Verduleros, encantadores de perros y predicadores: La vida cesante del plantel de Colo Colo

Brayan Cortés, adiestrando a su perra de cuatro meses. El arquero es uno de los 22 jugadores que fueron pasados a la AFC por Blanco y Negro.

Con sus contratos suspendidos, los jugadores del cuadro popular se alistan para cobrar su segundo sueldo en la AFC. Por mientras, desarrollan las más diversas actividades para pasar estos días.




Un jugador vendiendo frutas y verduras a domicilio o un arquero adiestrando mascotas. Estos son algunos de los ejemplos de lo que hoy viven los futbolistas de Colo Colo, quienes han tenido que reorientar su tiempo libre, después de que Blanco y Negro decidiera acogerse a la Ley de Protección al Empleo, argumentando un acto de autoridad por la postergación del fútbol debido a la pandemia. Esta normativa faculta a las empresas a suspender temporalmente la relación laboral con sus trabajadores, pagando solo las cotizaciones. El sueldo lo cancela la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC), pero, en el caso de los futbolistas, ellos solamente pueden cobrarlo 90 días por encontrarse con un contrato a plazo fijo. Estos fondos, además, tienen un tope de 120,4 UF ($ 3.457.406), de los cuales el primer mes se recibe el 70% ($ 2.420.184); el segundo, un 55% ($ 1.901.573); y el tercero, un 45% ($ 1.555.832).

El plantel ya recibió el pago de abril y en los próximos días debería cobrar mayo, un ejercicio que a la concesionaria le significa un ahorro cercano a los $ 500 millones mensuales, sobre una nómina que bordea los $ 640 millones.

ByN envió una nómina con 22 jugadores, de los cuales tres fueron objetados: Pablo Mouche, Gabriel Costa y Nicolás Blandi, todos ellos por problemas con su documento de identidad. “Lo que pasó fue que la AFC rechazó a tres jugadores por no tener la cédula chilena y eso ocurrió porque las cotizaciones de esos jugadores quedaron en rezago en el sistema de la AFC. Esto significa que el AFC en su sistema no logra ver que las cotizaciones pagadas al rut provisorio se asocian a ese nombre y a esa persona determinada. Entonces, para ellos es como si nunca hubieran cotizado, siendo que tienen más de un año de cotizaciones, salvo Blandi que tenía tres meses e igual tenía derecho. En los tres casos el reparo era el mismo: que no estaban afiliados al sistema”, explica Francisco Moya, abogado de la sociedad anónima.

No obstante, la situación pudo ser corregida. “Recibido este reparo, lo que hizo Blanco y Negro fue poner un reclamo en el AFC y en la Superintendencia de Pensiones. La AFC acusó recibo del oficio que le mandó la Superintendencia para revisar este tema y entiendo que ya está en vías de solución. Lamentablemente, los tiempos de la AFC son mucho más largos que los de antes, porque evidentemente hay una sobrecarga enorme”, añade el jurista, quien aprovecha de aclarar que el lesionado Iván Morales también fue ingresado, ya que el club le pagó íntegramente el tratamiento y su remuneración mensual.

Morales confirma que ya cobró el seguro y cuenta brevemente cómo ha sido su rutina. “Estoy haciendo todo por mi lado, sin saber nada del club. El club tampoco se ha hecho presente y todo lo estoy manejando con mi PF y mi kinesiólogo”, relata el delantero, quien está recuperándose de una rotura de ligamentos cruzados en la rodilla derecha.

En tanto, su compañero, Marcos Bolados, describe cómo pasa sus días de cuarentena y cesantía forzada. “Entreno todos los días, ya estoy acostumbrado. Con las comidas he estado súper bien, ya me acostumbré a una dieta y en eso estoy. A veces, me salgo un poco, pero lo normal”, admite, junto con revelar cuáles son sus quehaceres en el hogar: “Ya que no puedo salir, aprovecho de ordenar y limpiar”. Entre sus pasatiempos favoritos, está el tenis de mesa, pero no lo practica. “Tengo mesa, pero no con quien jugar”, dice, por lo que dedica tiempo a jugar Play Station. “Mi juego favorito es el Call of Duty”, indica la figura del Cacique, quien también ha tenido que destinar energías en la batalla legal que enfrenta contra la Clínica Antofagasta, a la que acusa de negligencia en el parto de su hijo Maximiliano.

Frutas y verduras a domicilio

Nicolás Maturana lanzó un emprendimiento de venta de frutas y verduras, al que también sumó uno de venta de mascarillas. Es el mismo mediapunta quien se encarga de hacer los respectivos repartos. Uno de sus clientes, Lucas Anríquez, residente en Macul, destaca la atención de su vendedor. “Le hemos comprado tres veces naranjas, limones y paltas, y viene él mismo; descarga la fruta, la pesa y te pregunta si está todo bien. Echa la talla... De verdad, que está ciento por ciento involucrado. Él me comentaba que le servía estar presente, porque hay mucha gente que le compra solo por ser él o hasta para tener una foto”, narra. Además, desclasifica una anécdota. “El otro día se le echó a perder la camioneta y vino en su auto personal a dejarme la fruta, que en cuanto a precio no es tan barata ni tampoco tan cara, pero es de muy buena calidad”.

Pablo Mouche y Esteban Paredes son dos de los que han sido parte de las conversaciones con la dirigencia. En los últimos días, ambos han participado en iniciativas solidarias. El argentino, quien entrena por su cuenta con Mario Soto, ex PF de Christian Garin y Nicolás Jarry, envió ayuda para la realización de una olla popular en Cardales, Buenos Aires. Mientras que el capitán se sumó a la Ruta Alba, una obra que asiste a personas en situación de calle o en vulnerabilidad. Con ellos, el delantero recorrió las calles de Santiago a fines de abril y hace pocos días entregó cajas de mercadería en Puente Alto.

En tanto, Matías Fernández se recupera de sus molestias físicas y ha dedicado su tiempo a hablar del Evangelio con los jugadores más jóvenes del plantel; y Javier Parraguez ha incursionado con éxito en la plataforma Tik Tok, realizando extravagantes videos.

Siguiendo la ruta de El Encantador de Perros, por otro lado, Brayan Cortés aprende a entrenar a sus mascotas. El instructor Christian Valero subió un video a Instagram donde se ve al arquero intentando dominar a su cachorra Donna, una Golden Retriever de cuatro meses. “Llevamos trabajando unas tres semanas y los avances han sido notables. Brayan tiene cuatro perros y hacemos sesiones de una hora a una hora y media, dos veces por semana, dedicándole unos 25 minutos a cada uno”, agrega el adiestrador canino venezolano.

Mientras los futbolistas se reiventan, esta semana se reanudarán las conversaciones entre la dirigencia y el plantel, lo que podría poner fin al conflicto y determinar la salida de los deportistas del Seguro de Cesantía.

Comenta