BMW deslumbra con el nuevo M4 Competition Cabrio

El deportivo alemán sumó su variante más lúdica, pero sin perder nada del dinamismo y la agresividad del Coupé.




BMW le entregó un golpe de radicalidad al segmento de los descapotables. La firma bávara develó el nuevo M4 Competition M xDrive Cabrio, llevando al límite a esa carrocería que simboliza la libertad al volante.

Como es lógico, toma prácticamente todo el material genético de su hermano con techo fijo, incluyendo el poderoso motor biturbo de 3.0 litros y seis cilindros en línea que desarrolla 510 caballos de fuerza con un par de 650 Nm entre las 2.750 y 5.500 rpm, asociado a una transmisión automática con convertidor de par M Steptronic de ocho velocidades. Este modelo Coupé se presentará en los próximos días en nuestro país junto al M3.

En diseño, el nuevo Cabrio luce una línea M que se hace notar con su controvertida rejilla grande y vertical, además de grandes tomas de aire de aire para el motor y los frenos, pasos de ruedas robustos y distintivos M en las aletas. En la zaga destacan los dos pares de tubos de escape integrados en el difusor específico de M.

También cuenta con el sistema de tracción total M xDrive, que permite tener en uno o ambos ejes motrices, dependiendo de los requerimientos del conductor. De esta manera, se puede optar por tres modos para elegir: 4WD, 4WD Sport y 2WD, ésta última para una tracción trasera pura con el sistema de control de estabilidad desactivado.

En cuanto a las diferencias con su hermano, este modelo que ahora dispone de una capota de lona pesa 1.995 kilos, o sea, es casi 150 kilos más pesado que el coupé debido a los refuerzos en rigidez torsional que necesita este tipo de vehículos.

El techo se caracteriza por ofrecer una serie de ventajas. Para empezar, ofrece una aerodinámica muy avanzada, que reduce los ruidos exteriores y es un 40% más ligera que el antiguo techo duro retráctil. Además, la capota se pliega o se extiende en 18 segundos, incluso con el vehículo en movimiento hasta a una velocidad máxima de 50 km/h.

Otro punto a favor es que le quita menos espacio a la capacidad de carga del maletero cuando está guardada. En cifras, el nuevo M4 Competition Cabrio tiene 385 litros con el techo arriba y 300 litros cuando está guardado, lo que significa un aumento de 80 litros frente al modelo que reemplazó.

En el resto de la construcción es un símil de su hermano, compartiendo suspensión delantera de paralelogramo deformable y trasera multibrazo, con amortiguadores regulables electrónicamente y llantas de aleación ligera M forjadas en 19′' (adelante) y 20′'(atrás).

Respecto de su dinamismo, tampoco tiene nada que envidiar al resto. Así, es capaz de ir de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos (3,5 segundos el M4 Coupé) y pasar de 0 a 200 en 13,1 segundos. La velocidad máxima, por su parte, está limitada a 250 km/h, pero con el paquete opcional M Driver’s Package se puede llegar a 280 km/h.

Ahora, si se desea un poco más de exclusividad y vértigo, se puede solicitar el paquete M Race Track, que reduce el peso del vehículo en 25 kilogramos y que agrega frenos cerámicos M Carbon, llantas de aleación ligera M a medida y asientos M Carbon.

El inicio de producción se producirá este mes de julio y las primeras unidades llegarán justo después.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.