Una crisis peor que la de los ‘80: Voces del dial porteño cuentan las penurias de su audiencia en la pandemia

Ambos son hombres-ancla de populares radios del puerto. Carlos Williams, de Radio Festival, y Sandro Puebla, de Radio Carnaval, han transmitido recesiones, terremotos y crisis políticas durante más de 30 años. Y con esa experiencia a cuestas analizan el sentir de sus oyentes frente a la cuarentena. Cuentan que, ante tanta incertidumbre, su público ha crecido y que han fortalecido su rol social, publicitando emprendimientos locales. Coinciden en que esta crisis económica se ve peor que la de los años 80. Y que la salud mental está deteriorada.




Carlos Williams lleva más de tres décadas como voz de Radio Festival, una de las más escuchadas de Valparaíso en el 93.7 FM. Respecto de las crisis sanitaria, es rotundo: “La pandemia vino a agudizar lo que había iniciado el estallido social”, sostiene.

Williams, así como su colega Sandro Puebla, de Radio Carnaval, es un voz autorizada para analizar el sentir de los porteños en medio de la crisis sanitaria. El locutor de la tradicional “radio en colores”, relata que percibe la preocupación de sus auditores. “La gente se quedó sin trabajo y se ha tenido que reinventar, con deliverys de tortas o empanadas. En la radio publicitamos estos emprendimientos”, cuenta.

¿Es diferente esta crisis a la recesión de los años 80?

En lo económico hoy está un poco más delicado. El problema radica en la incertidumbre, no sabemos qué nos va a ocurrir. En los ochenta no teníamos en riesgo la vida.

¿Encuentra algún símil con el terremoto del 27/F?

La gran preocupación del viñamarino era si venía el tsunami. Esta pandemia es de mayor magnitud. Ahora no te salvas subiendo a las partes altas.

¿Cómo ve la cuarentena en Valparaíso y Viña del Mar?

Al comienzo las personas no se lo tomaron muy en serio. A medida que se fueron conociendo casos, se tomaron más precauciones (...) Vamos a superar el coronavirus, pero no sé cuándo. La pandemia vino a agudizar lo que había iniciado el estallido social. Mucha gente ya lo pasaba mal.

¿Ve preocupación por el 18 y las Fiestas Patrias?

Preguntan si habrá fiesta. Nosotros decimos que hay que ir haciéndose el ánimo de cuecas en casa y con la familia.

¿Le han pedido nuevas canciones?

Somos una radio alegre. Seguimos con nuestro espacio de música del recuerdo, donde tratamos que la gente se evada de los problemas y no se ponga a tomar “caldo de cabeza”, como se dice en buen chileno.

¿Y en lo sentimental, qué cuentan los auditores?

Muchos tienen problemas de convivencia, por el encierro.

Sandro Puebla: “La relación con los auditores se reforzó”

Sandro Puebla, insigne locutor de Radio Carnaval, es directo para contar la sensación que le dejan sus auditores en medio de la pandemia: “Pucha, la verdad es que la gente lo está pasando mal. Se ve en las ollas comunes, que han aumentado. Y también por todos los WhatsApp que llegan de personas que están esperando las cajas de alimentos. En Rodelillo (Valparaíso) y Nueva Aurora (Viña del Mar), incluso levantaron barricadas de protesta”, sostiene.

¿Cuál es el tema más frecuente que les preguntan?

Cómo nos ayudamos. Hace unos días, la Unión Comunal de Forestal pidió mercadería para una olla común. Como radio hemos tratado de ser un puente entre el que necesita y que el que puede ayudar. Se han agrandado las audiencias. La relación con los auditores se ha reforzado.

¿Cómo han funcionado las cuarentenas?

La Radio Carnaval la escuchan quienes trabajan en la construcción, los que viajan en la locomoción colectiva, las asesoras del hogar. Las personas cuentan que siguen saliendo, para comprar o para hacerse la plata. El chofer de la micro, por ejemplo, que gana día a día y tiene que pagar el petróleo. Que si no corta boletos, no gana.

¿Cuál es la principal razón por la que llama el auditor?

La pandemia lamentablemente está afectando la salud mental de la gente. Se nota mucho el cambio respecto de hace dos meses. La señora o el caballero que quedaron sin trabajo, ahora los dos en la casa y sin poder salir. Vienen las peleas. Nosotros hemos comunicado los teléfonos de psicólogos y médicos dispuestos por el municipio y gobierno.

Comenta