El solapado gallito político entre la UDI y Evópoli por agencia de Corfo

Sebastián Sichel

El Vicepresidente de Corfo, Sebastián Sichel. FOTO: CRISTOBAL ESCOBAR/ AGENCIAUNO

Ambas tiendas han desplegado gestiones "a todo nivel" para lograr que uno de los suyos ocupe el cargo. Como mar de fondo, está la medición de fuerzas al interior del Gobierno.




Es uno de los últimos nombramientos pendientes y está lejos del primer nivel, pero las gestiones de los dos partidos interesados -UDI y Evópoli- han llegado a lo más alto de La Moneda.

Se trata de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC), un comité dependiente de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), cuyo objetivo es "fomentar la inclusión de la dimensión del cambio climático y el desarrollo sostenible en el sector privado y en los territorios", según publica en su página web.

Hasta junio, el director ejecutivo era el ingeniero agrónomo Juan Ladrón de Guevara, y desde entonces la vacante es el objeto de interés de las dos tiendas, cuyas directivas desplegaron sus diligencias en las últimas tres semanas para asegurar que el cargo quede a manos de uno de los suyos. En el caso de la UDI, del exdiputado y vicepresidente del partido, Giovanni Calderón Bassi. En el caso de Evópoli, del actual concejal por Zapallar Max Correa Achurra.

La carrera, afirman en ambas colectividades, tiene como trasfondo la medición de fuerzas al interior del gobierno y particularmente dentro de la Corfo -que definen como "un ministerio en si mismo"- pero también, en el caso de la UDI, es una señal de fuerza interna para Jacqueline van Ryselberghe, ya en definitiva carrera para reelegirse como presidenta. Calderón Bassi es considerado un cercano a ella, quien la apoyó con fuerza en la elección interna de 2016 e ingresó con ella a la directiva.

Mientras en la UDI afirman que no tienen a uno de los propios en la sede central de la corporación, en Evópoli retrucan que el gremialismo tuvo una buena representación entre los directores regionales de la misma, que se terminaron de zanjar hace tres semanas, y en lo cual La Moneda -con la participación de los intendentes- tuvo el rol de lograr un equilibrio.

En la carrera por lograr su designación, los presidentes de las dos colectividades -la senadora Van Rysselberghe, por la UDI, y Hernán Larraín, por Evópoli- han planteado el tema "a todo nivel", incluyendo al jefe de asesores del segundo piso, Cristián Larroulet, quien ha sido pieza clave en gran parte de los nombramientos del gobierno. La timonel gremialista, además, le planteó el tema al ministro de Economía, José Ramón Valente, en un café que ambos tomaron en el Senado hace dos semanas. En la UDI no hay una sola versión respecto de qué contestó el ministro, pero desde Economía afirman que su titular "nunca se compromete con un cupo de partido, sino que por la confianza que le puede dar un currículum". Larraín, por su parte, también ha planteado el interés de la tienda al vicepresidente de Corfo, Sebastián Sichel (Ciudadanos), quien es quien finalmente toma la decisión sobre el tema.

Como mar de fondo, al interior del gobierno apuntan a la perplejidad que tienen los partidos tradicionales de Chile Vamos -RN y UDI- ante el "islote" de Ciudadanos que es la Corfo, como describen. Sobre todo en el gremialismo apuntan a la cercanía ideológica entre Sichel y Evópoli, uno de cuyos representantes es precisamente el subsecretario de Economía, Ignacio Guerrero, de quien depende la ASCC.

Con el tiempo corriendo, tanto desde Corfo como Economía aseguran que la decisión estaría tomada y que Correa sería el elegido. Incluso se apunta que su labor al frente de la ASCC comenzará el 2 de agosto. Sin embargo, desde las dos tiendas interesadas afirman que "nada está dicho hasta que el contrato esté firmado", cuestión que hasta hoy no se concretaba.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.