Undurraga y el lío Evópoli por Kast: “Va a tener que hacer una oferta de profundo cambio”

Francisco-Undurraga.jpg

Se reeligió diputado en el distrito 11, donde los republicanos se metieron eligiendo dos y la primera mayoría. Al presidente de Evópoli lo dejaron fuera en La Araucanía. Undurraga, de la facción más reacia al ex UDI, encara el enredo de su gente antes del consejo general de mañana en la tarde, que decidirá si se van con Kast... y si se dispondrán o no a ser gobierno si gana.




Logró cuatro años más en la Cámara, pero no alcanzó la primera mayoría en el distrito 11 (Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina, Peñalolén). En la capital del Rechazo ese cetro se lo llevó anoche el republicano Gonzalo de la Carrera (46.032). El Evópoli Francisco Undurraga (43.372) llegó segundo y en esa zona los otros escaños se repartieron así: 1 para Republicanos, 1 para RN, 1 para la UDI y otro para Tomás Hirsch, que repite plato bajo la bandera de Comunes.

“El Partido Republicano ha representado a parte del sentir de la población del distrito. Las elecciones se ganan y se pierden y es legítimo que ellos tengan sus dos representantes; sacaron votación para aquello, y me parece que tenemos que buscar puntos en común no solo con los diputados republicanos del distrito, sino que con todos los diputados en términos de todas las ideas que no vemos”, reflexiona el vicepresidente de la Cámara.

Le tomó así el pulso de primera mano a esta coexistencia entre ambas derechas que tendrá su próximo capítulo en la segunda vuelta presidencial. Obvio que Undurraga no va a votar por Boric, pero el detalle fino de esto es que como él, hay otros en Evópoli que tienen profundas diferencias valóricas y políticas con Kast. Uno de ellos es su propio sobrino, Felipe, senador.

Pero otros, como el flamante senador del mismo partido, Luciano Cruz-Coke, ya están jugadísimos: “Con todos los matices programáticos que pueda tener, yo voy a apoyar a Kast”, dijo él esta mañana en Radio Agricultura.

Además, la dispersión de dos listas compitiendo le costó el cupo en la Cámara al presidente de su partido, Andrés Molina, en un distrito (23, región de La Araucanía) donde entraron dos republicanos.

Lamento que alguien como Andrés Molina no esté en el próximo Congreso; le hace bien a la política y a nuestro partido. Espero que siga con la misma fuerza trabajando y se le va a echar mucho de menos. Creo que La Araucanía fue injusta con Andrés y Sebastián Álvarez: el trabajo que desplegaron hay que reconocerlo, pero no contó con el favoritismo de sus habitantes.

El votante de derecha de allá quería una derecha más dura, entonces...

La situación de La Araucanía es muy extrema y ellos no supieron leer la firmeza que siempre ha tenido Andrés. Habrá que hacer los análisis; indudablemente se ve premiado el proyecto de José Antonio Kast a través de sus diputados electos. ¿Se endureció más el electorado? Puede ser. Lo importante es destacar y defender el trabajo honesto y consecuente. Andrés, además, ha sido atacado en los conflictos en la zona.

Se endureció el electorado de derecha entonces con el resultado de Kast, dice usted.

El electorado y Chile en general está pidiendo orden y cambios. Kast fue capaz de transmitir y el electorado se desplazó hacia su comunicación. Ahora va a tener que generar un segundo tiempo donde también genere propuestas de cambio, con una política social concreta.

¿Por qué tendría que moderarse si parece que su receta le ha servido?

Le rindió para pasar a segunda vuelta. Pero para ganar las elecciones necesita convocar a la centroderecha y el centro.

¿Depende de que se modere?

Depende de la amplitud de su oferta programática y en la que se pueda desarrollar de mejor forma el país.

¿Cree que una persona como él pueda ganar o no?

La historia dice que quien sale primero en la primera vuelta, consistentemente ha salido presidente. Ante dos proyectos tan distintos, con el del FA-PC, la gente preferirá más tranquilidad. La oferta que él tiene que hacer en relación a un cambio profundo social, lo va a tener que hacer.

Usted como liberal ha criticado más de una vez a Republicanos. ¿Que hará mañana en el consejo general extraordinario, que tiene que decidir si el partido apoya o no a Kast y si se dispondrán o no a entrar en un hipotético gobierno suyo?

Como vicepresidente del partido no me atrevería a opinar sin escuchar al consejo. El consejo general resolverá esto (mañana martes en la tarde), todos podemos llegar con nuestras diferencias, pero tenemos que salir unidos y fortalecidos en el proyecto Evópoli.

Pero como liberal no le dará lo mismo. Ha criticado varias veces la ideología de Kast.

Para nadie son sorpresa mis diferencias con Kast y su proyecto, eso no cambia. Pero no voy a votar por Gabriel Boric y permitir que a Chile vuelva el comunismo.

¿Debe sacar de su programa los incentivos discriminatorios a las parejas casadas, el asunto del Ministerio de la Mujer y otros asuntos que le hacen sentido a su mundo?

Primero tendremos una decisión colectiva, y como militante me someteré a ella. Lo importante es que la gente quede tranquila y vaya a votar por esa alternativa. Estamos en un proceso de reflexión, tenemos el CG mañana, vamos a escuchar a nuestras bases y de ahí se tomarán las decisiones.

¿Hay o no margen para el disenso si una mayoría se inclina por irse con Kast?

Depende de cuál sea el voto político. Hay que desdramatizar esto. Nos hemos acostumbrado a contradecir los compromisos de los partidos; lo vivimos en la elección cuando no todos los militantes estuvieron con Sebastián Sichel.

De esto dependería el futuro de Evópoli. ¿No le preocupa que si se van con Kast su partido hipoteque el perfil más liberal que han intentado instalar?

Indudablemente que me preocupa eso. Pero primero hay que generar la conversación interna.

Si no prosperan las conversaciones, ¿hay piso en Evópoli para decidir no hacerse parte de un hipotético gobierno de Kast y declararse oposición de derecha a un gobierno de derecha dura? ¿O es algo irreal?

El mismo José Antonio se declaró opositor al gobierno de Piñera, del que hemos sido y seremos parte hasta el 11 de marzo. Hay que desdramatizar: Evópoli es responsable y no vamos a dejar de hacer de las cosas y votar como hemos votado por estar dentro o fuera de un gobierno puntual.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.