Apple y Disney estarían preocupados por el impacto en sus negocios de la prohibición a WeChat

Esas y otras empresas estadounidenses habrían contactado a la Casa Blanca para discutir las medidas contra el servicio de mensajería de Tencent.


Parece que varias compañías estadounidenses no están contentas con las recientes medidas que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomó contra la aplicación de mensajería de Tencent, WeChat.

Particularmente, de acuerdo a un artículo de The Wall Street Journal (vía The Verge), durante el martes pasado empresas como Apple, Ford, Walmart y Disney participaron de una llamada con funcionarios de la Casa Blanca con el fin de exponer las consecuencias negativas que tendría en sus respectivos negocios la prohibición de WeChat.

El servicio de mensajería de Tencent es uno de los más importantes en China y, además de permitir que sus usuarios intercambien mensajes, puede ser utilizado para realizar pagos, marketing y comercio virtual.

Así, por ejemplo, esta prohibición implicaría que Apple no podría vender dispositivos con esa aplicación. Algo que evidentemente no sería atractivo para los consumidores chinos y afectaría al negocio de la compañía de la manzana en uno de los mercados más importantes a nivel mundial.

Pero aunque las consecuencias de esta medida ciertamente son más evidentes en el caso de Apple, las otras empresas que expresaron sus preocupaciones ante la Casa Blanca también creen que verían afectadas sus operaciones ya que simplemente no podrían promocionar sus productos ni realizar transacciones a través de WeChat.

La orden ejecutiva que Trump firmó contra WeChat surgió en medio de la disputa del mandatario con otra popular aplicación china, TikTok; sin embargo, desde la publicación del documento la extensión de esta medida ha estado marcada por las dudas debido a su redacción.

De hecho, poco después de que se diera a conocer la orden ejecutiva, comenzaron las especulaciones sobre el futuro de las compañías ligadas a Tencent en el mundo de los videojuegos y aunque esas dudas eventualmente fueron aclaradas, la incertidumbre sobre el alcance del dictamen ha persistido y aclarar el panorama habría sido una de las principales motivaciones de las compañías que contactaron al gobierno de Donald Trump.

Comenta