Las Crónicas de Narnia consideró que Andrew Garfield no era lo suficientemente guapo para interpretar al Príncipe Caspian

El actor recordó su fallida audición para el papel que finalmente quedó en manos de Ben Barnes.


Si no conocieron a Ben Barnes por sus papeles en series como Westworld, The Punisher o Shadow and Bone es probable que su primer recuerdo del actor sea como el Príncipe Caspian en las películas de Las Crónicas de Narnia.

Pero si todo hubiese marchado de acuerdo a las ambiciones de Andrew Garfield, Barnes no se habría quedado con el papel de Caspian.

En una reciente entrevista con ET, Garfield recordó el inicio de su carrera y en particular abordó cómo fue el período en que le costó encontrar papeles.

“Recuerdo que estaba muy desesperado”, señaló Garfield. “Hice una audición para el príncipe Caspian en Las crónicas de Narnia y pensé: ‘Esto podría ser, esto podría ser’. Y ese apuesto y brillante actor Ben Barnes terminó obteniendo el papel”.

Garfield continuó contando que Barnes y él habrían sido los finalistas en el proceso de la búsqueda de Caspian para esa adaptación de los libros de C. S. Lewis.

“Creo que era entre él y yo”, dijo el protagonista de The Amazing Spider-Man. “Y recuerdo que estaba obsesionado: ‘¿Por qué no yo? ¿Por qué no yo?’”.

En medio de su desesperación Garfield se dedicó a insistirle a su agente sobre el papel hasta que ella la reveló la particular razón por la que no habría sido escogido para esa saga.

“Eventualmente (la agente) se quebró por mis incesantes molestias y me dijo: ‘Es porque no creen que seas lo suficientemente guapo, Andrew’”, recordó el actor.

Por supuesto, los fanáticos y fanáticas de Garfield tienen un montón de argumentos en contra de esa premisa. Pero tengan en cuenta que el actor actualmente está satisfecho con esa decisión.

“Ben Barnes es un hombre muy guapo y talentoso. Entonces, en retrospectiva, no estoy descontento con la decisión y creo que hizo un trabajo hermoso”, sentenció.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.