Mujeres en cargos de primera línea: ¿cuánto falta para la esperada paridad?

De izq. a der.: Isidora Iñigo, de la Subsecretaría del Trabajo; María Teresa González, de Starkraft; Francisco Dagnino, moderador; Jacqueline Balbontín, de Scotiabank, y Alejandra Sepúlveda, de ComunidadMujer. Fotos: Juan Farías.

Revive aquí "El rol crucial de los liderazgos femeninos en el trabajo", conversatorio organizado por Scotiabank y transmitido por La Tercera, en el que a partir de la mirada de cuatro destacadas mujeres se analizó el aún difícil camino para aquellas que buscan ascender en sus organizaciones. Sin embargo, hay varias empresas que ya están trabajando por emparejar la cancha.



Según las cifras del Quinto Reporte de Indicadores de Género en las Empresas en Chile, realizado por la Fundación ChileMujeres junto a los ministerios de Economía y de Hacienda, la participación femenina en directorios alcanzó un 15,9% en 2023, mientras que un 23% de mujeres ocupa cargos de primera línea gerencial.

Sin embargo, hay otras estadísticas que todavía se mantienen; por ejemplo, que el 33% de las empresas no cuenta con mujeres en gerencias y el 41,8% no tiene representación femenina en sus mesas directivas.

¿Cómo lograr el cambio de la cultura organizacional en pos de la ansiada paridad de género?

La pregunta no es sólo una declaración de buenas intenciones: está demostrado que la inclusión de liderazgos femeninos en las empresas promueve mayor diversidad e innovación, pero también más productividad y mejores resultados económicos tanto a nivel de los negocios como del país.

Esta premisa fue el punto de partida del conversatorio “El rol crucial de los liderazgos femeninos en el trabajo”, un diálogo organizado por Scotiabank y transmitido por La Tercera y Pulso, en el que cuatro destacadas representantes de distintos frentes -gubernamental, empresa privada y organizaciones civiles- analizaron la situación actual de la inclusión de las mujeres en cargos relacionados con la toma de decisiones y las tareas que aún faltan por realizar.

Jacqueline Balbontín destacó las políticas de Scotiaban para fomentar la corresponsabilidad, mientras que Alejandra Sepúlveda habló de la "multa por hijo" que reciben las mujeres luego de ser madres.

A modo de diagnóstico, Alejandra Sepúlveda, presidenta ejecutiva de ComunidadMujer, destacó los esfuerzos que se han hecho en el país por aumentar la cifra de mujeres en directorios, como también la mayor participación femenina en sectores tradicionalmente masculinizados. “Sin embargo, aún no alcanzamos el 20% de mujeres en alta dirección”, enfatizó.

“La brecha ha sido persistentemente estable (...) El principal nudo es la maternidad, que está considerada por la evidencia como una gran barrera, porque es una maternidad que no tiene asociada una real corresponsabilidad o distribución de roles parentales, ni una responsabilidad social al respecto. Hemos hablado en los últimos meses de la ‘multa por hijo’, que tiene que ver con cómo el nacimiento del primer hijo provoca un descenso muy fuerte de las mujeres en su inclusión laboral“, fue parte de su diagnóstico.

Jacqueline Balbontín, vicepresidenta de Gestión de Personas, Cultura y Asuntos Corporativos de Scotiabank Chile, calificó el retroceso de la participación femenina en pandemia como “doloroso para un país que pretende estar a la altura de los principales países a nivel mundial”. Asimismo, hizo un llamado a quienes toman decisiones, tanto a nivel público como privado, a mantener las medidas de flexibilización iniciadas en pandemia y que fortalecen la inclusión femenina.

“Cuando partí en la industria financiera, las mujeres que entrábamos éramos bastante pocas. O estudiábamos carreras que nos permitieran hacer una pausa para la maternidad. Yo tuve la suerte de estudiar una carrera de las ciencias duras: 20 mujeres en un mundo de 600 hombres, éramos bichos raros (...) y vi cómo mujeres cuando volvían de su maternidad encontraban su escritorio en el pasillo. Eso es vulnerar derechos de las personas, y tener una mente muy limitada”, dijo, y luego puso como ejemplo inverso el caso actual de Scotiabank, que busca estar a la vanguardia adoptando distintas prácticas que favorecen, por ejemplo, la corresponsabilidad parental.

“El cambio necesita sentido de urgencia”, agregó María Teresa González, gerenta general de Starkraft, quien argumentó que la inserción laboral de las mujeres es un factor crítico en el bienestar de un país. “Necesitamos diversidad (...) Tenemos que hacer el cambio cultural que nos permita entender que esto es crucial”, agregó, además de comentar el caso particular de su empresa, de origen noruego y que tiene paridad a nivel de altos cargos en un sector -como la energía- donde esta realidad es la excepción.

Tanto Isidora Iñigo como María Teresa González coinciden en que el cambio cultural hacia la paridad es una urgencia y un factor crucial para la democracia.

La mirada gubernamental también estuvo presente durante el diálogo, en la voz de Isidora Iñigo, jefa de la Unidad de Transversalización de Género de la Subsecretaría del Trabajo, parte de la recientemente estrenada Ley de Conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

“Para el ministerio este tema es un foco de preocupación central. No es posible pensar en el desarrollo, y no sólo económico, sino de la democracia, si no avanzamos en igualdad de género, y especialmente en igualdad de género en los mercados laborales”, enfatizó, a la vez que detalló como el ministerio ha fortalecido distintas iniciativas que incentivan la contratación de mujeres y su inclusión y corresponsabilidad en en el trabajo.

Para conocer cómo generar avances en este tema, las y los invitamos a revivir este interesante diálogo en el siguiente video.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.