El último Blockbuster del mundo sigue funcionando en medio de la pandemia

El local ubicado en Oregón, Estados Unidos, ha tenido un inesperado éxito en medio del coronavirus.


El Blockbuster ubicado en la ciudad de Bend en Oregón, Estados Unidos, resistió al cierre del resto de los locales de la compañía, sigue dando la batalla contra el auge de los servicios de streaming y hoy, en medio de la pandemia de coronavirus, aún mantienen sus puertas abiertas. Y aunque parezca difícil creerlo, su negocio está bastante activo.

En una entrevista con Vice la gerente general de la inmortal tienda, Sandi Harding, contó que no fue sencillo que el famoso Blockbuster continuara operando durante la crisis sanitaria.

Inicialmente, durante los primeros días de la pandemia, el local de renta de películas tuvo que cerrar sus puertas porque simplemente las personas no respetaban las medidas preventivas de distanciamiento social que había implementado la administración y se agolpaban en la sección de nuevos lanzamientos.

Antes esa situación, el Blockbuster decidió cerrar por un tiempo y luego intentó continuar operando con un servicio de arriendo por teléfono donde las personas podían llamar para reservar el título que querían, pagaban por él y luego lo recogían en la tienda donde un trabajador de Blockbuster “limpiaba la caja del DVD con toallitas Clorox, la ponía en una bolsa Ziplock y la llevaba a su automóvil”.

Esa iniciativa le reportó entre 10 y 15 clientes diarios a la tienda, pero obviamente eso no era suficiente para mantener a flote el plan con todos los riesgos que conllevaba y finalmente el Blockbuster optó por cerrar nuevamente sus puertas.

La empresa le continuó pagando a sus empleados durante ese período y Harding comenzó a idear un plan para hacer posible una reapertura.

Así, de la mano de otros empleados, la gerente comenzó a preparar el local y pegando marcadores en piso, asegurando mascarillas y estableciendo indicadores claros para mantener una distancia social adecuada, lograron abrir nuevamente el local.

Pero claro, allí enfrentaron un nuevo obstáculo. Debido a la contingencia, su distribuidor de DVD había cerrado y Harding tuvo que echar mano a nuevas técnicas para mantener actualizado el catálogo del último Blockbuster.

“El gran título para la próxima semana es Call of the Wild”, explicó Harding. “Normalmente empiezo con 30 copias en DVD y 12 a 14 Blu-Ray. Iré a Walmart, Target, Fred Meyer, a todos los minoristas que tenemos aquí en la ciudad, y solo obtendré cinco o 10 de cada uno. No les gusto mucho si entro y vacio sus estantes, así que trato de ser consciente de eso y me aseguro de dejarles también películas a sus clientes habituales".

Obviamente este Blockbuster ya no goza de los días de gloria que tenían el resto de estas tiendas hace algunos años, sin embargo, el negocio tampoco marcha mal. De hecho, Harding cuenta que la gente festejó su reapertura.

“Recibí a una clienta que me dijo: 'estoy muy agradecida de que hayas vuelto a abrir, porque no podía revisar Netflix una vez más’”, contó Harding.

Pero ¿qué buscan los clientes del último Blockbuster del mundo? Cuando comenzó la pandemia parece que todos querían ver películas sobre catástrofes pero hoy simplemente quieren distraerse.

“Al principio eran Outbreak, Contagion y cualquier película sobre pandemias, pero ahora es casi todo ... Probablemente podrían haber encontrado la película que están buscando (en un servicio de streaming), pero no lo hacen, no es necesario: pueden venir aquí y la tenemos”, concluyó Harding.

Comenta