Banda Ancha en Chile: Cómo el país pasó a convertirse en el líder regional en Internet

Banda-Ancha.jpg

Hasta 1999, las conexiones en nuestro país apenas alcanzaban el 15% de los hogares, dejándonos muy atrás en el ránking latinoamericano, pero con la implementación de la banda ancha, todo cambió, hasta convertir a Chile en líder regional y a la vanguardia del mundo.




La década del 90 marcó el nacimiento del Internet en el país, pero mientras en el mundo ya se instalaba esta tecnología en el día a día de muchos procesos, acá aún se pensaba como una solución eminentemente académica, lejos de verla con el potencial de masificación que tiene hoy.

“En esos primeros años sentíamos que nos estábamos poniendo al día, que estábamos accediendo a una red que nos acercaba a todos los centros de investigación que admirábamos. En ese sentido, sentíamos la gran relevancia que esto tenía, pero yo siempre lo vi como un sistema para la ciencia y tecnología, nunca pensé que iba a impactar a la sociedad entera”, comenta José Miguel Piquer, conocido como el ‘padre’ del Internet en Chile, siendo el gestor del dominio .cl y del primer sitio web del país, en 1993.

“En Chile, fuera del ambiente académico, no había ningún interés en Internet. La respuesta clásica era: para qué quiero internet si acabo de instalar un fax”, añade Piquer, hoy profesor del Centro de Computación de la Facultad de Ciencias físicas y matemáticas de la Universidad de Chile.

En la segunda parte de la década del 90, el trabajo de estos pioneros fue tomando un rumbo inesperado, principalmente gracias al nacimiento de una innovación que cambiaría definitivamente las telecomunicaciones.

“Cuando escuché por primera vez el término ‘banda ancha’, se refería a conexiones de 100 kilobits/s, ¡unas mil veces menos que hoy! Sin embargo, el poder disponer de alta velocidad fue cambiando radicalmente el impacto de Internet y sus usos posibles”, señala Piquer.

Cómo la banda ancha lo cambió todo

Mientras en el ámbito académico se discutían conceptos del primer mundo tecnológico, faltaba que desde las telecomunicaciones se atrevieran a implementarlos. La oferta comercial en ese entonces era aun costosa y muy limitada y con conexiones que compartían el uso con la red telefónica, lo que impedía que se usaran ambas a la vez.

Pero a pesar de que en ese entonces se veía como una apuesta arriesgada, fue VTR la compaía encargada de dar el salto, algo que ya habían hecho en un par de oportunidades. En los años 90′s había sido precursor en la incorporación de la telefonía celular, pilar en el desarrollo de la televisión de pago en el país y hacia el final de la década llevaría a cabo la decisión que lo cambió todo. “Fuimos disruptivos”, reconoce Hernán Benavides, director de proyectos de VTR, “Y a principios del 2000 nos atrevimos a llevar la tecnología de banda ancha a los hogares. Con la tecnología de ‘always on’, siempre conectados, cambiamos el paradigma de cómo la gente usaba Internet”.

La banda ancha, entonces, se instalaba como el modelo de consumo de Internet hogareño que tenemos hasta hoy: con conexiones independientes de la red telefónica, de alta velocidad y con pagos diferenciados no por la cantidad de datos descargados, sino que por la velocidad de acceso. Y este desarrollo fue clave para lo que se vendría. La adopción temprana de la banda ancha produjo una revolución tecnológica que colocó a Chile a la vanguardia en adopción de tecnología. De hecho, hoy Chile goza con un despliegue de fibra óptica superior al promedio de la OCDE y mayor al de países como Estados Unidos.

Hoy por hoy, este despliegue permite ser el pilar fundamental para toda esa red de conexión que posibilita las clases virtuales, el teletrabajo y las largas horas de entretenimiento frentes a distintos dispositivos.

“Felizmente podemos decir que el acceso a las telecomunicaciones y la tecnología han ido de la mano con lo que se ha visto en el resto del mundo. Nuestro despliegue de banda ancha para lograr la masificación de Internet, o el hito de cómo una red de televisión se transforma en una red de telecomunicaciones para múltiples servicios, han ido ocurriendo en el mundo al mismo tiempo que han ocurrido en Chile. Hemos ido a la par, siempre pensando en cómo mejoramos la comunicación y la entretención dentro del mercado chileno”, resume Hernán Benavides.

Este positivo escenario lo comenta también José Miguel Piquer, que ha sido testigo vivencial de la historia completa de las telecomunicaciones en nuestro país. El académico de la U. de Chile es enfático en su análisis: “Estoy convencido que un enorme porcentaje del PIB chileno ha crecido gracias a Internet. La minería, la agricultura y todas las empresas tradicionales, se han visto impactadas en su crecimiento gracias a Internet. Internet nos ha liberado de nuestra geografía, que nos había mantenido imposibilitados de insertarnos en el mundo en forma eficiente”, agrega el hombre que nos conectó por primera vez con el mundo, a través de un cable, en una sala de la Universidad de Chile en 1992.

“Las tecnologías siempre van evolucionando, y siempre en VTR vamos a contar con las últimas tecnologías disponibles, para que los clientes tengan las mejores experiencias de conectividad y entretención. Wifi inteligente, televisión digital, contenido integrado en múltiples plataformas, etc. Todo lo que está ocurriendo en el mundo lo estaremos integrando para nuestros clientes”, asegura Hernán Benavides, quien lleva muy de cerca también otro de los desafíos de la compañía, que es ayudar a cumplir con la meta del programa “Conectividad para la Educación 2030″, que busca asegurar la conexión para las zonas más aisladas del país.

Ya son 30 años de historia de Internet en esta pequeña parte del planeta, 3 décadas donde se destacan nombres, académicos y principalmente, una visión, la de acercar a Chile al primer mundo tecnológico, para eso, al parecer, había que “ser disruptivos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.