Piñera con un solo dígito de aprobación: ¿cómo navega en sus últimos 11 meses?

Tras la aprobación del tercer retiro en el Senado, el Mandatario convocó a los presidentes de los partidos oficialistas a una reunión de urgencia en La Moneda.

Líderes políticos y analistas comentaron los resultados de la última encuesta CEP y, aunque restaron dramatismo a la baja evaluación presidencial, coinciden en que el Mandatario deberá ceder espacios en los meses que le restan de gobierno.




En simple, solo una de cada 10 personas aprueba la gestión del Presidente Sebastián Piñera. El mismo que resultó electo en 2017 con un 54% de los votos, hoy no supera los dos dígitos de aprobación, de acuerdo a lo que mostró la última encuesta realizada por el Centro de Estudios Públicos (CEP) dada a conocer este jueves.

Un 9% dijo aprobar la forma como el Mandatario está llevando a cabo su gobierno, mientras un mayoritario 74% dijo rechazar. La misma cifra entregó el sondeo semanal de Cadem del lunes pasado.

El sondeo –que entrevistó a 1.655 personas vía telefónica entre el 12 y el 23 de abril, es decir, en medio de la tramitación del tercer retiro previsional- dio cuenta también de una pesimista proyección de la situación económica nacional y una baja confianza en las instituciones, ubicando en los últimos lugares de la tabla al gobierno (9%), el Congreso (8%) y los partidos políticos (2%).

Las cifras fueron implacables también con el Mandatario como personaje político. Al igual que en la última medición del CEP de diciembre de 2019, Piñera quedó al fondo del ranking, obteniendo un 11% de evaluación positiva, un punto por debajo del timonel PC Guillermo Teillier. Eso sí, el Presidente es quien concentra la más alta evaluación negativa, la que llega al 70%.

En ese contexto, analistas y dirigentes de Chile Vamos coinciden en que, para los últimos 11 meses de gobierno que le quedan -cruzados, además, por un recargado calendario electoral-, el Mandatario debiera abandonar su rol protagónico y ceder espacios a sus ministros y al Congreso.

En el análisis que hace el presidente de Evópoli, Andrés Molina, subraya que “lo que muestra la encuesta es que hay una enorme desconfianza hacia el mundo político en general (…) Su baja aprobación es la misma que tiene el Congreso y es mayor aún que el nivel de confianza hacia los partidos políticos”. De esa manera, el diputado afirma que “esto, sobre todo, es una crisis de confianza en la política” y, por tanto, una oportunidad para todos los sectores.

“No es solamente Piñera quien tiene una baja aprobación, sino que todo el espectro político”, añade el líder del PRI, Rodrigo Caramori.

En opinión de Molina, el Jefe de Estado deberá ceder espacios para buscar acuerdos y, de ese modo, recuperar una evaluación positiva hacia el final de su mandato. “Yo creo que hay pocos presidentes que le dedican tanto tiempo a su trabajo; él es un trabajólico, está pendiente de todo, quiere estar en todas y saberlo todo, y cuida los recursos del país como si fuera su propio bolsillo. En ese sentido, quizás tenemos que pedirle que delegue un poco más, que les dé más espacios a sus ministros y al mundo político para buscar acuerdos”, explica.

Su par de RN, Rafael Prohens, agrega un elemento más: la coalición como soporte para el gobernante. Al respecto, el senador puntualiza que “el Presidente tiene que volver a buscar el apoyo de su coalición y llegar a un acuerdo en el Congreso, con la oposición. Si se logra eso, más allá del porcentaje de adhesión que pueda tener, será mucho más viable conducir de buena manera sus últimos meses de gobierno”.

Esa opinión es compartida por Caramori, quien explica que “más que criticar al gobierno, yo hago una autocrítica como Chile Vamos, porque somos una coalición política, no un mero pacto electoral y hace mucho rato que parecemos solo lo segundo”. Así, hace un llamado a “fortalecer la unidad de la coalición”, pues –en su opinión- “para que el Presidente pueda terminar de buena manera su mandato, Chile Vamos se debe fortalecer tanto para ser soporte del gobierno como para ser su contraparte”.

En palabras del presidente de la UDI, Javier Macaya, “el gobierno debe reforzar su accionar para los meses que restan de su mandato y apoyarse también en la labor de Chile Vamos. Acá lo que se requiere es un cambio de actitud, de cómo mirar las cosas, no de personas, aunque eso último es facultad del Presidente”.

La visión de los analistas

“A veces, tienes que renunciar a cierto protagonismo precisamente para tenerlo”, sostiene el decano de la Escuela de Gobierno de la UDD, Eugenio Guzmán, quien, de todos modos, desdramatiza la baja evaluación de Piñera. “No es el primer Presidente de la República de un país que gobierna con porcentajes bajos. En América Latina hay muchos ejemplos y han terminado sus gobiernos sin grandes sobresaltos”, dice.

Claro que, en el interés de remontar esas cifras, Guzmán pone énfasis en que, dado el momento político actual y la disposición expresada por la presidenta del Senado, Yasna Provoste, para alcanzar un acuerdo con el gobierno, “puede haber una oportunidad ahí para salir adelante, pero sobre todo hay un tema de dejar un poco más a los partidos que articulen y, segundo, administrar lo que queda, sobre todo en la pandemia”.

Para el director de Criteria, Cristián Valdivieso, “más allá del resultado, la crisis institucional que dejó desnudado al gobierno después del (resultado en el) Tribunal Constitucional, va a exigir que Piñera gobierne lo que le queda buscando mucho apoyo en su coalición, delegando a los partidos mucha toma de decisiones, poder, en la medida que los partidos sientan que pueden administrar más”.

“La manera que tendría de no salir tan magullado y que la ciudadanía se conecte más con lo que viene y no con el gobierno, es que Piñera de realmente un paso hacia atrás, que intente ser menos relevante, no generar la polarización que hay en torno a su figura apareciendo lo menos posible”, asegura.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.