Visionario, nacionalista y Allendista ¿Quién era Arturo Merino Benítez?

merino 2

Fue el primer comandante en jefe de la Fuerza Aérea y se le considera también el Padre de la Aeronáutica Civil, además del creador de LAN. Casi fallece en un accidente en 1930, en las aguas del Estrecho de Magallanes, en su tarea de unir el país a través del cielo.




"Gracias a él, los chilenos podemos viajar hoy a cualquier parte del país. Fue un visionario y un arquitecto de la aviación". Así se expresaba, en diciembre de 2015, el general Arturo Merino Núñez, cuando tomó el mando del Estado Mayor Conjunto de la Defensa (Emco). ¿El destino de sus loas? Un pariente muy cercano: su padre, el comodoro Arturo Merino Benítez, la figura cuyo nombre lleva el aeropuerto de Santiago .

En esa misma conversación con La Tercera, también abordó la posibilidad de que le cambiaran el nombre al aeropuerto internacional de Santiago. "Esa es una decisión que tiene que tomar la Comisión de Cultura, dejemos que ellos decidan. El resultado habrá que asumirlo. De lo que sí voy a hablar es de lo que hizo mi padre y del sacrificio de sus compañeros, que incluso perdieron la vida por abrir nuevas rutas aéreas en el pasado, y conectar a Chile como lo conocemos hoy", subrayó el oficial.

Pasó el tiempo y pasaron cosas. Ayer, Arturo Merino Núñez emuló a progenitor -quien lo tuvo a los 74 años-, y tal como el comodoro en la década de los años 30, asumió la comandancia en jefe de la Fach. Una ironía del destino quiso que casi al mismo tiempo, la Comisión de Cultura le bajara el dedo a su mítico progenitor y levantara el de Pablo Neruda como nombre propio de la terminal aérea.

"Nosotros nos oponemos al cambio; no es solo un nombre, es un legado, un símbolo", apuntó el comandante en jefe saliente de la Fach, general (R) Jorge Robles Mella.

¿Quién fue Arturo Merino Benítez?

Para muchos, un visionario y emprendedor incansable. Para otros, un apasionado del aire, a veces en la cornisa entre la hazaña y la locura.

Nació en Chillán, el 17 de mayo de 1888 y se le considera el Padre de la Aeronáutica Chilena. Desde siempre cargó con el mote de "rebelde". De hecho, ingresó a la Escuela Militar y egresó en 1908 como teniente de artillería. Y ya en 1917, en la Academia de Guerra, dictó una conferencia con la que se ganó varias miradas de reproche, cuando aseguró "la superioridad de la aviación sobre la caballería en la exploración a larga distancia y en el combate mismo".

Directo. Así dicen que era.

Fue agregado militar en la Embajada de Chile en Brasil y en 1926 su vida cambió: entró a los servicios aéreos del Ejército, cuya dirección asumió en 1928.

El siguiente hito fue asumir, en marzo de 1930, con el título de subsecretario de Aviación, el mando de la Fuerza Aérea Nacional. Se convirtió así en su primer comandante en jefe, aunque ese cargo se comenzó a llamar de esa forma recién a partir de 1932, cuando se creó el Ministerio de Defensa.

Allende y el accidente

Cuenta la leyenda que el Presidente Carlos Ibáñez del Campo  le dijo alguna vez que no había como comunicar a todo el país. Merino le respondió: "Yo tengo un camino construido: ¡El de los cielos de Chile!".

Según la web oficial de la Fach, "luchó incansablemente por ello, arriesgando incluso su vida". Esa alusión es al accidente que sufrió en Aguas Frescas, Punta Arenas, en enero de 1930. Aquella vez, Merino se empecinó en volar de forma directa a la ciudad austral -obviamente con muchos menos recursos y seguridades que hoy-, capotó y se mantuvo horas a bordo de su avión, en el Estrecho de Magallanes. Lo rescataron cuando ya estaba casi sumergido en las heladas aguas de ese paralelo.

Lo que ocurrió es que Merino buscaba explorar las canchas de aterrizaje de todo el país, para poder efectuar un análisis concreto de las necesidades. Por eso, partía él mismo al norte y al sur. Y con esos informes promovió la generación de instalaciones meteorológicas, señalizaciones y, más adelante, las radiocomunicaciones.

Otra de sus características fue su marcado nacionalismo. Siempre se opuso a que el tráfico aéreo en Chile fuera servido por líneas extranjeras. Golpeó puertas hasta crear una línea nacional.

De hecho, lo logró. "El 21 de julio de 1932 se promulgó el Decreto Nº 247, que otorgó personalidad jurídica a la Línea Aérea Nacional, designándose un consejo directivo presidido por Merino Benítez", se establece en el libro histórico de la Fuerza Aérea.

Tan firme era su convicción que incluso se habría batido a duelo "con el comandante Vergara Montero, quien sostenía una tesis contraria", ha publicado la Fach.

Gracias a Merino, se puso en marcha el actual sistema aeronáutico nacional, que hoy encabeza la DGAC, y el Club Aéreo de Chile, que dio origen a más instancias similares a lo largo del país.

Además, se cuenta en los hangares que para su ropa, Merino Benítez únicamente usaba telas nacionales y que sólo permitía vino chileno en lugar de licores extranjeros para las recepciones oficiales.

Se alejó de la máxima jefatura de la Fach el 15 de septiembre de 1932, cuando se acogió a retiro con el rango de comodoro del aire, lo que actualmente se conoce como general.

Pero su nacionalismo no era a secas. A él mismo le gustaba ser considerado un "nacionalista de izquierda". Tanto, que organizó en 1964, durante la elección presidencial, una concentración en el Teatro Baquedano (actual Teatro de la Universidad de Chile) para apoyar la candidatura presidencial de Salvador Allende. "La familia militar junto a Allende", fue su lema.

Más tarde, en 1970, el entonces Presidente Eduardo Frei Montalva condecoró al comodoro con una medalla de oro que decía: "Al insigne y primer comandante en jefe de la Fuerza Aérea de Chile, 1930-1970". Obviamente, con desfile de por medio.

Finalmente, Arturo Merino Benítez falleció en mayo de 1970, a los 81 años.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.