Este Porsche 911 es una suerte de agujero negro




Pit One Customs, que cubrió su carrocería con una pintura negra que refleja menos de un 1 % de la luz.

Hablamos de un negro tan puro, que los nervios y formas de la carrocería de este Porsche 911 Turbo de anterior generación (991), prácticamente no se distinguen, volviéndolo casi bidimensional.

A través de un video, Pit One Customs muestra su trabajo de pintura, la cual se denomina Musou Black y fue desarrollada por la firma también nipona Koyo Orient Japan.

Esta pintura acrílica a base de agua refleja únicamente un 0,6% de la luz, es decir, que absorbe un 99,4% de la luz visible. El resultado es un negro mate profundo y oscuro.

El problema es que para mantener esa apariencia tan “negrísima”, no permite aplicar una capa protectora o cera alguna, lo que la hace extremadamente vulnerable, sobretodo a la lluvia.

Asimismo, resulta cuestionable en términos de seguridad, pues el ejemplar apenas se ve de noche. Algo que advierten los internautas en el video, afirmando que “si no lleva las luces encendidas, de noche no se ve”.

Por último, es extremadamente cara. 100 mililitros de Musou Black cuestan 2.500 yenes (unos 18 mil pesos chilenos). De ahí, que el trabajo de este especialista japonés apunta más a una exhibición que otra cosa.

Musou Black cuestan 2.500 yenes (unos 18 mil pesos chilenos). De ahí, que el trabajo de este especialista japonés apunta más a una exhibición que otra cosa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.