Un millón de pesos en ganancias: El saldo de la fiesta clandestina en Maipú

El galpón de la polémica fiesta. Foto: Agencia Uno.

El galpón de la polémica fiesta. Foto: Agencia Uno.

La fiscalía pidió ayer la prisión preventiva en contra del organizador de la fiesta en Maipú, al que asistieron cerca de 400 personas, por cuatro delitos contra la Salud Pública. No obstante, el juez decretó su arresto domiciliario nocturno. A las 22.40 de ayer Carabineros fue a ver si Juan Salazar Castañeda estaba cumpliendo la medida en su casa, pero su padrastro les dijo que había salido. Tras quebrantar la medida, hoy el tribunal ordenó su prisión preventiva.




“Juan Salazar Castañeda, de forma voluntaria hace entrega la suma de $990 mil en dinero efectivo, en denominaciones, de 25 billetes de $20 mil, 36 billetes de $10 mil, 16 billetes de $5 mil, ocho billetes de $2 mil, 34 billetes de $1.000, los que fueron incautados mediante cadena de custodia y serán enviados a la fiscalía”. Esto son parte de los antecedentes de la investigación penal, a los que tuvo acceso La Tercera PM, en contra de Juan Salazar Castañeda (45) quien fue formalizado ayer por la Fiscalía Occidente por cuatro presuntos delitos contra la salud público, luego de organizar una fiesta clandestina de cerca de 400 personas el pasado 2 de mayo en un galpón en Maipú.

“Habiéndose decretado por el Presidente de la República estado de catástrofe el 18 de marzo de 2020 en razón de existir una pandemia y contagio del virus Covid-19, el imputado Juan Patricio Salazar Castañeda organizó un evento masivo que tendría lugar el 2 de mayo de 2020 en Camino a Melipilla 8811, Maipú, que funcionaría ilegalmente como discoteque, al cual concurriría gran cantidad de gente. Para lo anterior adquirió botellas de bebidas alcohólicas, amplificación de sonidos, parlantes e iluminación y contrato un guardia que se preocuparía de la seguridad del evento. Tuvo lugar el 2 de mayo a las 22.00, encontrándose el imputado al interior del recinto, concurriendo al lugar entre 300 y 400 personas, permitiendo el imputado su ingreso, produciéndose una gran aglomeración al interior”, dijo ayer el fiscal Paul Martinson en la audiencia de formalización.

Señaló que nadie estaba con mascarillas y que la fiesta duró hasta las 2.00, cuando entraron los carabineros y escaparon los asistentes. Detuvieron al imputado dentro del lugar, quien “obtuvo ganancias por alrededor de $990 mil”, indicó Martinson.

Además del dinero incautado, se le encontraron tres parlantes, un amplificador y seis focos de iluminación. También, una botella de pisco añejado en roble de 1000 cc, una botella de vodka de 275 ml, una botella de ron dominicano de 750 ml, una botella de bourbon, una botella de whisky de un 1 litro, una botella de cerveza y tres envases plásticos con un líquido amarillo.

De acuerdo al fiscal, cuando los carabineros llegaron al galpón, Salazar les dijo que estaba haciendo una fiesta de cumpleaños. “Ante la presencia policial, las personas adentro empezaron a alterarse y lanzaron piedras a los carabineros. Los portones estaban cerrados y el encargado los abrió y salieron las personas en autos gritando insultos a los carabineros, quienes detectaron a unas 400 personas”, aseguró Martinson.

Según el Ministerio Público, se le puede imputar a Juan Patricio Salazar la organización de evento a raíz de la declaración en calidad de testigo que entregó un guardia de seguridad, Jorge Arenas. Este señaló que fue su amigo Patricio Salazar quien lo contactó para trabajar en el evento. “Él fue contactado el 30 de abril por Juan Salazar con la finalidad de realizar un trabajo para verificar la seguridad de un cumpleaños que se realizaría en la calle Camino a Melipilla en Maipú, por lo mismo le iba a pagar $ 30 mil, agregando que esta fiesta se realizaría el 2 de mayo. Señaló que no irían más de 50 personas al evento y fue así que él accedió en razón de las necesidades económicas que mantiene", dijo Martinson.

Apuntando a la gravedad del delito, el persecutor pidió al juez del Noveno Juzgado de Garantía de Santiago que se decretara al imputado la prisión preventiva

Sin embargo, el magistrado rechazó ayer la solicitud de la fiscalía y le dio al imputado un arresto domiciliario nocturno. “En relación a la necesidad de cautela de prisión preventiva solicitada en este caso por peligro para la seguridad de la sociedad, es una medida de última ratio, debe ser una medida a utilizar siempre y cuando no haya ninguna otra que no permita garantizar que se vaya a incurrir nuevamente en nuevos delitos y se ponga en peligro la seguridad de la sociedad y por ahora mayores antecedentes para estimar que Juan Salazar Castañeda constituya un peligro real para la seguridad de la sociedad, que vaya a incurrir en nuevas conductas que resulten peligrosas para la salud pública, no tenemos. Esta solo la realización de este evento que aún falta investigar con claridad si fue él el organizador o no, no es suficiente para considerarlo un peligro”, indicó el juez Salgado. Se dictó un plazo de 120 días de investigación.

Salazar señaló al final de la audiencia “voy a quedarme en mi casa. Tengo miedo de que le pase algo al local que tengo porque la fiesta no la hice yo y la fiesta que estaba no era de buena conducta. Paré la fiesta cuando me di cuenta pero no pude hacer más allá. Reconozco mi culpa de que...”. Ahí lo interrumpió el juez y le dijo que podía guardar silencio. El imputado se quedó callado.

Ayer, cerca de las 22.40 Carabineros fue a controlar que estuviera en la casa donde debía cumplir su arresto domiciliario, sin embargo, su padrastro informó a la policía uniformada que no se encontraba. Luego, los carabineros volvieron a buscarlo a las 23.45 y lo encontraron frente a su casa. Por esto, hoy se realizó una audiencia de control de detención y se decretó su prisión preventiva.

El fiscal Luis Cortés señaló que se va a perseguir penalmente a todos los que asistieron al evento.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.