Hasbro retirará un juguete de Trolls tras quejas sobre la inapropiada ubicación de un botón

Algunas personas acusaron que el diseño de una muñeca de Poppy podría tener efectos perjudiciales en los niños.


Hasbro decidió retirar del mercado a un juguete de la película Trolls World Tour que generó controversia por su diseño.

Durante esta semana, a través de redes sociales, se viralizó un video donde una madre estadounidense criticaba a una muñeca de Poppy comercializada por Hasbro llamada “DreamWorks Trolls World Tour Giggle and Sing Poppy”.

Dicho juguete presentaba como su gran atractivo que los niños podían presionarlo para que emitiera distintos sonidos, pero mientras uno de los botones para aquella tarea estaba ubicado en el estómago de la muñeca, el otro estaba situado entre sus piernas.

“Encuentro esto inquietante y creo que es algo que debe compartirse”, dijo la autora del video que fue compartido por un político estadounidense. “(...)Sé que algunos de ustedes pueden no pensar que esto es un gran problema, pero especialmente desde que tengo hijos ... esto es malo”.

Eventualmente el video dio pie a una petición impulsada por una mujer llamada Jessica McManis que emplazaba a distintos supermercados y tiendas de Estados Unidos a dejar de vender el juguete.

“Nuestra sociedad está condicionando a nuestros hijos a pensar que la pedofilia está bien. Esta muñeca de Trolls World Tour llamada Poppy tiene un botón en su área privada debajo de su falda. Cuando presionas este botón en las partes privadas de la muñeca, ella jadea y se ríe”, dice la petición. “¡Esto no está bien para el juguete de un niño! Este juguete necesita ser retirado de nuestras tiendas”.

“¿Qué hará pensar este juguete a nuestros niños inocentes e impresionables? ¿Qué es divertido cuando alguien toca tu área privada? ¿Qué la pedofilia y el abuso de menores están bien? ¡No está bien! ¡No es divertido! ¡Es dañino y tiene efectos a largo plazo en la salud mental / física de un niño!”, añade.

Hasbro tomó en consideración esos reclamos y en una declaración a Providence Journal la vocera de la compañía, Julie Duffy, explicó que la ubicación del botón pretendía que el juguete emitiera sonidos al sentarse. No obstante, la empresa entiende las interpretaciones que pueden surgir a partir del diseño y anunció que retirará al producto del mercado.

“Esta característica fue diseñada para reaccionar cuando la muñeca estaba sentada, pero reconocemos que la ubicación del sensor puede ser percibida como inapropiada”, dijo Duffy. “Esto no fue intencional y nos complace ofrecer a los consumidores una muñeca Poppy de reemplazo de valor similar a través de nuestro equipo de atención al consumidor. Estamos en el proceso de eliminar el artículo para la compra“.

Comenta