Arriba, al lado, abajo

lámparas

Junto a la belleza y beneficios de la luz natural, la correcta elección de los puntos de apoyo artificial para iluminar nuestros espacios logrará ambientes gratos o no tanto. Tres básicos en este sentido son las lámparas de sobremesa, pie y techo.




De sobremesa

Lámpara de apoyo o sobremesa, un indispensable y útil complemento. Las solemos usar en veladores o mesas laterales, incluso en entradas. Su misión es de apoyo a la luz general, que puede provenir del techo de focos o de lámparas de pie. En el caso del velador hay que considerar si esta será para leer y pueda direccionarse.

[gallery ids="45354,45358,45357,45356,45355" link="file"]

De pie

Son muy decorativas y contribuyen a hacer más acogedores ciertos espacios; las lámparas de pie perfectas son las que se pueden reorientar y así lograr una luz más ambiental. Además del living, pueden utilizarse en salas de estar o lugares donde se ve televisión y se quiere tener una atmósfera de poca luminosidad general.

[gallery link="file" ids="45361,45359,45362,45360,45363"]

Siempre las luces con tecnología led son más eficientes. Su vida útil alcanza hasta 50.000 horas y consumen un 80% menos de energía que las tradicionales. No generan calor y su luz es cálida.

Colgantes

Tienen la ventaja de ser una fuente multidireccional de iluminación y ser, además, un objeto decorativo por excelencia. Suelen vestir los comedores o cocinas integradas, por ello su elección hay que meditarla y considerar la altura necesaria para que luzcan; se recomienda que al menos entre la superficie de una mesa y la lampara haya en promedio 75 a 80 cm libres.

[gallery ids="45365,45364,45366,45367,45368" link="file"]

Comenta