa: “Tengo la posibilidad cierta de retornar a Chile”

Autor: Ivonne Toro

Mientras Ortiz, que en 1995 fue condenado por un tribunal militar a 10 años de presidio por el asesinato de un policía, y cuya permanencia en Suiza provocó en 2005 un incidente diplomático, desea retornar, los otros subversivos que se escaparon en el ’96, corren suertes disímiles.


Practica artes marciales y se hace llamar Patochan. Patricio Ortiz, uno de los frentistas que huyó en 1996 en helicóptero desde la Cárcel de Alta Seguridad es reticente a hablar con La Tercera PM –medio que considera parte del oligopolio de la información en el país-, sobre la situación de su compañero de armas, Ricardo Palma Salamanca, quien recibió el 2 de noviembre la calidad de refugiado en París.

Lo único que explica es que “luego de 22 años fuera de Chile, en mi condición de refugiado político y de ciudadano Suizo, tengo la posibilidad cierta de retornar a Chile, me concentro en esto último y no doy flancos para que se vuelva a distorsionar y manipular mi opinión”.

Mientras Ortiz, que en 1995 fue condenado por un tribunal militar a 10 años de presidio por el asesinato de un policía, y cuya permanencia en Suiza provocó en 2005 un incidente diplomático, desea retornar, los otros subversivos que se escaparon en el ’96, corren suertes disímiles.

Galvarino Apablaza, sobre quien pesa la acusación de ser el autor intelectual del asesinato de Jaime Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards, goza de asilo en Argentina, una situación similar a la que hoy tiene Palma Salamanca en Francia. Ninguno de los dos ve el regreso a Chile como una opción real.

Quienes sí desean volver, son Mauricio Hernández Norambuena, el comandante Ramiro, condenado en Brasil por el secuestro del publicista Washington Olivetto a 30 años y a favor de quien se realizó una campaña para mejorar sus condiciones carcelarias, de la que participó el diputado Gabriel Boric. Uno de sus amigos afirma que el régimen de aislamiento al que está sometido es inhumano y que, frente a ello, el regreso no es mal visto.

De otro evadido, Pablo Muñoz Hoffman, no se tiene referencia.

Un frentista -que no se fugó, pero que es requerido por el país- es Raúl Escobar Poblete, preso en México por una serie de secuestros. Sobre este último, su exabogado y amigo, José Luis Vargas, asegura que “desea volver, eso lo ha comentado”. Su extradición por el secuestro de Cristián Edwards fue rechazada hoy.

Seguir leyendo