Simples consejos para proteger sus compras online durante el verano

compras online

Durante las vacaciones todos estamos más relajados. Sin embargo, eso no es motivo para bajar la guardia al realizar una transacción por internet. Aquí le contamos algunas simples acciones que puede tomar para comprar con seguridad y pasar un verano tranquilo.



Ya sea por el relajo propio de esta época del año o simplemente por una programación tardía de las compras, el verano se presenta como un momento idóneo para caer en algún tipo de estafa digital. El llamado de los especialistas ante este riesgo es doble. Por un lado, los consumidores deben prestar más atención cuando realizan una compra online y, los negocios, resguardar en todo momento la seguridad de sus plataformas de ecommerce.

“Si se está de viaje, es importante evitar el uso de redes Wi-Fi públicas. Si fuera ineludible utilizarlas, se recomienda usar aplicaciones con un cifrado adecuado y acceder solo a webs con URLs que empiecen por https://, abreviatura de ‘HTTP seguro’. Los computadores públicos en aeropuertos u hoteles hay que evitarlos, o procurar entregar la menor cantidad de datos posibles”, advierte Juan Alejandro Aguirre, Senior Manager Sales Engineering LATAM de Sophos, empresa especializada en software y hardware de seguridad.

Estos consejos cobran mayor importancia considerando la gran cantidad de transacciones electrónicas que se realización en el país durante 2022. Según datos de la Cámara de Comercio de Santiago, el 85% de los usuarios compró en canales electrónicos, y se prevé que para este 2023 los índices de ventas sigan en aumento.

Joaquín Saul, director de soluciones de Cyber&Intelligence de Mastercard, aporta más cifras para tomarle el peso al tema: “De acuerdo con datos de nuestro estudio ‘El desafío de la ciberseguridad en América Latina y el Caribe’, de 2021, 7 de cada 10 consumidores han sufrido algún ataque cibernético en Latinoamérica”.

Los mayores riesgos, tanto para las pymes y los usuarios, durante las compras online, están asociados a la recepción de mensajes falsos de bancos, robo de identidad o de contraseñas, fraude a tarjetas de crédito y realización de compras en un sitio web falso. “Los ataques a las pequeñas empresas aumentaron un 424%, solo en 2020, y de acuerdo con la empresa consultora Juniper Research, especialista en temas digitales, se espera que las transacciones de comercio digital alcancen los US$9 billones para 2024, un aumento del 60% en los últimos cuatro años, lo que lógicamente incrementa el riesgo de ciberataques”, agrega el ejecutivo de Mastercard.

Juan Alejandro Aguirre destaca algo que todo consumidor debe considerar al realizar una compra por internet: la confianza que tenga en el comercio elegido. “Uno de los principales cambios que se ha presentado en la relación entre negocios y clientes en el mundo digital es la aparición de la llamada ‘confianza digital’ (Digital Trust), que va más allá de la calidad, el precio o la exclusividad. La ‘confianza digital’ establece relaciones basadas en la disponibilidad, confidencialidad y ética con la que se trata la identidad digital y la información de los usuarios, generando una nueva ventaja competitiva”, explica.

¿Qué pueden hacer las pymes?

Para ayudarlas a defender sus activos y la reputación de sus marcas, surgió Trust Center Mastercard, plataforma con contenido gratuito, y en español, para todos los propietarios de negocios que quieran mejorar sus niveles de seguridad digital.

“En esta plataforma se pueden encontrar artículos, podcast y videos en los que especialistas en cibereguridad entregan consejos para salvaguardar las compras de los clientes. También hay artículos con definiciones importantes que todo emprendedor debe conocer, como cuáles son y en qué se diferencian los principales ciberataques –como el phising, el malware y el smishing–, además de información sobre las mejores prácticas para mantener el negocio protegido en el día a día”, detalla Joaquín Saul.

Desde 2018, Mastercard ha invertido más de 1.000 millones de dólares en funciones de ciberseguridad, lo que ayudó a prevenir 2.500 millones de interacciones digitales fraudulentas a nivel mundial.

Para saber más de Mastercard Trust Center, visite https://www.mastercard.cl/es-cl/empresas/empresas-pequenas-medianas/ciberseguridad/trust-center.html

Decálogo de las compras electrónicas seguras

-Mantenga actualizados los sistemas operativos de todos sus dispositivos. Esas actualizaciones contienen funciones de seguridad críticas que lo protegen de las vulnerabilidades, evitando que los estafadores obtengan acceso a su dispositivo e información personal.

-No compre ni complete ninguna transacción financiera a través de una red Wi-Fi pública.

-Si utiliza una billetera digital en su teléfono celular, manténgala con un código de acceso único que no sea un dato personal fácilmente conseguible, como su cumpleaños o su dirección.

- Si es posible, trate de proteger su información personal con datos biométricos (como la huella digital).

-Cuando compre en línea, siempre busque el ícono del candado donde se encuentra la URL y asegúrese de que la URL comience con “https” en lugar de “http”. Esos dos indicadores significan que los datos están encriptados y que el sitio web es seguro.

-Al realizar compras, solo interactúe con proveedores confiables y de buena reputación. Antes de cerrar una compra, lea las reseñas y la política de devoluciones del comercio.

-Proteja sus cuentas en línea con autenticación multifactor, conocida como MFA. Habilitar MFA significa que necesita una combinación de dos o más autenticadores para verificar su identidad antes de poder acceder al servicio. Incluso si un factor (como su nombre de usuario/contraseña) se ve comprometido, los estafadores no podrán cumplir con el segundo requisito de autenticación (como un código biométrico o de texto), lo que les impedirá obtener acceso a sus cuentas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.