Guía de arte: Contemplación Ceramista

Al artista siempre hay que verlo como un artesano




Simpleza y funcionalidad

Desde chica María Francisca Fresard tuvo una fascinación por la cerámica. Luego, en París, tomó cursos de modelado en cerámica y tecnología para seguir en Chile perfeccionándose en el taller de Cristina Rabí. Formalmente creó su propio taller en el 2018, desde donde sigue “trabajando, explorando, imaginando, creando, sorprendiéndome, frustrándome, llorando, emocionándome y siendo feliz, sintiendo la misma magia que sentía cuando era chica”, dice. Admira el trabajo de Molly San Your Ceramics, “sobre todo con su trabajo en un colegio en Richmond (EE.UU.)”. Además es seguidora de Jars of dust , Marion Graux, Hana Karim, y le gusta el trabajo y exploración de esmaltes y colores de Studio Arhoj.

@fresardpetitlaurent

Onírico y vibrante

Pepa Espinoza es arquitecta y con el tiempo se ha ido especializando en la ilustración y en darle forma tridimensional a ese mundo imaginario a través de la cerámica. “Mi trabajo se caracteriza por crear piezas de colores vibrantes que, además de ser un soporte para mis dibujos, sean por sí solas ilustraciones en 3 dimensiones que tengan uso funcional y decorativo a la vez, y de esa forma lograr que el dibujo cobre vida propia”, cuenta. Hace trabajos a pedido con envíos a todo Chile.

@pepa.espinoza

Fascinación animal

La cerámica de Milena Vodanovic siempre habla de sensibilidad y poesía. Sus esculturas de animales son hechas “a mano y en torno cerámico con pasta de gres blanca y decorados con técnicas de esgrafiado y mishima inlay. Todos tienen una tercera quema de oro de 22 quilates”, explica. Los animales son su fascinación, “no solo por la diversidad de su comportamiento y la belleza de su apariencia, sino también por la carga simbólica que los humanos les hemos adjudicado a lo largo de nuestra historia. El pájaro, libertad. El perro, fidelidad. El conejo, creatividad y fertilidad. Y tanto más para ahondar”, cuenta.

En Chile admira a: José Domingo Prado “Un maestro del torno y las piezas grandes, perfectas. Y a Andrea Lallana. “La delicadeza de su trabajo en papel cerámico es sobrecogedora”. Internacional: Beth Cavener. “Saquémonos el sombrero ante la maestra indiscutible de la escultura animal en cerámica”, concluye.

@milenavodanovic

El pretexto para tornear

Cuando Francisca Gaete estudiaba arte tomó un curso optativo de introducción a la cerámica. “Algunos años después, en medio de una especie de crisis existencial, tomé un curso de cerámica con Guillermo Casanave, que me enseñó a tornear, hacer pastas y formular esmaltes. Me obsesioné con el torno, además de los cambios físicos y químicos que se producen en el horno”, cuenta. Siguió con quien considera el mejor ceramista de Chile: Francisco Olivares, su maestro. “La serie de las botellas nace de mi necesidad de tornear algo. Necesito un pretexto, y para esto nada mejor que las series. Me interesan las líneas simples y el blanco limpio de las pastas de porcelana, así como algunas pastas de gres blanco que van en esa misma dirección. Un estudio de formas donde cada botella tiene la suya propia, pero varias juntas se potencian para formar algo mejor”, cuenta.

@frangaete_ceramicas

Comenta