Suspenden operaciones de cambio de sexo en Hospital Van Buren de Valparaíso: Jubiló el único doctor que las hacía

van-buren

Luego de intervenir a 448 pacientes transgénero, este centro no podrá atender nuevos casos hasta septiembre de 2020. Su director, el médico Mauricio Cancino, señaló que existe falta de formación y recursos. Nueva jefa del área se especializará en el extranjero en genitoplastías y se reincorporará a fines del próximo año.




Al menos por un año estarán suspendidas las genitoplastías, feminizantes o masculinizantes según sea el caso, en el Policlínico "Identidad de género", del Hospital Carlos Van Buren, en Valparaíso. Se trata de las operaciones comúnmente conocidas como reasignación o cambio de sexo. La razón, sin embargo, no obedece a un tema ni legal ni de política hospitalaria, sino a la falta de un especialista.

Actualmente, en este centro de salud, donde desde 1976 se han operado 448 personas transgénero, ya no hay quien realice las intervenciones. El galeno Guillermo Mac Millan (78), exjefe del servicio de urología, jubiló voluntariamente. El especialista dijo a La Tercera PM que su retiro se debe a que "no podía hacer lo que a mí me gustaba. Era muy frustrante. Si me llegaba un paciente nuevo que no era un cáncer, no lo podía operar antes de un año".

Quien asumió las operaciones de readecuación genital, la doctora Melissa Cifuentes, se ausentará hasta septiembre de 2020 por estar en el extranjero, especializándose justamente en estas cirugías.

No obstante, el director del hospital, Mauricio Cancino, señaló que el programa seguirá funcionando: "Estamos convencidos de la importancia de darle solución a estos pacientes. Si aquí encontraron a un cirujano adelantado a su época (Mac Millan), lo mínimo que podemos hacer es mantener funcionando el policlínico", advirtió, respecto del centro asistencial que más intervenciones de este tipo ha efectuado en el país.

Por esta razón, acordaron con el propio Mac Millan operar a los pacientes que ya habían programado sus operaciones para este año y que estaban en lista de espera. Pero los nuevos interesados tendrán que esperar hasta septiembre de 2020 para proceder con su caso. "Mientras, seguimos entregando tratamientos hormonales a los pacientes que son permanentes", explicó Cancino.

Con la salida de Mac Millan, el director del hospital lamentó que "si bien hay un programa, con psicóloga, asistencia social y matrona, no hay ningún otro urólogo que se haya formado en esta área".

Eso se debe, según explicó, a que actualmente no hay una política del Ministerio de Salud (Minsal) ni línea de trabajo que impulse la formación de especialistas, o destine recursos para las operaciones de cambio de sexo. En el caso del Van Buren, los costos de la cirugía, cercana a $ 8 millones, los cubre el hospital. "No hay un programa nacional, con fondos, o un plan de especialización en el área", dijo Cancino.

El director del hospital añadió que "para nosotros el gasto del programa es una inversión social. Es motivo de tremendo orgullo. Le cambias la vida a una persona, para bien. Se trata de una acción en salud real muy concreta".

Francisco, paciente operado en julio por Mac Millan, resaltó la importancia de la operación. "El tema de la cirugía era algo que yo quería hacer. Si no lo hacía, me quedaba incompleto. Verme al espejo era chocante, eso no tenía que estar ahí, había que cambiarlo. Ahora estoy contento. El tema es conmigo. Era sentirme cómodo conmigo mismo", dijo.

Junto con el Van Buren, otros once centros de salud del país realizan estas operaciones: cinco en la Región Metropolitana (fundamentalmente el Hospital Clínico San Borja) y otros seis ubicados en Antofagasta, La Serena, Concepción, Talcahuano, Osorno Y Puerto Montt.

Comenta