Said vs Said: Qué hay detrás de la disputa que divide a socios de Parque Arauco

SAID

Salvador Said Somavía y Jorge Said Yarur.

Ante el Tribunal de Propiedad Industrial, Jorge Said logró que se confirmase la inscripción de la marca 'Said'. Mientras, -en la misma sede- Salvador Said revocó la resolución que había desestimado sus alegaciones respecto al registro de 'Grupo Said'.




La mediática disputa por el registro de las marcas 'Grupo Said' y 'Said' ha terminado por mermar la relación entre el empresario Jorge Said Yarur y Salvador Said Somavía, hijo de José Said Saffie, presidente de Parque Arauco, compañía de grandes centros comerciales con presencia en Chile, Perú y Colombia.

A inicios de julio, el Tribunal de Propiedad Industrial (TDPI) dictó dos sentencias que vienen a complejizar el caso que acumula más de un año de tramitación. El empresario Jorge Said Yarur –que también es accionista minoritario en Latam Airlines– solicitó la inscripción de dos marcas para sus negocios personales, lo cual generó la oposición de su sobrino, Salvador Said, quien ocupa un escaño como director de Parque Arauco.

Por un lado, Jorge Said logró que el tribunal de segunda instancia confirmase la inscripción de la marca 'Said'. Mientras, Salvador Said revocó la resolución del Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi) que había desestimado sus alegaciones respecto del registro de la marca 'Grupo Said'.

Sin embargo, tras el conflicto se esconde la compleja relación entre el accionista minoritario y la mesa directiva de Parque Arauco. Ejemplo de ello es que Jorge Said, previo al litigio de marcas, lanzó una fuerte ofensiva en contra del centro comercial por la inundación del bowling de su propiedad, que operaba al interior del recinto en Avenida Kennedy. El empresario presentó una demanda arbitral, la cual culminó con que cada parte finalmente pagaría los costos de los daños y, según ha comentado el propio Jorge Said Yarur, posteriormente la compañía administradora de malls sacó las máquinas del lugar sin su autorización.

En el proceso arbitral, cercanos a Parque Arauco explicaron que el espacio de la sala de juego era relevante para su plan de expansión, que incluye un hotel de la cadena Hilton y un centro de convenciones, entre otras obras. Hoy el centro comercial podría exigir el pago de las costas procesales.

Hoy el accionista minoritario evalúa acudir a la justicia civil a fin ser indemnizado por los perjuicios ocasionados, los cuales fueron cuantificado en alrededor $2.000 millones. No obstante, su última en contra del centro comercial surge a raíz por la política de stock options de la compañía.

Este conflicto surge en 2015, cuando en medio de una junta de accionistas extraordinaria, Jorge Said Yarur con 1.500.000 acciones votó en contra del beneficio a los ejecutivos. Posteriormente, en un hecho esencial del 1 de diciembre de 2016 se fijó el precio de las stock options. El caso cobró relevancia recientemente dado que hace unas semanas una serie de ejecutivos de Parque Arauco en bloque vendieran sus títulos, obteniendo millonarios ingresos.

Ante lo anterior, La Tercera PM consultó a Jorge Said si el conflicto marcario afecta su relación como accionista al interior de la compañía y respondió: "El registro de las marcas no tiene por qué afectar las relaciones al interior de Parque Arauco. Mi contraparte y sobrino, Salvador Said, tiene que realizar su trabajo de director de manera responsable y velando por todos los accionistas, incluido yo mismo".

Por estos días, el empresario junto a su equipo legal prepara su arremetida final en la Corte Suprema para revertir el fallo adverso sobre el registro de la marca 'Grupo Said'. En el estrado tendrá a uno de los estudios especialistas en este tipo de litigios, pues Salvador Said es representado por el abogado Juan Pablo Silva, quien posee una vasta experiencia en este tipo de litigios.

Consultado, el abogado se mostró confiado en que el máximo tribunal respaldará la posición manifestada por el tribunal de segunda instancia respecto a la marca 'Grupo Said'. No obstante, admitió que aún no tiene claridad si presentará un recurso de casación para evitar que su contraparte confirme la inscripción de la marca 'Said'.

"Hoy no te podría responder si vamos de casación en el otro proceso ('Said') y no tiene relación con lo que pase en el primero ('Grupo Said'). No tiene relación la marca 'Grupo Said' con 'Said'. Podríamos tomar la decisión de no ir y que ellos no vayan. Podríamos tomar la decisión de ir y que ellos vayan. No lo sé. No está indexado uno con el otro. Se va analizar en su mérito cada uno de los procesos", sostuvo Silva.

Las últimas sentencias

En su sentencia, el TDPI sobre la marca 'Grupo Said' sostuvo que "estamos frente a una contienda familiar que desborda los límites de lo fraternal que normalmente preside las vinculaciones de sangre, para caer al plano comercial, ambiente en el cual los principios de la ética mercantil y competencia leal tienen plena aplicación sin considerar las vinculaciones de linaje o estirpe".

En relación con lo anterior, Patricia Stocker, abogada de Jorge Said, explicó que "no es posible dilucidar cuál ética mercantil se estaría contraviniendo porque Salvador Said no posee ninguna empresa con ese nombre y tampoco ningún registro sobre la marca 'Grupo Said'".

En cambio, respecto a la marca 'Said', el tribunal concluyó que no se puede "impedir a cualquier individuo que tiene un apellido, usarlo como marca, porque un pariente o simplemente otra persona, posee o tiene participación en una empresa relevante, sin que siquiera esa empresa se identifique a si misma o a los productos requeridos con ese apellido, utilizándolo como marca comercial".

Comenta