Impacto cero

cero cabin

Fotos: Matías Riveros, Estudioaf.cl y Urbeck.

Dos firmas chilenas se la están jugando por viviendas modulares que se construyan e instalen con el menor impacto en su entorno, alcanzando incluso el 100% de autonomía.




Urbeck, desde Frutillar

En la Región de Los Lagos está esta fábrica chilena que a la fecha ya llevaba 27 casas instaladas. “Somos una empresa de construcciones sostenibles que utiliza los principios de diseño amigable, gestión y ahorro del agua para interiores y exteriores, diseño de estrategias de eficiencia energética y fuentes de energía renovables”, explican.

Hay cuatro modelos, que parten desde una tiny house hasta otros más grandes de cerca 180 metros. Y es que una de sus principales ventajas es su sistema de ensamble, similar a un Lego que permite ir creciendo, pudiendo incorporar un segundo piso u otros espacios en un tiempo máximo para la instalación de 90 días.

En cada casa construida existe un plan de acción que va desde el reciclaje de los desechos hasta la replantación de cualquier tipo de arbusto que haya que mover. Además, si el cliente lo solicita se pueden incorporar paneles solares y domótica para lograr un ahorro mayor de energía. Desde $9.990.000 más IVA, modelo tiny house (20 m2). urbeck.cl

Urbeck

Zero Cabin, vivir sin cuentas

“Donde muchos ven solo una cabaña, nosotros vemos felicidad para toda la vida”, así definen su filosofía los creadores de Zero Cabin. Se trata de una empresa fundada hace dos años por Ian Burbulis, PhD en Química; Héctor Becker, PhD en Termofísica; Luis Valladares Faúndez, biólogo, y Felipe Lüer, ingeniero, y que, según explican, busca cambiar el paradigma de cómo vive la sociedad hoy día a través de la construcción de casas con cero impacto.

“Juntamos todas las tecnologías disponibles: energía solar, eólica, entre otras, y armamos un kit que se instala alrededor de la casa y permite vivir autónomamente. No necesitas nada del exterior, ya que calefacción, agua y luz están considerados, la única cuenta es internet”, afirman. Hay tres formatos: llave en mano, que parte de cero e incluye diseño, construcción y se entrega lista para habitar, y los modelos prediseñados, que gracias a un sistema de ensamble permite en solo una semana tener la casa lista y es ideal para lugares complejos. Por último, venden los kits de autonomía, que funciona para casas rurales tipo parcelas e incluyen toda la tecnología para garantizar los servicios básicos.

“Cualquier persona que tenga un terreno y la posibilidad de teletrabajar hoy puede vivir feliz sin cuentas, sin contratar agua potable, ni conectarse a la red eléctrica gracias a nuestro sistema”, enfatizan. zerocabin.org

Estas casas además se pueden reinstalar, con un mínimo desperdicio, en un nuevo lugar.

  • Sin cuentas de agua: ZeroCabin tiene un sistema de recolección de aguas lluvias y un filtro de osmosis inversa para hacerla bebestible.
  • Electricidad: El sistema trae paneles solares integrados.
  • Calefacción pasiva: Las casas incorporan una estufa Becker, del doctor en Física chileno Héctor Becker, que funciona con poca leña. Según explican, la energía es eficientemente extraída y se utiliza para calefacción, horno, calentar agua sanitaria y hasta un hot tub.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.