Review | Pokémon Diamante Brillante y Perla Reluciente, un remake que se queda un tanto corto

El más reciente remake de Pokémon presenta una adaptación fiel que no implementa ningún tipo de nueva característica, ni elemento realmente llamativo.


Fue en el año 2004 cuando desde The Pokémon Company comenzaron a hacer una serie de remakes de los primeros juegos de la saga. Todo comenzó con Pokémon Leaf Green y Fire Red, para luego dar paso SoulSilver y HeartGold, y así, de generación en generación, hasta llegará a la cuarta que recientemente tuvo su remake de la mano de Pokémon Diamante Brillante y Perla Reluciente.

Hay que mencionar que mientras el resto de remakes se sentían como un salto en las visuales del juego con respecto al original, y llevándolo al presente del título, en esta ocasión se optó por un camino diferente, no utilizando los gráficos actuales, y optando por un estilo ‘chibi’ al igual que en las entregas originales. De igual forma hay que mencionar que este juego no fue desarrollado por Game Freak, que en esta ocasión hizo de supervisor, mientras ILCA se encargó del desarrollo.

Pero vamos a la adaptación...

Pokémon Diamante y Perla fueron los primeros juegos de la saga en ser lanzados para Nintendo DS, y por lo tanto significaron una serie de saltos gráficos que para la fecha resultaban más que llamativos. Ahora los gráficos, si comparamos con otros juegos de la saga actuales es que nos percatamos que no hay ningún avance, y tampoco se implementa alguna nueva característica que resulte especialmente llamativa, como si ha ocurrido con otros remake de la saga.

Es así como en un inicio, aunque es una adaptación fiel, tanto en historia como jugabilidad del juego lanzado en 2006, no va mucho más allá, y se queda un tanto corta con respecto a lo que uno podría esperar de la franquicia.

El juego, en esta ocasión nos traslada hasta la región de Sinnoh, donde al igual que las otras entregas, tendremos que derrotar a los diferentes jefes de gimnasio, para luego ir por el Alto Mando y coronarnos campeón de la liga. Todo esto mientras nos enfrentamos a los villanos de turno, quienes en esta ocasión corresponden al Equipo Galaxia, y vamos conociendo la historia y mitología de esta región, algo que prontamente será ampliado de la mano de Pokémon Legends: Arceus, que se lanza este 28 de enero.

Hay que mencionar que como juego de Pokémon, como un remake de un título lanzado hace más de un década no es mal juego, es un juego que divierte y que los fanáticos de la saga sabrán disfrutar mientras tienen recuerdos de su infancia jugando al título original. El problema está al momento de darse cuenta que no hay mucho más que esto, no hay una nueva mecánica, ni un contenido extra en la trama que haga que valga realmente la pena visitar una vez más esta región. Es más, si nos vamos al contenido que se sumó a la cuarta generación de la mano de Pokémon Platino (2008), este se encuentra ausente de estos remake.

Donde si presenta algunas mejoras es en la jugabilidad, y es que cuenta con una serie de mejoras en relación al original que lo vuelven mucho más agradable y hacen que sea más fluida la experiencia, como el hecho de poder acceder al PC en cualquier momento, que el mapa señale el lugar al que hay que dirigirse, o el hecho de que desde el Poké Reloj, que lo tenemos en una esquina de la pantalla podamos acceder a diferentes aspectos de forma sencilla y rápida como los Movimientos Ocultos (MO).

También en relación a los movimientos, es que los MT se gastan al igual que en la entrega original, pero te dan varios de cada uno por lo que la experiencia no resulta tan terrible si es que gastas uno en enseñarle a un Pokémon que luego no utilizarás. Otra característica que se suma en esta entrega es la experiencia compartida desde un comienzo, y es que desde el primer minuto todos los Pokémon ganarán experiencia con los combates, esto hace que suban bastante de nivel y el resta considerablemente la dificultad al juego.

A pesar de todo el juego no está falto de contenido, es así como estos también cuentan con los túneles subterráneos que recorren toda la región de Sinnoh, y donde los jugadores podrán construir su base secreta, minar para encontrar gemas que después podrán intercambiar por diferentes objetos, o encontrar diferentes ecosistemas con diferentes tipos de Pokémon que podremos capturar.

En conclusión...

Pokémon Diamante Brillante y Perla Reluciente, es un remake fiel a la entrega original tan fiel que no entrega mayores novedades a la saga. Es así como se vuelve un juego que se disfruta de principio a fin, pero no deja de sentirse que falta algo que lo lleve al siguiente nivel. Ela misma línea los gráficos del juego lucen bastante bien pasando de los personajes chibis en las aventuras al estilo visual normal en los combates, y la jugabilidad se encuentra pulida y adaptada de buena forma a la Nintendo Switch.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.