Los críticos no fueron gentiles con El Resplandor cuando se estrenó hace 40 años

Este 23 de mayo se conmemoran cuarto décadas desde que la película de Stanley Kubrick llegó a los cines en Estados Unidos.


Este sábado se conmemoran 40 años desde que El Resplandor se estrenó en los cines de Estados Unidos y aunque hoy en días la película de Stanley Kubrick es un clásico indiscutido, en ese entonces la crítica no tuvo las mismas impresiones de la adaptación de la novela de Stephen King.

A propósito de un nuevo aniversario del estreno de la película, desde IndieWire rescataron algunos comentarios que la prensa especializada hizo en 1980 con miras al debut en cartelera de El Resplandor y, por decir lo menos, son bastante llamativos.

Y es que mientras actualmente sería absurdo ponerse a discutir sobre la calidad de la película, en ese entonces algunos críticos clamaban que las actuaciones no eran buenas y que incluso la película era trivial.

Por ejemplo, Derek Malcolm de The Guardian escribió: “No puedo evitar pensar que (la historia) original de Stephen King, con sus embustes espeluznantes de otros mundos, se interpone en el camino de la sombría visión de Kubrick y finalmente la abarata y distorsiona. El género dentro del cual se proyecta la película tiene un precio demasiado alto. El desempeño de Nicholson, aunque sea deliberadamente exagerado, no debería alentar tanta risa como miedo. Los giros finales de la trama tampoco deberían parecer tan ilógicos. Si El Resplandor no es trivial, ciertamente lo alienta a pensar que lo es".

Y ese no fue el único argumento contra la actuación de Nicholson como Jack Torrance ya que desde Variety escribieron: Cuanto más loco se pone Nicholson, más idiota se ve. Shelley Duvall transforma desde la cálida y simpática esposa del libro en una tímida y semi-retrasada histérica”.

Pero el desempeño del elenco no fue lo único que molestó a los críticos que reseñaron El Resplandor en 1980, algunos también apuntaron sus dardos contra la apuesta visual de la película y tomas que hoy simplemente son icónicas.

“Aunque podemos admirar los efectos, nunca nos atraen o dejan hipnotizados. Cuando vemos un destello de cadáveres sangrientos u observamos un torrente de sangre saliendo de un elevador, no nos asustamos, porque la absorción de Kubrick en la tecnología cinematográfica nos aleja”, escribió Pauline Kael de The New Yorker.

Todo mientras Dave Kehr de Chicago Reader sostuvo: “Kubrick busca una visión del infierno fría e iluminada por el sol, nacida en el seno de la familia nuclear, pero sus imágenes, con su simetría y brillo compulsivos, son demasiado banales para mantener el interés, mientras que la línea narrativa increíblemente floja previene el suspenso".

Por su parte Kevin Thomas de Los Angeles Times valoró la apuesta visual pero criticó el vínculo de la cinta con el terror.

“Hay momentos tan visualmente impresionantes que solo un Kubrick podría llevarlos a cabo, pero la película es demasiado grandiosa para ser la sacudida que se espera que sean las películas de terror. Tanto aquellos que esperan un significado de Kubrick como aquellos que simplemente buscan un buen susto pueden quedar igualmente decepcionados”, comentó Thomas.

En ese contexto, algunos críticos como Gary Arnold de The Washington Post usaron como argumento el extenso y costoso rodaje de la película para apuntar contra el resultado final.

“No puedo recordar una película de terror más elaboradamente ineficaz”, comentó Arnold. “Se podría decir que El Resplandor, que se estrena hoy en los cines del área, no tiene pares: pocos directores logran el lujo traicionero de gastar cinco años (y $12- $15 millones de dólares) en un producto final tan equivocado".

Pero a estos críticos el paso de los años finalmente no les dio la razón y mientras El Resplandor tuvo un buen desempeño en la cartelera durante 1980, en los años posteriores las película consiguió algo más importante: convertirse en una pieza de culto del cine que es adorada por muchos y que, además de inspirar decenas de documentales, referencias y revisiones, se ha establecido como un importante referente.

Comenta